Economía y Empresas > POR JUAN CARLOS RAFFO

Del pánico escénico al striptease

Tiempo de lectura: -'

13 de julio de 2020 a las 05:04

Por Juan Carlos Raffo
Editor de Café & Negocios de 2003 a 2005

Nadie me lo contó. Veinte años atrás la mayoría de las empresas y empresarios uruguayos tenía pánico escénico y evitaba mostrarse, sobre todo puertas adentro. Los clientes, en tanto, éramos más dóciles y contábamos con menos herramientas para hacer sentir nuestra voz como consumidores. Y las marcas estaban mucho más enamoradas de sus productos y servicios que de la experiencia y emociones que ofrecían a las personas.

Pero la transparencia ganó terreno a la opacidad, los clientes se pusieron bravos y los contenidos se erigieron en monarcas de las relaciones entre las marcas y los consumidores. Estos tres cambios entrelazados, que vivimos con naturalidad durante las últimas dos décadas, determinan hoy un escenario completamente diferente para las empresas y las estrategias de comunicación que llevan adelante para conectar con sus audiencias. La parte más reciente de esta historia es bastante conocida y cuenta cómo los otrora sumisos consumidores se convirtieron en activos productores de contenido de sus experiencias de marca; cómo las redes sociales permitieron a cualquiera potencialmente comunicarse con millones; cómo la digitalización y los emprendimientos colaborativos dejaron al descubierto el sinsentido de algunas “vacas sagradas”; entre otros capítulos que tienen en común al cliente como gran beneficiario de la nueva era.

Ese cliente, además, exige transparencia a las empresas. Quiere saber cómo actúan con todos quienes tienen relación con ellas, sean estos los propios consumidores, los empleados, accionistas, proveedores o la comunidad en general. No es mera curiosidad lo que lo guía, sino que premia con su confianza y consumo a los que entiende lo hacen bien. Para complicarla un poco más, las personas ya no quieren que las marcas se comuniquen con ellas vendiéndoles tradicionalmente productos, sino que les cuenten historias que les resulten relevantes e interesantes; que les hagan la vida más simple.

Es fácil caer en la trampa y pensar que la gran transformación de estas décadas es el avance tecnológico, pero el cambio verdadero es el cultural. La digitalización nos acostumbró a lo simple, fácil y rápido, a valernos por nosotros mismos, a hacer pesar nuestra opinión, a investigar y a colaborar.

Y ese cambio, como todo cambio cultural, no fue de la noche para la mañana ni surgió por generación espontánea, sino que tuvo sus precursores que abonaron el terreno para que la realidad de hoy fuese posible.

Claramente Café & Negocios y su terca pasión por mostrar lo que hace 20 años no se mostraba, por empujar a los empresarios a convertirse en líderes de opinión, por llevarle al lector información útil y relevante, por compartir casos de éxito, tendencias y mejores prácticas son un protagonista clave de esta historia.
Y lo seguirá siendo. Porque entre tanto contenido, los lectores seguiremos necesitando en quién confiar, con una reputación probada. l

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...