Espectáculos y Cultura > MÚSICA

Despacito dominó en unos Grammy Latinos sin premios uruguayos

Por su parte, Rubén Blades se llevó el premio a Álbum del año en una ceremonia que homenajeó constantemente a México y Puerto Rico

Tiempo de lectura: -'

17 de noviembre de 2017 a las 08:57

Despacito, de Luis Fonsi y Daddy Yankee, y el disco Salsa Big Band, del panameño Rubén Blades, fueron los máximos ganadores de la 18º edición de los premios Grammy Latino, que se presentaron anoche en la ciudad de Las Vegas, en Estados Unidos.


La canción de la dupla puertorriqueña, que en 2017 sonó por todas partes, se llevó cuatro premios, con el de Canción del año como más destacado. También ganó el de Grabación del año, donde competía contra Jorge Drexler, uno de los cuatro uruguayos nominados.

Los artistas locales no tuvieron el apoyo de la Academia de Grabación, ya que ninguno de ellos logró hacerse con el gramófono. Gustavo Casenave, en la categoría de Mejor álbum instrumental, cayó ante los españoles Tomatito y Michel Camilo; El Cuarteto de Nos perdió en Mejor álbum alternativo con Jei Beibi, de los mexicanos Café Tacvba y en Mejor canción alternativa contra Amárrame, de Mon Laferte.

Por su parte, No Te Va Gustar perdió en la categoría Mejor canción de rock ante Andrés Calamaro y la banda colombiana Diamante Eléctrico, quienes ganaron el premio en conjunto tras un empate en la votación.

AFP_UC5I4.jpg
Residente poses with the trophy for Best Urban Song and Best Urban Music Album during the 18th Annual Latin Grammy Awards in Las Vegas, Nevada, on November 16, 2017.  / AFP / VALERIE MACON
Residente poses with the trophy for Best Urban Song and Best Urban Music Album during the 18th Annual Latin Grammy Awards in Las Vegas, Nevada, on November 16, 2017. / AFP / VALERIE MACON

Residente, el antiguo vocalista de Calle 13, llegaba como el más nominado (9 candidaturas), aunque solamente se hizo con dos, como Mejor canción y Mejor álbum urbano.

Alejandro Sanz fue homenajeado como Persona del año, y presentó un show con un repaso a sus hits, acompañado por un grupo de "dreamers", jóvenes inmigrantes ilegales que corren riesgo de ser deportados ante los cambios en la política migratoria impuestos por el gobierno de Donald Trump.

875111002.jpg
Alejandro Sanz
Alejandro Sanz

Ese fue apenas uno de los momentos políticos de una ceremonia que constantemente reconoció y elogió a México y Puerto Rico, dos países recientemente azotados por catástrofes naturales. La isla caribeña, en particular, fue aplaudida y defendida ante la negativa del gobierno de Trump de asistirla con la reparación luego del huracán María.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...