Cargando...

Nacional > NI "BOLAZOS" NI "CHICANAS"

Diez precisiones al general Manini Ríos sobre Gavazzo y “el caso Gomensoro”

El excomandante en jefe del Ejército habló de “bolazo”, “chicana” y falta de novedad en el Tribunal de Honor, pero los hechos puros y duros dan una versión distinta y hablan de su responsabilidad en la crisis que se originó

Tiempo de lectura: -'

27 de abril de 2019 a las 05:03

Los integrantes del Tribunal de Honor del Ejército le informaron a su comandante, el general Guido Manini Ríos, que Gavazzo había confesado haber tirado el cuerpo de Roberto Gomensoro al río Negro.

Manini Ríos les ordenó que siguieran adelante con su tarea, en lugar de denunciar semejante confesión de inmediato a la Justicia.

Diez meses después de la primera confesión de Gavazzo, Manini elevó las actas al Ministerio de Defensa para que el fallo del Tribunal fuera homologado. Les adjuntó un escrito de su autoría que nada decía sobre el caso Gomensoro y que, en cambio, llevó la discusión hacia otros temas polémicos.

Tan polémicos que provocaron su destitución.

De inmediato vino su postulación a la Presidencia y una nutrida recorrida por los medios de comunicación.

En esas entrevistas, Manini Ríos explicó por qué ordenó seguir las actuaciones del Tribunal y no denunciar ante la Justicia las confesiones de Gavazzo. Sus declaraciones merecen diez precisiones.

1) La “chicana” de Gavazzo

Manini ha repetido que la confesión de Gavazzo fue “una chicana”. En radio Universal dijo que el represor “estaba buscando redireccionar las actuaciones”. En Carve agregó que Gavazzo confesó para derivar el caso al “terreno de la Justicia”. En Búsqueda afirmó: “Esto era una chicana para alargar el proceso”.

Incluso llegó a insinuar que Gavazzo habló de este tema en forma intempestiva. “Cuando se estaba actuando, de repente aparece esta confesión de Gavazzo”, manifestó en el programa Buen Día Gente, de Canal 10.

Las actas, sin embargo, dicen otra cosa. El Tribunal estaba convocado para analizar el “segundo vuelo”. No correspondía tratar la muerte de Gomensoro. Pero no fue Gavazzo quien introdujo el tema.

Lo que ocurrió fue lo opuesto. Está en las actas. En la primera comparecencia de Gavazzo, los generales le hicieron una pregunta muy concreta, no vinculada al “segundo vuelo”, que introdujo el “caso Gomensoro”: “En alguno de los interrogatorios que usted participó o que haya sabido, ¿usted sabe de algún detenido que haya perdido la vida como consecuencia de esos interrogatorios?”

Entonces Gavazzo habló por primera vez del “caso Gomensoro”.

Los generales también llevaron a Jorge “Pajarito” Silveira al mismo punto.

Es decir, es cierto que la muerte de Gomensoro no guarda relación con el “segundo vuelo”, pero quienes introdujeron el tema no fueron Gavazzo y Silveira sino los propios miembros del Tribunal.

¿Qué esperaba Manini? ¿Que se tratara el caso Gomensoro solo para hablar de la injusta prisión del coronel Juan Carlos Gómez, pero que se omitiera toda referencia a su muerte y desaparición?

2) “Era un tema viejo”

Manini Ríos dijo en Carve que las revelaciones del Tribunal de Honor no tenían novedad ni valor: “Se sabía del tema Gomensoro desde hace muchos años, porque era un tema viejo, se entendió que no se estaba aportando nada nuevo”.

En Búsqueda sostuvo: “ni siquiera era nueva la información, por lo menos en el 90%”.

Estos dichos son asombrosos. ¡Así que Manini Ríos y el Ejército ya sabían quién había matado y desaparecido a Gomensoro! Siendo así uno se pregunta desde cuándo conocían los hechos y por qué hasta hoy nunca los denunciaron.

La verdad es que -al contrario de lo que declara el excomandante- no todo se sabía ni se sabe.

Lo que se conocía era que Gomensoro había muerto en Artillería 1 y lo habían tirado en Rincón del Bonete.

También consta el testimonio del entonces capitán Enrique Debat que vio a Gavazzo sentado al lado del cuerpo colgado e inerte de Gomensoro y una máquina para aplicar electricidad.

Pero -aunque Gavazzo aparecía ya implicado por Debat- nunca se había aclarado quién mató a Gomensoro y quiénes hicieron desaparecer su cuerpo. Y por supuesto: no existía confesión ni nadie preso por este crimen.

