18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
31 de agosto 2022 - 5:02hs

A mediados de 2021, y en un contexto de recuperación progresiva de la economía, el gobierno presentó nuevas pautas de negociación, que entre otras cosas, adelantó para ese año el inicio de la recuperación salarial. Eso estaba pensado originalmente para el arranque de 2022, según lo que se había firmado antes.

Más noticias

 “Si se quiere hasta era un planteo, discúlpenme el término, más pornográfico. Ustedes tienen convenios firmados y siguieron mi lineamiento (por el Poder Ejecutivo), pero les exhorto a que lo revisen”, afirmó este martes el especialista en Derecho Laboral, Fernández Pérez Tabó, que ofició de moderador en el conversatorio sobre inflación, salarios y ajustes que organizó la Asociación Cristina de Dirigentes de Empresa (ACDE).

Durante el foro, el director Nacional de Trabajo, Federico Daverede, dijo que si bien en Uruguay la inflación se situó por encima de las proyecciones oficiales del Ministerio de Economía y del Banco Central, a diferencia de otras partes del mundo, no tuvo “un salto abrupto”.

La convocatoria oficial para adelantar el pago de correctivos dejó como resultado que el 52% de las mesas convocados aceptó hacerlo y a través de distintas fórmulas.

“Lo que se buscó es que el poder adquisitivo de la gente no se viera tan mermado”, argumentó Daverede.

En ese sentido, el presidente de Fuecys, Fabio Riverón, afirmó que “llamó la atención” el caso de empresas en las que se rechazó anticipar ese pago, sobre todo por la “amplitud” de la propuesta.

“Era una situación extremadamente abierta a las posibilidades que la negociación diera. Más allá de los elementos de presión, creo que lo que nos faltó en esas mesas es que a veces hablamos mucho y accionamos poco”, admitió. 

Riverón apuntó a que en esos casos se termina sobrecargando a pequeñas y medianas empresas que van a terminar pagando “un número bastante más alto” cuando tengan que dar el correctivo final en 2023. “Faltó madurez para evaluar y terminamos atados a posturas más políticas, que al escenario verdadero que estábamos analizando”, reconoció.

Empleo, inflación y desindexación

Daverede comentó que cada vez que el gobierno definió lineamientos salariales fue “extremadamente importante” el análisis de la situación del empleo. A modo de ejemplo, dijo que la propuesta de correctivo atado a la evolución de cotizantes —que incluyó la pauta oficial de la novena ronda— “demuestra la preocupación que había del gobierno”.

“Muchas veces cuando las pautas se nos van de rango o nos enfrentamos a una crisis, las fórmulas de ajuste para las empresas terminan siendo dos: o envían a la gente a seguro de paro o terminan con despidos. Eso es lo que el gobierno quería evitar en el período puente y en la novena ronda”, insistió.

En otra parte de su presentación, Daverede señaló que mientras “se tenga” inflación de 7%, 8% o 9% la desindexación “es muy difícil de hacer. Yo me pongo en el lugar de los trabajadores. Con esta inflación quiero poner un correctivo porque si se va de lo proyectado por el gobierno, quiero que me corrijan para no tener perdida”, consideró el director de Trabajo. 

“Para el bienestar de la gente lo mejor que le puede pasar al país es tener una inflación en 1%, 2% o 3%. Ese es el punto neurálgico de todo esto. Salarialmente las personas se van a ver mucho más beneficiadas. Ahora, hay que poder salir de ese círculo vicioso en el que entramos que es salario-indexación, salario-indexación. También es cierto que controlar la inflación en estos años se hace complejo por situaciones externas al país, que son difíciles de dominar”, acotó Daverede.

Los problemas para importar

El gerente de Gestión Humana de supermercados Ta-Ta, Enrique Herrera, afirmó que Uruguay está viviendo una situación difícil de competitividad, sobre todo con Argentina. Eso queda demostrado todos los días cuando habitantes del litoral del país cruzan a ciudades fronterizas para hacer sus compras.
En ese sentido, el ejecutivo afirmó que hoy “hay una oportunidad para flexibilizar normativa” y permitir la libre importación. Eso pensando en bajar precios, inflación y generar trabajo de calidad.
“Hoy se da una dinámica difícil para la importación por el monopolio que tienen los distribuidores acá. ¿Por qué el desodorante sale el triple en Uruguay que en Argentina? Porque acá se lo podés comparar a uno solo. Ese maneja el precio”, dijo Herrera.
Por otro lado, el ejecutivo resaltó la importancia de que la capacidad de diálogo y buen relacionamiento en las relaciones laborales se mantenga en el tiempo y “no solo cuando la situación quema”. “No es ganar o perder, o una parte contra la otra. Eso es una dinámica que ya está desgastada. (…) El cliente cuando entra a un lugar a comprar y ve un clima tenso y de conflicto; eso afecta la experiencia del empleado y del cliente”, dijo a modo de ejemplo.
Temas:

inflación salarios Empleo Federico Daverede Fabio Riverón

Seguí leyendo

Te Puede Interesar