El presidente de Egipto, Abdulfatah al Sisi, deberá capear el duro momento económico que atraviesa su país

Mundo > CRISIS ECONÓMICA

Egipto acelera la privatización de activos mientras negocia para refinanciar su deuda con el FMI

El país es el segundo mayor deudor del organismo y la lista de activos incluye 32 empresas púbicas, entre ellas algunas bajo la órbita de las Fuerzas Armadas egipcias
Tiempo de lectura: -'
12 de julio de 2023 a las 16:27

Afectado por una persistente inflación, la devaluación de la moneda, escasas reservas internacionales y el peso de los intereses de la deuda pública, el gobierno egipcio del presidente Abdulfatah al Sisi anunció que acelerará la venta de activos públicos mientras negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI) la refinanciación de un Crédito de Facilidades Extendidas (EFF) otorgado originalmente en 2016 por US$ 13.000 millones y ampliado a US$ 23.000 hasta la actualidad.

En ese contexto, el primer ministro Mostafa Madbouly detalló que el país acelerará la venta de su participación en 32 empresas públicas con el objetivo inmediato de embolsar unos US$ 1.900 millones y procurar así aliviar la presión sobre la libra egipcia, reforzar las reservas del Banco Central y cumplir con una serie de reformas estructurales reclamadas por el FMI en el programa acordado.

Según el gobierno, la lista de activos incluye la venta de participaciones en la empresa estatal de comunicaciones Telecom Egypt; participaciones minoritarias en tres compañías del sector petrolero y petroquímico al fondo soberano ADQ, de Abu Dabi, por US$ 800 millones; US$ 700 millones en participaciones en una cartera de hoteles a ICON, el brazo hotelero del grupo inmobiliario egipcio Talaat Mostafa, y su participación en la empresa siderúrgica Ezz Dekheila por unos US$ 241 millones.

Egipto se encuentra entre los principales importadores de trigo del mundo, y su economía se vio profundamente impactada desde que Rusia invadió Ucrania. Desde entonces, la moneda se depreció casi a la mitad, lo que llevó a los inversores extranjeros a retirar más de US$ 20.000 millones en bonos del Tesoro, dinámica que retroalimentó la inflación, disparándose a un récord histórico del 36,8% en junio, en un país en el que un tercio de los 105 millones de habitantes vive en la pobreza.

En abril de 2022, Egipto anunció un plan de privatizaciones para atraer inversiones por unos US$ 10.000 millones en cuatro años y así cumplir con los pagos al FMI y a los acreedores privados. La iniciativa registró una serie de retrasos que redujeron aún más el valor de la libra egipcia y ahora el gobierno procura acelerarla con las ventas, que incluyen también el parque eólico Gabal el-Zeit, la compañía de propiedad militar Wataniya Petroleum y una planta de energía construida por Siemens, según el ministro de Planificación Hala el-Said.

Egipto se posiciona por detrás de la Argentina en el ranking de deudores más importantes del FMI y el último desembolso que recibió fue un crédito de emergencia por US$ 3.000 millones en diciembre del año pasado orientado, según el organismo, a “salvaguardar la estabilidad macroeconómica y la sostenibilidad de la deuda egipcia”, luego de que el presidente Al Sisi amenazara con romper el acuerdo si continuaban las presiones devaluatorias por parte del FMI.

En teoría, el acuerdo debería desbloquear fondos aún mayores de los socios internacionales y regionales del país. En ese contexto, el FMI afirma que las inversiones de las naciones del Golfo Pérsico son “una parte crítica de la estrategia de financiación del programa” para cubrir el déficit externo de Egipto en los próximos años.

Según el organismo, las privatizaciones y las inversiones prometidas por los países árabes “tienen que materializarse en su totalidad y en el plazo previsto” para garantizar la plena financiación del programa.

Si bien países como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Qatar prometieron más de US$ 20.000 millones en depósitos e inversiones a largo plazo, el FMI estimó que la cifra se ubicará muy debajo de ese monto en lo inmediato. Según el organismo, tales “garantías de financiación para el período del programa conllevan riesgos” y rondarán los US$ 6.700 millones en los próximos tres años fiscales.

El énfasis en las privatizaciones supone un cambio respecto del apoyo que los países del Golfo Pérsico presentaron anteriormente a Egipto, principalmente en forma de depósitos. Las naciones árabes dicen ahora estar dispuestas a refinanciar los depósitos que hicieron en el Banco Central egipcio hasta el final del programa del FMI, mientras el organismo presiona por la venta de las empresas públicas para reducir el papel del sector público en la economía.

Entre las medidas reclamadas por el FMI se encuentra la implementación de un régimen de tipo de cambio flexible, una política monetaria dirigida a reducir la inflación, la disminución de los subsidios y el equilibrio fiscal.

El organismo, además, afirma que Egipto debe realizar “reformas estructurales de amplio rango para reducir la huella del Estado, nivelar el campo de juego entre todos los agentes económicos, facilitar el crecimiento del sector privado y reforzar la gobernanza y la transparencia en el sector público”.

Egipto, uno de los mayores importadores mundiales de trigo, fue impactado de lleno por la suba de los precios de los alimentos y la reducción de la oferta que causó la guerra entre Ucrania y Rusia. Desde entonces tuvo que incurrir a fuertes devaluaciones de su moneda, incluida una de 18% a fines de octubre del año pasado, cuando la fuga de capitales alcanzó los US$ 22.000 millones.

El país norafricano es, además, uno de los más endeudados de Medio Oriente. Su deuda representa 70,4% de su Producto Bruto Interno (PBI), lo que lo obligó a vender participaciones en sus firmas estatales a los países del Golfo Pérsico, incluido activos que el gobierno considera estratégicos y que están bajo la órbita de las Fuerzas Armadas, un factor político clave en la política del país.

Sólo el año pasado, el medio local Enterprise, especializado en negocios, contabilizó 66 fusiones y adquisiciones de compañías egipcias en diversos sectores de la economía, dinámica liderada en casi su totalidad por los capitales provenientes de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. Lo que significó más del doble de las operaciones cerradas en 2021.

(Con información de agencias)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...