Lo nuevo -es increíble tener que aclararlo- es la confesión de Gavazzo de que él mismo tiró el cuerpo al río Negro.

También es nueva la acusación de “Pajarito” Silveira de que Gavazzo fue responsable de la muerte.

Y hay otra novedad: la versión que da Gavazzo respecto a que fue el propio general Esteban Cristi, jefe de la Región Militar I, fue quien le ordenó desaparecer a Gomensoro.

¿Fue así? Gomensoro fue el primer desaparecido de las Fuerzas Armadas. ¿La decisión de no entregar los cuerpos a sus familias fue de los mandos más altos?

¿Hay que explicarle al general Manini que esa respuesta está pendiente y el Uruguay la espera desde hace muchos años?

¿Hay que explicar qué cuando hay un asesinato y no se conoce el asesino, ni quién ocultó el cadáver, ni los cómplices, ni los encubridores, no está resuelto el 90%?

3) “Es un bolazo”

Además de viejas y ya conocidas, el general Manini Ríos calificó las revelaciones que emergieron del Tribunal de Honor como disparates sin sentido.

Dijo en Carve: “Lo que dijo (Gavazzo) es un bolazo, una cosa que no tiene ningún tipo de asidero. Entonces se decidió seguir para adelante”.

Sin embargo, esos “bolazos” coinciden con lo denunciado ante la Justicia y en el libro “Gavazzo. Sin Piedad” por el capitán Debat, quien vio a Gavazzo al lado del cuerpo colgado y desfallecido de Gomensoro, cables y un aparato usado para aplicar choques eléctricos.

También guardan relación con el testimonio del contador Carlos Koncke, detenido en esos días en el cuartel de La Paloma, sede de Artillería 1. Koncke relató en el libro “Milicos y tupas” que algunos oficiales del cuartel le contaron que a Gavazzo se le había muerto un detenido en un interrogatorio.

Y también coinciden con lo que en ese mismo libro relató el hoy coronel retirado Luis Agosto, entonces capitán del Agrupamiento Antiaéreo, una unidad que funcionaba en el mismo predio.

Agosto contó en “Milicos y tupas” que, en esos días, una mañana llegó al cuartel y encontró un clima de gran nerviosismo. A varios oficiales, como él, les prohibieron circular por la unidad y los obligaron a permanecer en el casino de oficiales. Solo podían moverse libremente Gavazzo y sus hombres.

Tras leer las revelaciones del Tribunal de Honor, Agosto afirmó días atrás en el portal Ecos: “Ahora, por lo declarado por Gavazzo y Silveira, me doy cuenta que la noche anterior mataron a Gomensoro”.

También narró que el entonces jefe de aquella unidad, el fallecido coronel Alfredo Rubio, aquella mañana “estaba desencajado”. “Me mandó llamar y me dijo, a los gritos: ‘¡Cómo usted capitán no me advirtió lo que era Gavazzo!’. Yo le respondí: ‘¿Y usted no conocía quién es Gavazzo?’. Todos ya sabíamos cómo era Gavazzo”.

Ante el Tribunal de Honor “Pajarito” Silveira acusó a Gavazzo de ser el responsable de la muerte de Gomensoro y contó que los oficiales de Artillería 1 hablaron de ello.

Gavazzo, en cambio, dijo que se murió solo y él recibió la orden de hacerlo desaparecer.

Son declaraciones que guardan contradicciones, pero giran alrededor de dos puntos en común: la muerte de Gomensoro en Artillería 1 y la directa participación de Gavazzo.

Sume todo, general: Koncke, Agosto, Debat, Silveira, Gavazzo. Todo guarda mucha relación. Entonces, ¿cuál es el bolazo?

4) “No era creíble”

Manini Ríos ha recordado que otras veces Gavazzo y Silveira han mentido, por lo cual no habría razón para creerles. Dijo en radio Universal: “no se le creyó a Gavazzo”. Y en Búsqueda: “Nadie le cree a Gavazzo porque él ha mentido reiteradas veces”.

Es curioso, porque el Tribunal de Honor en cambio sí les creyó cuando ambos se sacaron toda responsabilidad sobre el “segundo vuelo”.

Dice por ejemplo el fallo del Tribunal respecto a esta causa: “José Nino Gavazzo Pereira no admite y niega haber participado en los hechos que se le imputan y por los que ha sido condenado por la Justicia Penal Ordinaria”. Y agrega: “Colabora con el proceso de investigación brindando respuestas a todas las preguntas con respeto y educación”.

