Nacional > SEGURIDAD

Delincuente fue a un almacén de Toledo a pedir comida y acabó asesinando a la comerciante

Es la tercera rapiña con homicidio en cinco meses que ocurre en esta localidad de Canelones

Tiempo de lectura: -'

12 de febrero de 2019 a las 05:03

Paula sintió el grito de una niña que pedía ayuda cuando sobre las 15:30 de este domingo se disponía a dormir la siesta. Su hija, que se encontraba afuera de la casa ubicada en la calle La Piqueta y Tonelero (Toledo, Canelones), entró corriendo a la habitación para avisarle que su vecina estaba gravemente herida. En ese momento, saltó de la cama y corrió hacia el almacén de la mujer de 68 años, que para ese entonces se encontraba sentada en una silla y cubierta de sangre. “Me lastimó, me lastimó”, repetía en voz baja la mujer que apenas podía mantenerse con los ojos abiertos. 

A su lado, estaba la niña de 11 años que había gritado por ayuda. Ella fue quien llegó primero a la escena del crimen, luego de ver cómo un hombre de más de 30 años huía del comercio con una bolsa en su mano, dejando tras de sí a la comerciante herida. 

Paula, que es enfermera, intentó como pudo frenar el sangrado de la mujer, que presentaba tres puñaladas en el abdomen y una a la altura del pecho. Esta última fue la más grave, porque provocó un corte en la aorta que le causó una hemorragia imparable. 

Según contaron los vecinos a El Observador, la policía demoró 25 minutos en llegar a la escena del crimen y la ambulancia unos 30 minutos, y el móvil que llegó no contaba con el equipo para atenderla.

Sin embargo, el director técnico de SAPP, Marcelo Morales informó que desde que el 911 comunicó la emergencia hasta que llegaron al lugar pasaron ocho minutos porque la base de la empresa está muy cerca. "Tal vez pasaron 30 minutos desde que ocurrió el hecho pero nosotros tenemos computarizado el tiempo y nos marca ocho minutos", dijo y precisó que mandaron un móvil totalmente equipado en el que la asistieron. El médico explicó que como la paciente era usuaria del Hospital Policial, se coordinó con Caamepa para atenderla allí y acortar las distancias aunque debido a que había recibido cinco puñaladas -en el abdomen y el tórax- murió antes de ser ingresada. Por último, precisó que no tenían obligación de asistir porque la señora no era asociada a la emergencia móvil pero que lo hicieron por un tema humanitario.

“Tenía una frecuencia cardíaca de 30, estaba a punto de hacer paro y no trajeron nada para tratarla. No es justo que no tengamos una ambulancia en condiciones”, cuestionó la enfermera que asistió a la mujer minutos antes de que muriera.

Con sus últimas fuerzas, la almacenera llegó a contarle a la policía que el delincuente entró en su comercio pidiendo algo para comer, por lo que había caminado hacia la cocina de su casa para buscarle un refuerzo de mortadela y un vaso de agua. Cuando volvió al comercio, vio que el hombre le estaba robando e intentó detenerlo. 

En ese momento, el delincuente la apuñaló cuatro veces, y tras llevarse dos perfumes y una crema, salió corriendo. 

La nieta de la mujer asesinada cuestionó la violencia con la que el delincuente atacó a su abuela: "Es una vieja: la empujás, le pegás una piña, se cae y te da tiempo para correr. Pero no; ahí te das cuenta que esa persona era conocida, porque le dio para matarla".

La policía maneja la hipótesis de que la mujer conocía a su atacante. De hecho buscan a un consumidor de pasta base conocido en la zona por recorrer comercios pidiendo comida.

El análisis de las cámaras del lugar logró confirmar que el sospechoso se encontraba en un área cercana minutos antes del crimen.

 

Homicidios en serie

El asesinato de la almacenera de 68 años de este domingo es el tercer homicidio de un comerciante en cinco meses en el área de influencia de la seccional 20 de Toledo, que incluye además de la ciudad homónima, la localidad de Casarino.

El primero de estos crímenes ocurrió el pasado 13 de octubre, cuando el comercio de Juan Brum de 61 años fue asaltado por tres hombres. Brum abrió fuego contra los delincuentes, llegando a matar a uno de ellos. Sin embargo, en el cruce de disparos también fue asesinado él.

El pasado 18 de enero, en tanto, el dueño de una ferretería ubicada en Camino del Andaluz –próximo a Toledo-, fue asesinado cuando tres delincuentes asaltaron su comercio. Por este hecho, cuatro personas fueron enviadas a prisión. 

A raíz de esta situación, vecinos volvieron a realizar patrullajes en la zona utilizando chalecos antibalas y gas pimienta. Esta actividad, que es coordinada por el edil colorado Alfredo Silva, había sido suspendida en junio de 2018 a pedido del Ministerio del Interior. Silva dijo a El Observador que actualmente unos 26 vecinos participan de las tareas de patrullaje. 

Según dijeron fuentes policiales, tras el crimen del comerciante en enero se incrementó la presencia policial en la zona de Camino del Andaluz, próxima a Casarino, con presencia de policía metropolitana y personal de la Jefatura del Policía de Canelones. Sin embargo, ese mayor patrullaje no llegó a los alrededores de la Ruta 6, donde ocurrió el crimen de este domingo, los cuales quedaron bajo custodia de la seccional 20, que cuenta con un único patrullero, el cual a veces debe destinarse para custodiar a una víctima de violencia doméstica.

 

El alcalde de Toledo, Álvaro Gómez, afirmó que si bien en el último tiempo el Ministerio del Interior ha destinado refuerzos policiales para intensificar el patrullaje, de todas formas haría falta una "presencia policial las 24 horas", porque los funcionarios policiales "a veces dejan de estar y los chorros saben cuando la policía se retira". "El chorro no va a venir en el momento en que está la mayor cantidad de efectivos", agregó, y se refirió luego a las cámaras de seguridad que la cartera de seguridad todavía no ha instalado, pese a lo anunciado.

Este lunes, vecinos de Toledo se movilizaron sobre la ruta 6 kilómetro 24, próximo a donde se encontraba el almacén de la mujer asesinada, para reclamar justicia por el crimen de la comerciante y pedir más seguridad para una zona que según su alcalde, recibe casi a diario “delincuentes pesados” de Montevideo que cometen allí crímenes aprovechando la falta de personal policial.

Aclaración: El contenido de esta nota fue modificado para agregar la versión de la emergencia móvil SAPP, que hizo algunas aclaraciones sobre la versión que dieron los vecinos y la atención que prestaron a la usuaria.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...