Cargando...

Mundo > Desplazaron a dos funcionarios

El avión iraní y la lentitud de la fiscal Quiñónez en Paraguay

El Boenig 747 transportó cigarrillos del Grupo Cartes, del cual forma parte el ex presidente Horacio Cartes

Tiempo de lectura: -'

23 de junio de 2022 a las 21:17

Dado que el avión de matrícula venezolana estacionado en el aeropuerto de Ezeiza desde el 6 de junio en Buenos Aires tuvo un viaje previo a Paraguay se despertaron las alertas de por qué Sandra Quiñónez, fiscal de Estado de Paraguay, esperó la presión del presidente Mario Abdo Benítez para iniciar las actuaciones respecto del viaje realizado por Boeing 747 Dreamliner con matrícula YV3531 vendido a Venezuela por Irán que aterrizó el 13 de mayo pasado en el aeropuerto Guaraní de Ciudad El Este.

Ese avión, con 18 tripulantes, siete iraníes y 11 venezolanos, partió el 16 de mayo hacia Aruba con un cargamento de cigarrillos. Recién hoy la Fiscal General de Paraguay, Sandra Quiñónez, dispuso la apertura de una investigación “a fin de indagar los hechos ocurridos y determinar las conductas que pudieran tener relevancia penal”.

Lo significativo del caso -que mereció el editorial del día de hoy de ABC Color, el diario de mayor circulación en ese país- es que el propio presidente fue quien utilizó antes la red social Twitter para advertir que su gobierno, “cumpliendo su obligación de denunciar ante la Justicia, presentará elementos relativos al caso del avión iraní, esperando que los hechos sean investigados y esclarecidos”.

El mensaje del Presidente fue hoy jueves 23 a las 10 de la mañana y en apenas 34 minutos la fiscal anunció la apertura de la causa. Los observadores de ese país no dudan de que Quiñónez retenía el expediente. El avión hacia Aruba –según precisa el ABC- “vino a llevar 79.000 kilos de cigarrillos de Tabacalera del Este del Grupo Cartes.

Horacio Cartes, miembro del grupo, fue presidente de Paraguay entre agosto de 2013 y agosto de 2018. La fiscal Quiñones asumió en marzo de 2018; es decir, poco antes del fin del mandato de quien tiene mucho que ver con la carga transportada por dicho avión.

El ministro del Interior de Paraguay, Federico González, confirmó ayer martes que efectivos policiales acompañaron a los tripulantes del avión venezolano mientras estuvo en territorio paraguayo y está actualmente inmovilizado en Argentina.

González también dio cuenta de que dos funcionarios de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) fueron separados de su cargo. Uno de ellos es Gustavo Sandoval, quien se desempeñaba como administrador del Aeropuerto Guaraní.

El editorial de ABC señala que Sandoval le comunicó a la fiscal Quiñónez su versión de los hechos ocurridos recién el pasado 20 de junio. Subraya que “lo más llamativo es que no dice absolutamente nada ni remotamente más grave que todo lo que ha salido a la luz hasta el momento tanto en Paraguay como en Argentina”.

Más adelante habla del “relatorio” hecho por el funcionario de la Dinac ahora destituido a la fiscal Quiñones. “Ese mamotreto –dice ABC- fue el salvavidas de Sandra Quiñónez para no atravesar una descomunal vergüenza internacional: la de no haber actuado de oficio y la de abrir una investigación penal forzada por una denuncia presidencial”.

Cabe consignar que el ministro de la Secretaría Nacional de Inteligencia (SNI) paraguaya, Esteban Aquino, había confirmado el pasado 14 de junio que uno de los tripulantes era un miembro de las Fuerzas Quds, una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, considerada organización terrorista para Estados Unidos.

Desde Argentina, donde está retenido desde el 8 de junio el avión Boeing 747 Dreamliner, habían informado que uno de los iraníes fue identificado como Gholamreza Gashemi, mismo nombre de un miembro de las Fuerzas Quds. “No es parecido, no es homónimo ni nada, es la persona”, aseguró Aquino en ese contexto.

“Los iraníes no figuraban en la lista original presentada” (por Sandoval), dijo Federico González sobre la tripulación que en Paraguay estuvo compuesta por 19 personas, cinco de nacionalidad iraní y 14 venezolanos. Lo cual, sin duda, fue uno de los elementos para desplazar a los dos funcionarios de la Dinac y para lo que ahora parece más preocupante: qué consecuencias puede tener la lentitud de la fiscal Quiñónez.

El ministro refirió que “la sospecha” sobre quiénes tripulaban la máquina aérea “nos llegó posterior al despegue del avión” en la madrugada del 16 de mayo cuando salieron de Paraguay y fue “por parte de autoridades de seguridad de Estados Unidos y de Israel”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...