Polideportivo > ATLETISMO

El mundo lloró por Bolt

El jamaiquino se retiró con 11 mundiales y ocho oros olímpicos

Usain Bolt

Tiempo de lectura: -'

14 de agosto de 2017 a las 05:00

El jamaiquino Usain Bolt, 11 veces campeón mundial y ocho veces oro olímpico, desapareció el sábado por el túnel del estadio olímpico de Londres, camino de la leyenda, después de vivir una apoteósica vuelta de honor, al protagonizar una dolorosa despedida, lesionado en plena final de relevos 4x100 metros, su última carrera.

El velocista fue homenajeado en plena pista, junto a la línea de llegada, por el alcalde de Londres y el presidente de la IAAF, que le entregaron un enorme cuadro con la flecha que tantas veces ha escenificado el "Relámpago" tras sus victorias.

A continuación emprendió su última vuelta de honor, seguido por una nube de fotógrafos, saludando al público, posando con un niño para un selfi, devolviendo el aplauso a los aficionados.
Los 60.000 espectadores que abarrotaban el estadio rindieron tributo de admiración, puestos en pie, al atleta más grande del siglo y probablemente de la historia.

Era una forma de reparar la injusticia de su despedida por la puerta de atrás.
Bolt había clausurado su gloriosa carrera deportiva rodando por la pista, víctima de un tirón en el isquio izquierdo en plena recta final cuando había recogido el testigo en tercer lugar y encaraba la meta en el horizonte.

Apenas había recorrido 40 metros cuando se frenó, dando unos pasos trastabillados hasta caer al suelo con vivos gestos de dolor. Sobre la pista, cubriéndose el rostro con las dos manos, permaneció unos minutos antes de incorporarse para entrar caminando en la meta, escoltado por sus compañeros de equipo.

Un triste final para la gran estrella del atletismo mundial que dejó en un segundo plano la victoria de Gran Bretaña, que con un crono de 37.47 batió al favorito, Estados Unidos (37.52) y a Japón (38.04).
Pendientes de la desgracia de Bolt, miles de espectadores, y algunos atletas como Mo Farah, no se percataron del triunfo británico hasta después, cuando los velocistas británicos comenzaron a festejar el triunfo con grandes aspavientos.

Bolt cruzó por última vez la línea de meta con música de Bob Marley de fondo, posó por última vez con su famoso gesto sagital y desapareció por el túnel para entrar en la leyenda. Fue el momento más emotivo de los campeonatos, que eclipsó a los campeones de las once finales del día.
El rey de los deportes, sumido en una crisis desde hace lustros y con la imagen destrozada por el dopaje y la corrupción, se queda huérfano con la retirada del hombre sobre cuyas espaldas ha gravitado el crédito del atletismo desde hace diez años, Usain Bolt.

Se fue el más grande. Cuando más recia es la dictadura mediática del fútbol, Bolt ha ilustrado miles de portadas en medios de comunicación de todo el mundo con poses espectaculares y números coreográficos. (EFE)
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...