Mundo > China "cambió curso de la epidemia"

El mundo "no está preparado" para hacer frente al coronavirus, afirmó experto de OMS

Investigadores británicos indicaron que "dos terceras partes" de los casos de contagio que salieron de China no han sido detectados

Tiempo de lectura: -'

25 de febrero de 2020 a las 14:48

El mundo "simplemente no está preparado" para hacer frente a la epidemia del coronavirus, declaró el martes el experto que dirige la misión de expertos conjunta OMS/China, e instó a los países a aprender de la experiencia de China.

"Tienes que estar preparado para gestionar esto a mayor escala y tiene que hacerse rápidamente", dijo a la prensa Bruce Aylward, insistiendo en que cualquier país "tiene que estar preparado como si lo fuera a afectar mañana".

"No estamos preparados como deberíamos estarlo", tanto desde el punto de vista psicológico como material, sostuvo.

Esta misión de la OMS visitó varias ciudades y provincias chinas, entre ellas Wuhan, el epicentro de la epidemia COVID-19, para estudiar su evolución y sus efectos.

"La evaluación unánime es que (los chinos) han cambiado el curso de esta epidemia... Es impactante", dijo Bruce Aylward, un veterano de la lucha contra la epidemia de Ébola.

"Si tuviera el COVID-19, querría ser atendido en China", agregó a modo de resumen, destacando los esfuerzos realizados por este país para equipar a hospitales y construir nuevos.

"China sabe cómo mantener con vida a la gente que han contraído el coronavirus", señaló al tiempo que instó a la comunidad internacional a prepararse mejor.

Iniciada en China a finales de diciembre, la epidemia del coronavirus alcanzó su punto culminante entre los días 23 de enero y 2 de febrero y después de esta fecha, el contagio de nuevos casos ha ido disminuyendo, según la OMS. 

Actualmente, el virus ha contaminado a unas 77.000 personas de las que 2.600 han muerto.

Además de China, una treintena de países han registrado unos 2.500 casos y decenas de muertos.

Aylward se mostró preocupado por la aparición de la epidemia en otros países, y dijo que los casos se multiplican "exponencialmente".

¿Insuficiente detección?

La multiplicación de casos de infección del nuevo coronavirus fuera de China plantea interrogantes sobre los sistemas de vigilancia implementados para evitar una propagación de la epidemia en todo el mundo.

Investigadores del Imperial College de Londres consideraron el viernes pasado que "unas dos terceras partes de los casos de COVID-19 que salieron de China, no han sido detectados a nivel mundial (...)".

En otra investigación divulgada el lunes, un equipo anglo-estadounidense estimó que "más de la mitad de las personas infectadas no han sido detectadas".

"Una de las dificultades que plantea este virus, es que hay todo un espectro de manifestaciones clínicas" con formas ligeras y escasos síntomas, explica a la AFP Daniel Lévy-Bruhl, de la agencia sanitaria francesa Santé publique France.

Otra categoría, aún menos detectable, es la de los contaminados que no tienen ningún síntoma, aunque según los científicos su peso en la propagación de la enfermedad es limitado.

"Las investigaciones confirman que en la inmensa mayoría de los casos, son personas sintomáticas las que transmiten" la enfermedad, según el doctor Lévy-Bruhl.

¿Cuanta cuarentena?

El período de incubación, que separa la infección de la aparición de los síntomas, es estimado según los estudios entre dos y 10 días. Ello condujo a fijar en 14 días el período de cuarentena para los casos sospechosos.

Sin embargo, basándose en ciertos casos, expertos chinos han considerado que el tiempo de incubación podría extenderse hasta 24 o incluso 27 días.

Sin embargo esta hipótesis suscita escepticismo entre los científicos.

"Los datos más recientes van más bien en el sentido contrario, es decir hacia una disminución del período de incubación" dice Lévy-Bruhl. Según él, "hay muy pocas posibilidades de que la duración de incubación vaya más allá" de los 14 días.

Consecuencias si la enfermedad se extiende 

La estrategia de contención de la epidemia que ha implementado la comunidad internacional es cada vez más difícil a medida que aumenta el número de países afectados.

Si esa contención no puede realizarse, las autoridades sanitarias deberán revisar a la baja sus ambiciones: en lugar de frenar la epidemia, cada país deberá atenuar sus efectos.

En los países desarrollados, esta política afecta a los sistemas de salud.

"El 85% de las personas infectadas no desarrollan una forma grave de la enfermedad, sino formas menores" destaca el profesor Yazdan Yazdanpanah, experto francés de la OMS. Y precisa que "las formas graves lo son más que una gripe".

Si los casos se multiplican será pues necesario "hospitalizar a la gente que desarrolla formas graves" de la enfermedad, aunque sin olvidar "a los demás" en términos de atención en hospitales.

Pero estos problemas se multiplican por diez en los países pobres donde los sistemas de salud son deficientes.

En fin, la paradoja del COVID-19 es que es mucho menos cruento que una enfermedad como el Ebola, pero también es más difícil de contener puesto que los casos son más difícilmente detectables.

Fuente. AFP

 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...