Tecnología > Proyecto

El espantapájaros solar

Un grupo del Liceo Francisco de Paysandú llegó a la final del programa Soluciones para el Futuro con un innovador proyecto para ahuyentar pájaros

Tiempo de lectura: -'

11 de diciembre de 2018 a las 05:00

Hay que olvidarse del maniquí vestido con ropa vieja, del palo en forma de cruz con harapos metido entre las plantaciones para alejar a las aves, culpables de disminuir y de echar a perder cosechas. Hay que imaginarse algo más moderno y tecnológico: en un dispositivo robótico confeccionado a partir de un kit de Lego e impulsado por energía solar. 

Esta idea surgió de un proyecto de chicos de tercer año del Liceo Francisco de Paysandú. La creación –luego de pasar por diversos eventos, como los Clubes de Ciencia y el Sandueduca– participó con casi 200 iniciativas de todo el país en el programa Soluciones para el Futuro. Allí compitió con proyectos vinculados a residuos electrónicos, biogás, robots, juegos inclusivos y transporte; alcanzó la final junto a otros cuatro equipos de educación media. 


El objetivo de esta consigna, organizada por Socialab Uruguay en alianza con Samsung, apuntaba a plantear una solución a alguna problemática de la comunidad a través de la tecnología. Milagros Pestaña, Melissa Nieto, Jennifer Ramírez, Liza Medina y Valentín Etcharte, los muchachos del Liceo Francisco, llegaron a la idea de hacer un robot espantapájaros a partir de los problemas propios que padecían con los pájaros en la huerta de esta institución ubicada camino al puente internacional Paysandú-Colón y al lado del barrio Nuevo Paysandú. 

“La idea no fue de esta generación, sino que viene del tercero del curso pasado; yo estaba con ellos para poder continuar este año”, aclaró Milagros Pestaña para asentar que llevaban un buen tiempo trabajando sobre el espantapájaros. 

“Como un espantapájaros normal no ahuyenta a los pájaros de una forma muy efectiva, entonces se nos ocurrió darle movimiento y, para ello, obtuvimos un kit Lego para poder armar algo”, continuó Pestaña. Como funciona a partir de energía solar (por intermedio de una batería), también contribuye al cuidado del ambiente. 

En un principio, el robot tenía una forma similar al de la animación Wall-E, con ruedas y con la prioridad de moverse a través de la huerta, con un seguidor de línea para que recorriera el trayecto programado. Sin embargo, el proyecto evolucionó y se transformó en un dispositivo fijo, con dos “brazos”, un sistema que moviliza una bandera y que emite un sonido para ahuyentar a las aves. 

El robot transmite vía Bluetooth el sonido a parlantes para así expandir la capacidad sonora del espantapájaros y que pueda tener más efecto y abarque más extensión. El sonido es del mismo pájaro que se quiere alejar: o sea, si quiere desalentar a una paloma, hará el sonido de esta ave. 

Interés científico

Nicolás Laviano, uno de los profesores referentes de este grupo de alumnos del Liceo Francisco, comentó que buscaron un proyecto que les permitiera salir del aula, mostrarse y participar fuera de la institución, sin esperar a que les cuenten lo que hay más allá de las paredes del liceo. 



“Esto surgió de ellos. A partir de la versión pasada empezaron a trabajar en un robot espantapájaros que nos permitió visitar muchos lugares, y en el que hay toda una investigación al completo, con millones de instancias en el medio”, aseveró el docente de informática y física. 

Dejó claro que se trata de un plan educativo, sin fines comerciales, pero reconoce que están abiertos a alguna propuesta que puedan plantearse en ese sentido. Reveló que el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) se ha mostrado interesado por el robot espantapájaros y no descartan patentar la idea. 

En la final del concurso Soluciones para el Futuro de Socialab Uruguay –en el primer bootcamp (campamento de entrenamiento) del país–, los representantes del Liceo Francisco compitieron con chicos de más edad, de quinto y sexto de secundaria. Además de ellos, llegaron a esa instancia el liceo Dámaso Antonio Larrañaga de Montevideo –ganador con el proyecto “Biogás: sustentabilidad y agrotecnología”–; el  Instituto Tecnológico Superior Paysandú, con la iniciativa “Mi transporte”; el liceo de Carmelo (“Chatarra electrónica en la ciudad de Carmelo”); y el programa Emprender de Fundación Telefónica (“Inclusión desde el juego”).

Durante los tres días que duró la final, los jóvenes participaron en diferentes talleres y, en el cierre, cada equipo presentó su idea en formato pitch (presentación) frente a un jurado. “En Montevideo tuvimos algunos problemas técnicos, por la presión y los nervios para que no saliera nada mal. Igual disfrutamos de la experiencia; ya estar entre los cinco mejores de Uruguay era un logro para nosotros”, concluyó Milagros Pestaña

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...