Cargando...
La última foto de Jorge Batlle y sus hijos.

Nacional > A 20 años de la crisis

El día más duro para Jorge Batlle y la carta a George Bush que solo pudo conocer su hija

Los hijos del expresidente recordaron cómo encaró su padre los peores momentos de la crisis y destacaron la entereza con la que enfrentó el hecho que marcó para siempre a su gobierno

Tiempo de lectura: -'

30 de julio de 2022 a las 05:01

 Un hombre que nunca perdió la confianza, que siempre se mostró entero y cuya única preocupación era poder llevar el barco a destino. Así prefieren recordar a Jorge Batlle sus hijos, Raúl y Beatriz, a 20 años del feriado bancario en el marco de la crisis financiera de 2002 que marcó en forma indeleble el gobierno de su padre, el último presidente electo pr el Partido Colorado. 

Un hombre que, pese al tremendo momento que le tocó conducir al país, jamás pensó en renunciar. "Era imposible" dice Beatriz, en diálogo con El Observador, a dos décadas de esos hechos. 

Eso fue así, dicen en la familia, porque Batlle siempre tuvo presente lo que  le había dicho su propio padre, Luis. "De la Presidencia se sale de dos maneras: caminando o con los pies para adelante", era la consigna. 

El caso de Fernando de la Rúa estaba muy fresco. En Uruguay, cuenta Raúl, la renuncia del presidente fue una hipótesis que jamás se manejó. "Habría sido un desastre y habría originado una situación muy parecida a lo que ocurrió en Argentina "dice Batlle hijo, que agrega que el "sabremos cumplir" del Himno Nacional estaba grabado a fuego y permitió que el país saliera de esa situación de manera muy distinta a la de su vecino. 

Beatriz recuerda haberse inquietado por su padre, una persona que siempre se caracterizó por su optimismo. "Recuerdo haberlo visto con mucha tristeza", dice. "Eso me impactó".  Ante la voluntad de quedarse hasta el final, a Beatriz le preocupaba que la salud de su padre se resintiera ante momentos tan complicados. Batlle había tenido tiempo atrás un golpe de presión muy alto, y le habían colocado un marcapasos. 

Los hermanos visualizan a su padre actuando en esa díficil etapa con firmeza y tranquilidad, convencido de que iba en el sentido correcto. "Años después le pregunté cómo hacía en esa época para dormir", dice Raúl. "Una o dos noches, tuve que tomar una pastillita", fue la respuesta. Raúl tenía 37 años y en esos momentos trabajaba en un banco local, encargado de las carteras de empresas exportadoras nacional. Invariablemente, su padre lo llamaba todos los días con una consulta fija: qué había pasado ese día con la actividad bancaria. 

En las reuniones de una familia como los Batlle, la política está siempre presente. Y esos días no fueron la excepción. "Era inevitable", recuerda Raúl. "Mi padre además nos usaba mucho como banco de pruebas de ideas o situaciones", agrega. "Sabía que nosotros nunca le íbamos a esconder nada. Al contrario. A veces, incluso le pegábamos más que los periodistas". 

Beatriz rememora que, en esas reuniones, era frecuente que su padre hiciera un gesto característico con su manos, haciendo coincidir las puntas de los dedos de su mano izquierda con los de la derecha. Era una señal clara de que estaba preocupado. 

La carta secreta

Uno de los peores momentos que recuerda de esa época está vinculado a un episodio previo a la crisis financiera. Cuenta que un día lo visitó en Suárez y Reyes. Era octubre de 2000. En ese momento a Batlle lo llamó el vicepresidente Luis Hierro. Era para avisarle que había que aplicar el "rifle sanitario" a consecuencia de la fiebre aftosa. El presidente acaba de retornar de Estados Unidos. Había ido, justamente, a pedir una cuota mayor para la entrada de carne uruguaya. "Ese fue el día en lo que ví peor, incluso más que durante la crísis", dice Raúl. 

