Mundo > DOS VISIONES

Discrepancias de las grandes potencias sobre el programa nuclear de Irán

Estados Unidos es muy crítico del acuerdo con Teherán de 2015, pero la Unión Europea quiere mantenerlo

Tiempo de lectura: -'

05 de mayo de 2018 a las 05:00

Aunque Israel empezó a compartir información de sus espías sobre el programa nuclear iraní, las posiciones de las grandes potencias respecto al acuerdo histórico de 2015 se mantienen incambiadas.

El lunes pasado, a pocos días del 12 de mayo, fecha en que el presidente estadounidense Donald Trump debe anunciar una decisión sobre el programa nuclear iraní, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu compareció en televisión para explicar las pruebas reunidas por sus espías que, según él, demuestran que Irán tiene un plan secreto para dotarse de un arma nuclear a pesar del pacto de 2015.

Tras la intervención, Trump, principal aliado de Israel, aseguró que las revelaciones de Netanyahu demuestran que "tenía razón al 100%" al criticar el acuerdo de 2015, que había prometido "romper", y en el que Irán se comprometió a poner fin a su programa nuclear a cambio del fin de parte de las sanciones occidentales.

Trump dio un plazo hasta el 12 de mayo a los países europeos que firmaron el acuerdo para encontrar un nuevo texto que responda a las "terribles vacíos" del de 2015.
En la vereda de enfrente se ubica la Unión Europea (UE).

La encargada de Relaciones Exteriores de la UE, Federica Mogherini, en una primera valoración dijo que Netanyahu no presentó pruebas de que Irán esté violando el acuerdo en que renuncia a fabricar armas atómicas.

Mogherini comunicó que la presentación hecha por Netanyahu, en la que acusó a Irán de estar ocultando información sobre la fabricación de armas nucleares, no puso en cuestión el cumplimiento del acuerdo por parte del gobierno iraní.

En ese sentido, el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, opinó que "el discurso del primer ministro israelí (...) muestra por qué necesitamos el acuerdo nuclear iraní. El acuerdo (...) no se basa en la confianza sino en la verificación" .

París se expresó en parecidos términos, aunque el presidente galo Emmanuel Macron está teniendo una actitud más activa para salvar el acuerdo e inclusomás: quiere negociar un nuevo tratado y más amplio con Teherán.

El 1º de mayo se supo que Macrón telefoneó al presidente de Rusia, Vladímir Putin, y ambos mandatarios reafirmaron su voluntad de mantener el acuerdo nuclear suscrito en 2015 con Irán, informó el Kremlin.

Después de esa conversación , Macron escribió en Twitter: "Irán jamás debe llegar a poseer un arma nuclear. La estabilidad de la región y la seguridad internacional dependen de ello. Estamos trabajando en ello".

Y en los días siguientes anunció que quiere "preparar una negociación y un acuerdo más amplios porque (...) nadie quiere una guerra ni una escalada en términos de tensión en la región", una idea que aún se desconoce si tiene el respaldo de Alemania.

Show televisivo

Israel teme que si Irán logra tener armas nucleares ataque al país. La destrucción del Estado hebreo forma parte de la retórica del poder iraní.

El acuerdo de 2015, concluido entre Irán y las grandes potencias —los cinco países permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña) más Alemania— prevé el levantamiento progresivo y condicional de las sanciones internacionales a cambio de que Teherán renuncie a su programa nuclear.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) se encarga de la supervisión y esta semana aseguró que desde 2009 no hay "ningún indicio creíble" de actividades en Irán para desarrollar armas nucleares.

El lunes pasado, en su intervención televisiva, calificada del "show de su vida" por el periódico israelí Maariv, Netanyahu, presentó "pruebas concluyentes" recogidas por espías de Israel que demostrarían que Irán tiene un plan nuclear secreto.

Según Netanyahu, existen fotos, videos y documentos que explican que, a pesar de que lo niegue, el país desarrolló entre 1999 y 2003 un programa secreto llamado Amad para producir una bomba atómica, pruebas que compartió con EEUU, las potencias europeas críticas, Rusia y China.

Bajo presión internacional, Irán habría dejado de lado este programa, pero, con una organización distinta, había continuado desde entonces desarrollando sus capacidades nucleares.

Pero Mogherini dijo que los documentos que presentó Israel tienen que ser evaluados por el OIEA. "El señor Netanyahu no puso en duda el respeto" del acuerdo, aseguró. Por su parte Irán acusó de "mentiroso" al primer ministro israelí y amenazó con retirarse del tratado nuclear.

"Es un acuerdo terrible, que nunca debería haberse firmado", dijo Netanyahu en referencia al acuerdo de 2015, y aseguró que espera que Trump, que amenaza con retirar a Estados Unidos, "tome la buena decisión".

Israel está considerado como la primera potencia militar de Oriente Medio y la única que tiene armas nucleares. (Agencias internacionales)

Comentarios