Mundo > Incendio

El día después en Notre Dame: entre amargura y esperanza

Si bien las pérdidas son significativas, estiman que en cinco años se podrá reconstruir

Tiempo de lectura: -'

17 de abril de 2019 a las 05:03

La escena en la isla de la Cité en la mañana de este martes era acongojante. La catedral de Notre Dame cubierta de ceniza, tiznada, quemada. Todo lo perdido quedó a la vista. Pero en medio de ese panorama profundamente triste se abría paso la imagen de la esperanza: los campanarios y el gran rosetón habían sobrevivido al fuego.

Toda la noche trabajaron los bomberos para lograr extinguir las llamas que en la tarde del lunes consumieron gran parte de uno de los íconos culturales de París.

“Ayer pensábamos que se derrumbaría la catedral completa. Pero esta mañana sigue erguida y valiente, pese a todo. Es una señal de esperanza”, dijo la hermana Marie Aimee, una monja que se trasladó apresuradamente a una iglesia cercana para rezar mientras se extendían las llamas.

Otra de las luces de esperanza la dio el presidente francés, Emmanuel Macron en la tarde del martes. El proceso de reconstrucción llevará unos cinco años, y no décadas como había empezado a pronosticarse. "El incendio de Notre Dame nos recuerda que nuestra historia no se detiene nunca y que siempre tendremos pruebas que superar", advirtió a la población francesa en un mensaje televisado.

Un hecho que los franceses también reciben como una buena nueva es que no se encontraron por el momento indicios de que el incendio haya sido intencional. Si bien hay una investigación en curso, el fiscal público de París, Remy Heitz, indicó que no hay elementos para pensar en algo provocado.

De todas formas, la empresa que realizaba los trabajos de renovación que se estaban haciendo en la catedral, y que se estima que a raíz de ellos comenzó el fuego, advirtió que en el momento del incendio no había personal trabajando pero que colaborará con la investigación.

Para poder comenzar la investigación, de todas formas, es necesario que los expertos evalúen si los muros aguantaron bien el calor y la estructura es estable.

Millones para la reconstrucción

Esta no es la primera vez que Notre Dame debe ser reconstruida. Pero ahora el dinero parece aparecer rápidamente. Las llamas no se habían extinguido y ya varios multimillonarios habían anunciado que donarían parte de sus fortunas. Entre empresas y autoridades ya hay comprometidos más de 700 millones de euros para la reconstrucción, incluidos 500 millones de tres familias que poseen los gigantescos imperios del lujo en Francia: Kering, LVMH (Louis Vuitton) y L’Oreal.

Por el momento el Vaticano no ha ofrecido ayuda económica para reconstruir la catedral. El presidente del Pontificio Consejo de la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, explicó que la Santa Sede aún no ha estudiado su posible colaboración pero adelantó que podría ofrecer sobre todo apoyo técnico por su experiencia en restauraciones en el Museo Vaticano.

Las barbas en remojo

El incendio en Notre Dame abrió los ojos al gobierno español, que anunció que revisará la seguridad de las instalaciones eléctricas de sus monumentos como "consecuencia evidente" de lo ocurrido.

"Evidentemente esto es un alerta y se pondrá en marcha una revisión de todas las instalaciones" de los grandes monumentos, indicó el ministro de Cultura, José Guirao a la radio pública RNE.

"Los peligros son siempre las instalaciones eléctricas antiguas que hay que revisar", señaló el ministro, quien de todas maneras afirmó que en España "en general las instalaciones de los grandes monumentos son seguras".

 

Qué se perdió, qué se dañó y qué se salvó
 
Lo que se perdió
La aguja de la catedral, símbolo emblemático del monumento a 93 metros de altura, agregado por el arquitecto Eugène Viollet-Leduc en 1859-1860.
En su extremo, el gallo de cobre que la decoraba se derritió. En su interior tenía según la Iglesia, las reliquias de Santa Genoveva y San Denis, así como un fragmento de la corona de espinas de Cristo, que supuestamente protegía a los parisinos.
 
Lo que se dañó
Gran parte de la armadura del tejado quedó destruida y el techo interior dañado.
Una parte de la bóveda se desplomó, según el portavoz de los bomberos de París, aunque el ministro de Cultura, Franck Riester, indicó que la bóveda debería "a priori mantenerse".
El gran órgano del siglo XV -cinco teclados, 109 teclas y casi 8.000 tubos- está a salvo, pero su estructura sufrió al quedar cubierta de escombros, polvo y agua. El órgano pequeño, que se encontraba bajo la aguja resultó fuertemente dañado por el fuego, según uno de los tres organistas titulares de la catedral, Philippe Lefèvre, que toca desde hace 35 años en Notre Dame.
 
Lo que se salvó
Las dos torres se mantuvieron en pie. Allí están las cuatro campanas de bronce de la catedral, que pesan toneladas, incluida la famosa campana mayor, que por sí sola pesa 13 toneladas.
Tres reliquias: la más preciada es la Santa Corona de espinas, según la creencia católica ubicada sobre la cabeza de Jesús poco antes de su crucifixión. Ésta se compone de un "círculo de juncos unidos en manojos y agarrados por hilos de oro, de un diámetro de 21 centímetros, sobre el cual se encuentran las espinas", según explica el sitio de la catedral.  Otras dos reliquias, un pedazo de la Cruz y un clavo de la Pasión, fueron rescatadas al igual que la Túnica de San Luis.
Todas las obras de arte conservadas en la parte del "tesoro" de la catedral, incluida una obra maestra de Jean Jouvenet (1716) del siglo XVIII y vestigio del coro barroco de la catedral.
La Piedad monumental del escultor Nicolas Coustou ubicada detrás del altar: esta Virgen llorona, que recibe sobre sus rodillas el cuerpo de Cristo, encargada por Luis XIV según el deseo de su padre, Luis XIII, y realizada entre 1712 y 1728.
Las dieciséis estatuas de los doce apóstoles y cuatro evangelistas monumentales, que adornaban el techo: acababan de llegar a Périgueux (suroeste) para ser restauradas. Fueron instaladas durante la reconstrucción de la aguja, por Viollet-le-Duc.
Los tres rosetones de Notre Dame de París, vitrales  que representan las flores del paraíso, se construyeron en el siglo XIII y se renovaron en numerosas ocasiones. Los rosetones norte y sur, los más grandes, tienen 13 metros de diámetro.

 

El Observador con Reuters, AFP y EFE 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...