Según Raúl, su padre siempre tuvo claro qué había que hacer para salir de la crisis. Incluso, señala, había hablado previamente con el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos para que Argentina recibiera un salvataje similar al que después se aplicó en Uruguay. Para hablar de eso viajó a Buenos Aires un día, para hablar con su colega Fernando de la Rúa. Un viaje que quedó en su recuerdo por una anédcota muy curiosa. 

Una tremenda tormenta se abatió ese día en el Río de la Plata, y a Batlle le fue imposible retornar en el helicóptero en el que había viajado. El Senado lo había autorizado a salir del país por 48 horas y no podía volver. Si no cumplía, el motivo de la misión trascendería.  A la carrera, decidió emprender el viaje en auto. Terminó ingresando por el puente de Fray Bentos, al filo del plazo constitucional. 

Raúl explica la salida en la excelente relación que su padre siempre tuvo con gente vinculada a la Reserva Federal de Estados Unidos, con los que conversaba permanentemente. Algo colaboró que en ese país creyeran en el plan diseñado por Uruguay, "con Atchugarry a la cabeza". Eso fue, dijo, que permitió que Washington otorgara un préstamos puente, obligando así al Fondo a Responder.

La acción de George W. Bush derivó en un episodio en el que Beatriz tuvo una participación central. Un día, el presidente llegó a su casa con un pedido muy particular: traducirle al inglés una carta de agradecimiento que pensaba enviarle a su colega estadounidense. El contenido, que Beatriz dice no recordar, sería algo que debía quedar entre los dos. "No quiero que nadie más que vos vea esta carta", le dijo su padre. "Quiero que esto solo tú lo veas". Beatriz cuenta que sugirió algunas correcciones - casi ninguna aceptada - tradujo lo que había escrito su padre y la carta fue enviada, acompañada por un obsequio: un juego de boleadoras típicas. 

En medio de una de las peores crisis que recuerda el país, los hermanos recuerdan la tranquilidad con la que, por ejemplo, todos los miembros de la familia pudieron ir por calle. "Como cualquier hijo de vecino" dice Raúl, que destaca que "el pueblo uruguayo fue el que nos sacó adelante". Ni ellos ni sus hijos tenían custodia. "Iban caminando al liceo, solos", señala. Incluso el presidente que, más allá de algún episodio puntual, se movía sin problemas. Ni aún cuando "El Fondo Monetario Internacional, con Aninat a la cabeza, poco menos que vino a decretar él miso el default". 

"Venía a casa y tocaba timbre. Mirabas y estaba en la puerta, solo. La gente pasaba y lo miraba", Pese a alguna vez le recomendaron que se cuidara, Raúl recuerda que su padre recogía el legado de su antecesor, Lorenzo Batlle, que también tuvo que enfrentar otra crisis como presidente. "Estamos para esto, también para que la gente nos diga de todo", decía. 

Una actitud que, dice Raúl, llevaba a su padre a escaparse de la custodia y pedirle a un amigo que lo llevara en su auto a recorrer Montevideo, en plena crisis, solos, para ver cómo estaba todo. 

Beatriz apunta sí que mucha gente se les acercaba, para contarles la díficil situación por la que atravesaban, que la estaban pasando mal,. "Pero siempre apoyando. Nunca con agresiones, jamás". 

"Mi padre era una persona a la que nunca le quedaron odios ni rencores", dice Raúl sobre cómo Batlle reflexionaba años después sobre esos momentos. "No era de mirar para atrás". Tan es así, afirma, que la muerte lo encontró en 2016 plena campaña política, recorriendo el país. 

Algunos días antes del 1 de marzo de 2000, fue Beatriz la que le había enviado una carta al presidente a punto de asumir.  "Le dije que confiaba en él, que sabía de su rectitud y que iba a hacer todo lo mejor que pudiera". A la distancia, dice, fue evidente que esa presidencia no salió como su padre siempre imaginó que podía ser. "Sin duda que no". A 20 años de la crisis que marcó ese gobierno, Beatriz ratificó la confianza que le tenía a su padre. "Sé que hizo todo lo mejor que pudo". 

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...