Parecería que a veces se le cree a Gavazzo y a veces no.

Por supuesto que es probable que Gavazzo le mintiera al Tribunal. No es creíble, por ejemplo, que Gomensoro muriera solo, como declaró. El propio Silveira lo desmintió en su comparecencia.

No es creíble tampoco que Gavazzo completara solo la operación de trasladar y arrojar el cuerpo al río Negro, envuelto en una malla de alambre y con tres grandes piedras atadas. Él mismo dijo que le mintió a la Justicia para no involucrar a sus subordinados. Cabe concluir que aquí también puede estar encubriendo a otros subalternos.

En ese sentido, la confesión de Gavazzo es solo parcialmente creíble. Pero lejos de ser descartable como pretende Manini, es un avance en una trama aún no develada por completo.

5) “Era otro tema”

En varias entrevistas, el general Manini habló de la injusta prisión del coronel Gómez como si no guardara relación alguna con la muerte de Gomensoro.

Dijo el 9 de abril en Carve, refiriéndose a la confesión de Gavazzo: “El caso éste no era creíble. Lo que sí era confirmado era que permitieron que un compañero, que un coronel, un compañero a los 80 años, estuviera tres años y pico preso por un falso testimonio”.

Y el 10 de abril sostuvo en Búsqueda: “El Tribunal de Honor falló y lo condenó a Gavazzo con la máxima pena. Lo condenó por otro tema (dejar que Gómez estuviera preso), distinto al del artículo periodístico que detonó este escándalo. Porque el tema de Roberto Gomensoro para el tribunal y para mí no era un tema nuevo”.

Manini se equivoca. La muerte de Gomensoro y la prisión injusta de Gómez no son temas distintos. Por el contrario, son dos facetas de un mismo asunto: Gavazzo y Silveira sabían con certeza que Gómez era inocente de matar a Gomensoro porque ellos mismos estuvieron implicados en su tortura, muerte y desaparición.

Gavazzo sabía que Gómez era inocente porque él era el segundo jefe de Artillería 1, donde murió Gomensoro. Y porque él mismo estuvo al lado de su cuerpo colgado y desfallecido (según Debat) y habría sido responsable de su muerte (según Silveira y Koncke).

Silveira sabía que Gómez era inocente porque él era uno de los oficiales de Artillería 1 el día que mataron a Gomensoro y él mismo admite haberse enterado esa misma jornada.

¿Cómo es posible que el excomandante diga que son dos temas distintos?

6) “Gomensoro no es un desaparecido”.

Manini Ríos dijo en Canal 10 que “Gomensoro apareció hace muchos años y el cuerpo estaba identificado desde hace muchos años”.

No es del todo cierto.

Tras haber sido arrojado al río Negro, el cuerpo de Gomensoro emergió a la superficie pocos días después. Se le tomaron fotos y se le hizo una autopsia. No pudo ser identificado. Fue enterrado en una tumba NN en Tacuarembó. Pero otra vez fue vuelto a desaparecer.

Quienes desparecieron por segunda vez a Gomensoro no sabían que el forense que le hizo la autopsia, Emilio Laca, se había guardado el cráneo para sí. Solo esa pieza apareció y fue identificada. El resto del cuerpo continúa desaparecido.

7) La muerte de Pérez Silveira

Manini Ríos no suele referirse a lo que se dijo en el Tribunal de Honor sobre la muerte de Eduardo Pérez Silveira, el Gordo Marcos, también en Artillería 1.

Gavazzo ya había confesado su participación en este crimen en el libro “Gavazzo. Sin Piedad” (2016).  Ante el Tribunal, repitió lo dicho en el libro: que le arrojó al prisionero una granada de gas porque se había insubordinado y no podía controlarlo.

Sin embargo, “Pajarito” Silveira confirmó que Gavazzo “gaseó” al Gordo Marcos, pero señaló que en el cuartel la versión era que Gavazzo lo hizo “para interrogarlo”.

Gavazzo admitió ante el Tribunal que Pérez Silveira se negó a hablar en los interrogatorios.

En “Gavazzo. Sin Piedad” hay otros testimonios que dan cuenta de las torturas salvajes que recibió Pérez Silveira en Artillería 1. En una edición ampliada que estará en las librerías en los próximos días se incorporará un nuevo testimonio inédito. Alguien que con nombre y apellido relata las torturas de Gavazzo.

