Rugby > SUPERLIGA

Difícil jugar tan mal: el debut de Peñarol Rugby fue una pesadilla

El aurinegro llegaba como uno de los candidatos al título pero en el primer partido cayó 15-13 con Selknam, jugando un partido malísimo

Tiempo de lectura: -'

05 de marzo de 2020 a las 00:14

El porrazo no podría haber sido más duro para Peñarol Rugby. Porque era su primer partido de la historia, porque era como local, en un clásico contra un equipo chileno -sea club o selección, la rivalidad está-. Porque fue de los que se armó mejor en la previa y es uno de los candidatos al título. Hasta porque enfrente estaba Pablo Lemoine, uno de los hombres que empezó a construir todo este presente exitoso del rugby uruguayo, que hoy trata de replicar del otro lado de Los Andes. Y fue un cruel recordatorio de lo que es el rugby de alto rendimiento: los rivales ajustan, corrigen, se adaptan a las fortalezas del rival, tratan de limitarlas. Así, el equipo más débil -no por una distancia inalcanzable- observó lo que Peñarol había hecho hace una semana atrás con Corinthians. Ajustó, maniató al que en los papeles era superior, jugó el partido que venía a buscar y se llevó la victoria por 15-13, la primera de la naciente liga profesional sudamericana a de rugby.
 
Es muy difícil ganar cuando un equipo juega tan mal como lo hizo Peñarol hoy. Porque incluso Selknam estuvo lejos de hacer el partido perfecto, y le dio infinidad de chances a los aurinegros de volver al partido. Pero el equipo de Bouza colaboró en todo. No fueron solo los 10 penales del primer tiempo, o los más de 14 del partido; tampoco la insólita cantidad de errores de manejo. Fue la indisciplina permanente, la falta de reacción para serenarse y buscar los argumentos que más le sirvieran al equipo, los dos penales que se quedaron adentro en los momentos decisivos del partido, los 9 puntos fallados a los palos... En general, Selknam aprovechó esos regalos del local, y con sus armas, se lo llevó Esas armas del ABC de Lemoine, que tan bien aplicó Uruguay durante mucho tiempo, antes de apostar a un nuevo estilo que también le ha dado resultados. Selknam, como aquellos viejos Teros, limitó al rival, le bajó revoluciones al juego, marcó siempre arriba con agresividad y locura para el tackle y generó un caos en el breakdown. Fue sólido en el scrum, usó el pie con criterio y, recién cuando cruzó campo rival, se preocupó por traducir todas esas cosas en puntos.
 
Si se jugaba corriendo y con ritmo de pelota, como pasó la semana pasada con Corinthians, era difícil que la victoria no fuera a Peñarol. Pero ese juego nunca llegó. Ni siquiera se lo pudo proponer el carbonero: las liberaciones de los breakdowns, invariablemente, fueron lentas, cuando no caóticas. Desde las formaciones fijas tampoco: cuando se obtuvo en el line -quizás de lo poco positivo la seguridad de Garese en la hilera- se apostó por el maul, pero tampoco se pudo sacar ventaja por ahí. El scrum no dio plataformas claras de lanzamiento. Ni un quiebre claro en 80 minutos.
 
El resto, errores, varios gruesos. Por ejemplo, una inaudita cantidad de penales en el primer tiempo, 10, que le permitieron a Selknam siempre estar en partido con tres penales: alguno por tackle alto, alguno por ir de cabeza en el ruck, alguno por entrar claramente de costado. Solo la avivada de Arata a la salida de un ruck le había dado a Peñarol el único try del partido, acompañado de un lejano penal de Favaro tras una infracción chilena en el scrum, para completar el 10-9 con el que se fueron al descanso.


