Nacional > Aeropuertos

Durante la emergencia sanitaria llegaron a Uruguay 67 vuelos privados

Vinieron 166 uruguayos, pero también argentinos y brasileños, entre ellos Susana Giménez

Tiempo de lectura: -'

28 de mayo de 2020 a las 05:03

Una de las primeras decisiones que tomó el gobierno encabezado por Luis Lacalle Pou luego de declarar la emergencia nacional sanitaria ante los primeros casos de coronavirus fue cerrar las fronteras de forma paulatina con el objetivo de encapsular al país para evitar que el virus se propagara. 

El lunes 24 de marzo, once días después que se supiera que había contagios en Uruguay, el Poder Ejecutivo emitió un decreto en el que autorizó el ingreso al país únicamente de los ciudadanos uruguayos o los extranjeros que tengan residencia, lo que provocó automáticamente un cese en el turismo y vació los aeropuertos.

La resolución estableció en el artículo 4 que los vuelos comerciales, privados o de cualquier modalidad de transporte de pasajeros solo podrán ingresar al país en caso de trasladar de regreso a uruguayos varados en el exterior. 

Los datos aportados por el Ministerio de Relaciones Exteriores a El Observador dan cuenta que desde esa fecha aterrizaron en los aeropuertos de Carrasco y Laguna del Sauce (Maldonado) 67 vuelos privados, procedentes de 5 países (Argentina, Brasil, Paraguay, Chile y Suiza) que trajeron a 166 uruguayos, a los que deben sumarse decenas de argentinos y brasileños, que tienen residencia o la están tramitando.

Uno de los últimos vuelos que llegó a Carrasco generó polémica al traer a la conductora de televisión argentina Susana Giménez.

El canciller Ernesto Talvi había dicho a principios de mayo en el Parlamento (cuando contabilizaban 26 vuelos privados) que muchos de los uruguayos que volvieron estaban en “circunstancias complejas” y eran “pacientes oncológicos” que necesitaban retornar en un ámbito más contenido que los vuelos comerciales como los de Amaszonas o en el Hércules que "se sacude bastante".

“El último y menos conocido método de transporte aéreo para traer uruguayos fue un decreto que elaboró la Cancillería, y que el Poder Ejecutivo puso en práctica, según el cual los vuelos privados que quisieran venir a buscar extranjeros para salir del país no iban a tener permiso de aterrizaje si no traían uruguayos varados en el lugar desde donde venían. Fue bastante antipático esto, pero les aseguro que funcionó porque trajimos a más de cien uruguayos en veintiséis vuelos privados que se autorizaron, y en muchos casos necesitaban volver en condiciones un poco contenidas, porque eran pacientes oncológicos o tenían alguna otra dificultad física”, agregó el canciller el 6 de mayo ante la comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Diputados. 

La operación “Todos en casa” llevada adelante por la Cancillería permitió traer a 3.838 uruguayos que estaban varados en distintos países del mundo. Todavía quedan 258 que no han retornado, pero hay algunos países —como Brasil y Argentina— en los que los consulados no tienen a nadie en la lista para traer. 

Esta situación de que no haya varados en los países, hizo que ante la solicitud de un vuelo privado, la Cancillería hiciera al menos dos excepciones al decreto y autorizara aterrizajes pese a que no traían a ningún uruguayo.

Las medidas de restricción del espacio aéreo uruguayo continúan vigentes y para que un vuelo pueda aterrizar debe solicitar autorización al menos 72 horas antes a la Dinacia que a su vez deriva el pedido a la Cancillería, la cual es la encargada de analizar si cumple con todos los requisitos y si los pasajeros que llegan están entre los contemplados en los decretos.

El primer caso ocurrió con un vuelo proveniente de San Pablo, mientras que el segundo fue el sábado en el de Susana Giménez.

La diva de los teléfonos viajó desde Buenos Aires a Montevideo en un vuelo privado junto a su hermano Patricio y luego se trasladó hacia Punta del Este para instalarse en La Mary, su mansión de Rincón del Indio.

El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, aseguró este miércoles en una entrevista con el programa Arriba Gente de Canal 10 que Giménez “ingresó legalmente” y que no se le hizo “ninguna excepción” por ser una persona pública.

El vuelo fue autorizado el viernes 22 de mayo por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) de Argentina, para viajar en la aeronave Lear Jet 60, Matrícula LV-FVZ, de la firma Baires Fly. 

Se realizó al día siguiente, el sábado 23 a las 15 horas desde Aeroparque en Buenos Aires hacia el Aeropuerto de Carrasco. “Traslado de 2 ciudadanos argentinos con residencia en Uruguay”, dice el documento oficial divulgado por el portal NA.

Sin embargo, Giménez no tiene la residencia confirmada en Uruguay, sino que la comenzó a tramitar en la semana previa al viaje, luego que el Ministerio del Interior le negara un arribo, según contó Larrañaga. “Hace unas semanas atrás le negamos el ingreso a ella y su hermano porque no estaban en su condición reglamentaria”, expresó. 

El ministro agregó que la diva inició los trámites de residencia ante el consulado uruguayo en Buenos Aires y que por eso la autorizaron a entrar. “Pueden ingresar los uruguayos y extranjeros con residencia o trámite de residencia”, dijo específicamente acerca de la normativa de cierre de fronteras, aunque en realidad el texto no incluye a texto expreso a quienes están tramitando el pedido. En el gobierno interpretan que esa redacción incluye a quienes la están solicitando, y aseguran que ya ocurrió con otros casos que no trascendieron públicamente.

Giménez mostró ante los funcionarios de Migraciones la solicitud de residencia, lo que le permitió ingresar, de acuerdo con fuentes del Ministerio del Interior.

“La saqué hace... Llamé al consulado, dije cómo era, me dijeron si tenía residencia... Todo el mundo sabe que tengo residencía acá (en Uruguay), entonces te dan el permiso. Ahora estoy en cuarentena, en mi casa, pero con los perros", señaló la diva en una entrevista con TN en la que agregó que tenía "que pagarle al personal" que trabaja en sus casas. "Jardineros, caseros, gente que tiene que cobrar y tengo que hacer cosas. En Buenos Aires no tengo nada que hacer. Aparte, pedí permiso", argumentó.

Sartori en vuelo comercial
Un par de días después de que el gobierno decretara la emergencia nacional sanitaria pero antes que cerrara completamente las fronteras, el senador nacionalista Juan Sartori se tomó un avión a Suiza donde estaba su familia.
El empresario permaneció en el país helvético prácticamente un mes y pese a que posee un avión propio, retornó a Montevideo el 18 de abril en un vuelo de Amaszonas.
Al llegar a Uruguay, el legislador se sometió a cuarentena por 14 días, tal como recomienda el Ministerio de Salud Pública, lo que provocó que su madre, Rosina Piñeyro, asumiera su banca en el Senado.
Piñeyro es doctora en Sociología y Ciencias Humanas por la Universidad IV París-Sorbonne, y es su segunda suplente en la Cámara Alta, por detrás de Alem García.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...