¿Este tema también es viejo, aclarado, chicana y bolazo?

8) La prisión del coronel Gómez

El general Manini Ríos da a entender que lo único importante, nuevo y comprobado es que Gavazzo y Silveira dejaron que el coronel Gómez permaneciera preso tres años, siendo inocente del crimen de Gomensoro.

La verdad es que el asunto no es nuevo. Todo está contado con lujo de detalles en “Gavazzo. Sin Piedad”. Allí está todo: quiénes respetaron y quiénes falsearon los hechos, quiénes buscaron ayudar y quiénes engañar a la justicia, qué declaró cada uno: los que dijeron la verdad y los que mintieron.

Gómez hoy está libre porque sus hijas se pusieron el caso al hombro, investigaron por su cuenta, consiguieron pruebas y testigos y hasta grabaron en forma clandestina a Gavazzo admitiendo que había mentido a la Justicia.

Con todas las pruebas reunidas y mucho coraje las hijas de Gómez confrontaron a la Justicia, al Ejército y al Ministerio de Defensa.

Recién ahí, cuando Gómez ya llevaba años preso, lograron que el Ejército y el Ministerio de Defensa intercedieran algo.

Quién oye hablar hoy a Manini Ríos puede creer que el Ejército movió cielo y tierra para liberar a Gómez de su injusta prisión.

No es cierto.

Fueron sus hijas.

9) Lo que no dicen las actas

Lo que dice Manini Ríos no consta en el fallo del Tribunal de Honor.

En el fallo no dice: Gavazzo confesó un crimen horrible pero no lo tomamos en cuenta porque “ya se sabía todo”, “es un bolazo” o “no tiene asidero”.

La chicana y el bolazo solo aparecieron luego que se filtrara la noticia de la confesión de Gavazzo.

10) La decisión colectiva

Manini Ríos ha dicho que los generales que integraron el Tribunal de Honor le informaron de los graves dichos de Gavazzo y que él ordenó continuar. Sin embargo, habla en plural e involucra en la decisión a los generales.

“Cuando el Tribunal de Honor me informa de las declaraciones de Gavazzo convenimos en que esto era una chicana para alargar el proceso”, le dijo a Búsqueda.

“El Tribunal de Honor hizo lo correcto, me informa a mí. Y juntos entendimos que esto era una estrategia para dilatar en mucho tiempo el fallo del Tribunal”, dijo a Buen Día Gente.

El Ejército no es un club. Los generales podrían tener su opinión, pero le informaron como correspondía a su comandante. Fue Manini quien ordenó seguir adelante y no denunciar a la Justicia. Luego aprobó el fallo. Y escribió un documento que no mencionó los crímenes admitidos por Gavazzo y Silveira y, por el contrario, criticó en forma virulenta al Poder Judicial.

No pudo ser una decisión plural ni colectiva, porque así no funciona el Ejército.

En cuanto a la decisión en sí, Gavazzo y Silveira fueron sancionados por haber dejado que Gómez fuera preso siendo inocente, pero no por su participación o implicancia en la muerte y desaparición de Gomensoro y Pérez Silveira, ni por el segundo vuelo.

Para que ello fuera posible, se saltearon confesiones y acusaciones muy concretas. No las borraron de las actas, pero las subvaloraron, las minimizaron, las ignoraron.

Manini pudo no haber homologado lo actuado por el Tribunal. ¡En plena dictadura el comandante Luis Queirolo mandó para atrás un Tribunal de Honor al represor Ernesto Ramas por considerar que había sido muy blando!

En cambio, el comandante ordenó seguir adelante y no denunciar en la Justicia, aprobó el fallo del Tribunal y lo redobló con un ataque al Poder Judicial.

Los efectos de sus actos están a la vista.

Se cumplió el objetivo de sancionar a Gavazzo y a Silveira por un hecho muy concreto y particular, que se agota en sí mismo. No hay otros oficiales acusados de mentir o callar para encarcelar a Gómez.

Haberlos denunciado en la Justicia, en cambio, por matar y desaparecer hubiera abierto una puerta a que otros oficiales también sean sancionados o denunciados.  Y hubiera obligado a un sinceramiento del Ejército respecto sus prácticas en aquellos años. Pero habría sido un gran logro para el Ejército, un hito histórico, un gol, como le gusta decir a Manini.

Es algo largamente pendiente. Algún día, para bien del país y del propio Ejército, algún comandante tendrá el coraje de hacerlo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...