Mundo > Alianza

El flamante aliado de Trump está en Italia: populista, de derecha y antiinmigración

El presidente de Estados Unidos recibió a Giuseppe Conte, primer ministro italiano y nuevo aliado en la Unión Europea

Tiempo de lectura: -'

31 de julio de 2018 a las 05:00

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump encontró un nuevo aliado en el continente europeo. Se trata del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, un populista de derecha como él. En medio de las tensiones con los socios de la Unión Europea (UE), el mandatario estadounidense dejó claro que considera el nuevo gobierno en Roma como su principal aliado al otro lado del Atlántico.

Ambos mandatarios mostraron un frente unido en todos los temas, desde Rusia hasta inmigración. Además los dos establecieron políticas migratorias muy duras. En Estados Unidos la promesa de construcción del muro en la frontera con México y en Italia el cierre de los puertos para evitar la entrada de inmigrantes al país y el rechazo de varios barcos de refugiados rescatados en el mar.

Trump aplaudió la "postura muy firme" de Italia sobre la inmigración y alentó a otros países europeos a seguir su ejemplo. "Estoy muy de acuerdo con lo que usted está haciendo con respecto a la migración y la inmigración ilegal, e incluso a la inmigración legal", dijo. Trump es uno de los presidentes que ha sido más duro en cuanto a los inmigrantes, a tal punto de aplicar una política fronteriza de "tolerancia cero" entre los meses de mayo y junio de este año. Esto provocó que cientos de menores fueran separados de sus padres migrantes indocumentados.

El Ejecutivo italiano ha lanzado una política de férreo control migratorio, impulsada por su controvertido ministro de Interior y líder de la ultraderechista Liga Norte, Matteo Salvini, que ha provocado disputas en el seno del bloque comunitario. Conte busca reformar una norma de la Unión Europea (UE) según la cual el país que un migrante pisa primero debe gestionar su solicitud de asilo. Para el nuevo gobierno de Italia esto es injusto para los países del Mediterráneo, y por eso aumentó la presión sobre otros miembros de la UE para compartir la responsabilidad de los refugiados que llegan. La política de Conte sobre las fronteras implicó el cierre de los puertos de Italia a los inmigrantes y el rechazo de varios barcos con refugiados rescatados en el mar, amenazando el futuro de esas operaciones de ayuda.

Lea también: Trump dispuesto a reunirse con líderes de Irán "cuando ellos quieran"

Trump recibió a Conte de brazos abiertos en la Casa Blanca en donde intercambiaron sonrisas y elogios. "Nos llevamos muy bien desde el principio", dijo el mandatario republicano. El mandatario italiano aprovechó la cita para impulsar su perfil y el de su país, que desde hace años vive a la sombra de países europeos más grandes. Agregó que la "invitación especial" de Trump fue un gran honor y que Roma quiere convertirse en un "interlocutor privilegiado" de Washington.

"Aplaudo al primer ministro por su liderazgo audaz, verdaderamente audaz, y espero que más sigan este ejemplo, incluidos los líderes en Europa", dijo Trump. Conte consideró "fructíferas" esas conversaciones, insistió en la necesidad de un diálogo con Rusia, expresó su "envidia" por la economía estadounidense bajo Trump y alabó a su anfitrión como un "gran negociador".

Trump aprovechó la visita de Conte para insistir en que el Congreso de EEUU apruebe los fondos exigidos para construir el muro en la frontera con México, al subrayar una vez más que "un país sin fronteras no es un país". "Desde luego que estaría dispuesto a considerar un cierre (del gobierno federal) si no logramos una seguridad fronteriza apropiada", apuntó

Hasta hora el Congreso ha dado luz verde a US$ 1.600 millones para el muro fronterizo, uno de los proyectos estrella de Trump durante su campaña, muy lejos de los US$ 25.000 millones que pidió. El próximo 30 de setiembre se cumple el plazo para que el Congreso acuerde un nuevo presupuesto, y Trump advirtió de que no tiene problema en dejar que se produzca un cese de la Administración, si los legisladores no ofrecen una propuesta que incluya una partida para reforzar la seguridad fronteriza y reformar el sistema migratorio.

Sobre Rusia, tanto Trump como Conte están a favor de mejorar las relaciones, pero el lunes el mandatario estadounidense tenía un ojo puesto en la opinión interna cuando insistió en que las sanciones "permanecerán como están" por el momento. Hubo otro signo de tensión cuando Trump se quejó del déficit comercial de Estados Unidos con Italia, antes de agregar rápidamente: "Vamos a solucionarlo". Según Nick Ottens, del centro de análisis Atlantic Council, Trump "puede no encontrar al aliado que espera" en Conte.

Ambos líderes también restaron importancia a las diferencias sobre Irán, donde las sanciones estadounidenses han perjudicado las relaciones comerciales ítalo-iraníes. Trump dijo que estaba dispuesto a reunirse con los líderes iraníes sin condiciones previas, pero no dijo lo que Teherán tendría que hacer para que se levantaran las sanciones.

Por otro lado, Trump sorprendió este lunes en sus declaraciones con su inesperada disposición a reunirse con el presidente iraní, Hasan Rohaní, "sin condiciones previas" tras el incremento de las tensión bilateral en las últimas semanas."Ciertamente me reuniría con Irán si quisieran reunirse. No sé si están listos todavía, ahora están teniendo dificultades", dijo Trump, quien sostuvo a comienzos de junio una histórica cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, en Singapur, otro de los tradicionales adversarios de Washington.

Esta mano tendida contrasta con el tono subido de las recientes amenazas mutuas a medida que se acerca la fecha de la entrada en vigor de las sanciones estadounidenses contra Teherán, que se prevén para principios de agosto."Nunca más vuelva a amenazar a los Estados Unidos o sufrirá consecuencias que pocos han sufrido en la historia antes", escribió todo en letras mayúsculas Trump en su cuenta de Twitter hace unos días a su homólogo iraní. Rohaní, por su lado, avisó a EEUU de que empezar un conflicto con Irán supondría "la madre de todas las guerras".


Comentarios