 Podría haber sido momento de bajar los decibeles y aplicar un patrón de juego más utilitario pero claro y disciplinado. Apostar a lo básico: asegurar la pelota, imponerse con los forwards, usar bien el pie y allí machacar. Pero no. Peñarol siguió jugándose a patriadas individuales, a sacar pases hacia afuera que siempre fueron malos. A jugar a una velocidad más que lo que le pedía la noche. Entre Arata enojado y lejos de su nivel de crack, y Thain que aún no se ha mostrado como una solución como 10 (hasta ahora su carrera la hizo como 9), Peñarol tampoco tuvo una conducción confiable. Y así le fue dando la oportunidad a Selknam de convencerse que podía llevárselo.
 
Se discutirá mucho sobre el criterio del juez para permitir la disputa en el suelo, y hay algunos de los cobros que parecieron buenas pescas. Pero si cualquier equipo tiene claro que se debe saber jugar con el juez, mucho más lo tiene que tener un equipo profesional. El juez advirtió y el equipo no ajustó, lo que además se vio agravado por el hecho que las pescas siempre quedaron bajo responsabilidad de Manuel Ardao, por lo que era hasta más fácil para el juez identificar las jugadas. Recién se ajustó sobre el final del partido, y mal, porque se decidió directamente no disputar los rucks.
 
Con ese panorama, el partido fue cambiando de manos con penales. 10-12, 13-12, 13-15… Hasta que Peñarol tuvo al menos tres oportunidades para llevárselo en el final: un penal errado de Favaro (habitualmente infalible, esta noche erró 3) fue el primero. El segundo fue tras obtener un penal luego que Selknam intentara un pick and go eterno, pero la patada de Etcheverry no se fue. Y el tercero, tras volver a recuperar la pelota por segunda vez en 60 segundos, cuando se volvió a perder la posesión en el ruck. 
 
Así se lo llevó Selknam. Que aunque no jugó el partido perfecto, controló el ritmo y la forma en la que se jugó. Limitó al rival, usó sus armas y lastimó cuando pudo. Del otro lado, una derrota dolorosa de la que habrá que sacar conclusiones rápido, y ajustar lo necesario. Llegó bien temprano, lo cual da tiempo para acomodarse. Quizás la mejor conclusión es que difícilmente Peñarol vuelva a jugar tan mal como esta noche.

Detalles (slar.rugby)

Peñarol 13-Selknam 15

PEÑAROL: Mateo Sanguinetti, Obert Nortje, Diego Arbelo; Alejandro Nieto (cap), Louis Conradie; Manuel Ardao, Juan Garese, Santiago Civetta; Santiago Arata, Bradley Thain; Raffaele Storti, Agustín Della Corte, Tomás Inciarte, Nicolás Freitas; Federico Favaro.

Head Coach: Pablo Bouza.

Ingresaron: Guillermo Pujadas por Nortje, Mauro Genco por Arbelo, Ignacio Péculo por Sanguinetti,  Maxime Sonneveld por Ardao, Alfredo Pueyrredón por Arata, Felipe Etcheverry por Thain, Baltazar Amaya por Storti.

Reserva: Diver Ceballos.
 
SELKNAM: Javier Carrasco, Tomás Dussaillant, Matías Dittus; Clemente Saavedra, Javier Eissmann; Ignacio Silva (cap), Martín Sigren, Rodrigo Bruno; Patricio Baronio, Santiago Videla; Julio Blanc, Latiume Fosita, Domingo Saavedra, Lucca Avelli; Francisco Urroz.

Head Coach: Pablo Lemoine.

Ingresaron: Augusto Böhme por Dusaillant, Vesi Rarawa por Carrasco, Esteban Viale por Dittus, Mario Mayol por Eissmann, Nicolás Garafulic por Silva, Bautista Stávile por Bruno, Beltran Vergara por Avelli, Ignacio Albornoz por Fosita.

Tantos

Peñarol (13)
Tries: Arata
Conv: Favaro
Penales: Favaro (2)

Selknam (15)
Tries:-
Conv:-
Penales: Videla (5)

Incidencias: 65' Amarilla a Inciarte (P) y Blanc (S), 68' Amarilla a Freitas (P), 73' Amarilla a Baronio (S)

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...