Espectáculos y Cultura > Nostalgia

El boom de la telenovela, la llegada del cable y otros hitos de la TV uruguaya en los 90

Un vistazo a los programas, realities y las series que marcaron la década en la televisión 

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2019 a las 11:25

"En los noventa muchas cosas estuvieron en movimiento en la televisión uruguaya: fue un tiempo de transformaciones relevantes en lo tecnológico, en las prácticas de los espectadores y en la oferta de programación, que incluyó algunos productos nuevos y que marcaron la cultura audiovisual cotidiana hasta hoy”. Las palabras son de Rosario Sánchez, magíster en Comunicación y docente en la Universidad Católica, que viene estudiando la televisión uruguaya con minucia desde hace varios años. En 2016, Sánchez publicó un artículo que tituló La televisión de los noventa en Uruguay: un paisaje en movimiento. Se trata de un resumen de cómo la pantalla chica pasó, probablemente y aunque la investigadora no lo diga así, por su época dorada. Fue la década de las telenovelas argentinas y brasileñas, del desembarco del cable, de los programas infantiles. También fue el nacimiento de fenómenos como Natalia Oreiro, Cris Morena y la internacionalización de los contenidos. Fueron los años del consumo masivo, de las apuestas y las oportunidades. 

La televisión se consolidó en Uruguay en la década de 1960. Desde sus comienzos lo que sobresalió dentro de las grillas de todos los canales fueron los productos importados, de géneros y orígenes muy diversos. Pero también hubo espacio para la producción nacional y en un volumen que hoy parece inalcanzable. 

 

Lo que nunca faltó, destaca Sánchez, fueron los dibujitos animados y los programas infantiles. Todos los canales tenían un espacio diario dedicado a este tipo de contenidos. El mensaje en estos programas era bien claro: hay que portarse bien. Cacho bochinche, Requetedivertidos, Maxianimados y Jugo de colores fueron algunos de los más destacados.

En 1991 desembarcó El show de Xuxa en la pantalla de Teledoce y un año después sucedió lo inesperado. Una adolescente con actitud pícara, los ojos color caramelo y un gorro de ala ancha marrón oscuro se presentó en nombre de todos los uruguayos a la competencia que buscaba a la paquita del año. Dijo que se llamaba Natalia. “¿Por qué tú quieres ser mi paquita?”, le preguntó Xuxa a la joven Oreiro. “Yo tengo un pariente discapacitado que se pone muy, pero muy contento cuando te ve a ti. Y yo lo único que quería es que él me vea contigo y ahora me está viendo”, respondió la adolescente. Fue finalista y ganó. “El triunfo en el concurso fue el inicio de su carrera”, escribe Sánchez.

 

Más allá de los programas edulcorados con altas dosis de inocencia, de a poquito empezaron a aparecer de los otros. Ficciones que contaron historias subversivas y desafiantes. Chiquititas lo hizo con precaución, pero Socorro –que se estrenó en Canal 10 en 1990– tiró demasiado de la piola. La mezcla de cuerpos desnudos, sexualidad, lenguaje subido de tono, adolescencia y drogas fueron su cóctel de sentencia, los componentes de la inyección letal. “La propuesta fue percibida como transgresora y provocativa. En ese momento generó polémica, se la desplazó hacia el horario nocturno primero y luego se sacó del aire”, consigna Sánchez y señala que otro hito de rebeldía juvenil en televisión lo marcó La Banda del Golden Rocket, que se vio entre 1991 y 1993 también en el 10.

En paralelo se empezó a gestar otro fenómeno de masas que tarde o temprano iba a terminar de convertirse en un imperio transmediático a nivel global: Cris Morena. Jugate conmigo en 1991 fue la piedra fundamental de un proyecto que terminó de consolidarse en los primeros años del 2000. Lo que vino después es historia conocida.

 

A mediados de la década de los 90, y al otro lado del Río de la Plata, comenzó a sonar un nombre distinto, promesa de un futuro auspicioso para la televisión. Adrián Suar fundó su Pol-ka con Poliladron, una ficción que se empezó a emitir en 1995 y selló una alianza histórica con Teledoce que tendría sus vaivenes, pero se mantendría sólida durante décadas. Gasoleros, Verdad consecuencia y Vulnerables son algunos otros títulos que significaron el ascenso meteórico de la productora argentina. 

Entre el cable y las telenovelas

“La telenovela amerita una consideración especial porque constituye el género más prolífico de América Latina”, explica Sánchez. Es que este género de ficción ocupó –ocupa– un lugar de destaque dentro de la programación de los canales uruguayos. Gracias a su éxito, productoras internacionales se aliaron para generar ficciones de alto presupuesto. La extraña dama, Cosecharás tu siembra y Más allá del horizonte fueron algunos de los títulos con mayor impacto en la grilla local. Después llegó Muñeca brava, que significó un broche de oro perfecto para la década y la exposición que Oreiro necesitaba para salir a la conquista rusa.

 

La producción nacional, si bien era mayor, no estaba tan alejada de los géneros que se producen hasta el día de hoy. Programas periodísticos, noticieros y formatos de humor, estos últimos con largas temporadas que mantuvieron los proyectos a flote durante décadas. Más de uno recordará Telecataplum, Plop, Gastos comunes y Decalegrón. De estos programas ya no quedan ni rastros, los que sí sobreviven son los magazines, que inundaron las mañanas y las tardes de la grilla y consagraron a un buen puñado de comunicadores frente a las cámaras. Entre ellos al eterno Omar Gutiérrez, que con el mate abajo del brazo y el cigarrillo encendido entre los labios, implantó su desfachatado estilo de conducción.

El resto de la década se fracturó en otros tres grandes fenómenos: la irrupción de la televisión para abonados, Marcelo Tinelli y el fútbol. Es que los 90 fueron puro movimiento. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...