Nacional > JUSTICIA

El paso a paso de la fuga de Morabito: de Cárcel Central a Minas ida y vuelta

Distintas cámaras de seguridad de Montevideo, de las rutas y de Minas permitieron reconstruir cada paso que dio ayudado por el ciudadano ruso que fue imputado por encubrimiento

Tiempo de lectura: -'

13 de julio de 2019 a las 16:11

Tras abandonar Cárcel Central, el mafioso italiano Rocco Morabito junto a los otros dos presos que luego fueron recapturados, tomó un taxi hacia la pizzería de Punta Carretas, donde los esperaba el ciudadano ruso que fue imputado este jueves por encubrimiento. Allí bebieron café y whisky y luego viajaron en un auto conducido por el ruso hasta Minas, Lavalleja, por la ruta Interbalnearia, según el relato realizado por el fiscal especializado en Delitos Económicos, Ricardo Lackner, que publicó el diario El País tras acceder a los audios de la audiencia que fue reservada.

El Observador confirmó con fuentes del caso que el relato fue el que la Fiscalía hizo en la audiencia en la que la jueza Blanca Rieiro le imputó al ciudadano ruso el delito de encubrimiento y prisión por 90 días a la espera del juicio oral.

El fiscal presentó como pruebas las imágenes tomadas por varias cámaras de Montevideo, de los peajes, rutas y de la ciudad de Minas, y testimonios, entre ellos el de los fugados que fueron recaputarados, Matías Sebastián Acosta González, que espera su extradición a Brasil, y Bruno Ezequiel Díaz, que aguarda ser extraditado a Argentina por un delito de homicidio.

Lackner apuntó también a que el ciudadano ruso había visitado a Morabito en Cárcel Central "y ello no quedó registrado como corresponde en el sistema”.

La fuga de la cárcel

Lackner confirmó que la fuga ocurrió en la noche del domingo 23 de junio. Según relató el fiscal, para pasar al edificio vecino y fugarse de la cárcel los presos extrajeron la ventana de una celda y cortaron un tejido de alambre que cubre la parte posterior del tubo de ventilación. El fiscal señaló que las investigaciones de la Dirección General de Crimen Organizado e Interpol, la Policía de Lavalleja y Policía Científica probaron la participación de varias personas en la huida.

El fiscal relató que a las 23:16 las cámaras ubicadas en San José y Aquiles Lanza muestran a los tres fugados saliendo por la puerta del edificio vecino a la Jefatura, por la calle San José. Se los ve corriendo por Aquiles Lanza hacia Soriano. Luego suben por Ejido hasta 18 de Julio donde toman un taxi hacia la pizzería de Punta Carretas.

Paseo a Minas

A las 00:14 del lunes 24 se suben a un auto Fiat modelo Mobi conducido por el empresario ruso. Desde allí toman la rambla y luego la Ruta Interbalnearia, donde es captado por cámaras del Ministerio del Interior, como había informado El Observador. Morabito viajaba de acompañante.

A la 01:20 pasan por el peaje de Solís, y se ve que el asiento del acompañante está reclinado hacia atrás. “Morabito procuraba ocultarse de las cámaras reclinando su asiento y simulando que dormía”, dijo el fiscal Lackner.

Unos 30 minutos después pasan por el peaje Capilla de Cella, en la ruta 9. El asiento del acompañante del conductor también estaba reclinado hacia atrás, contó el fiscal.

A las 3:00 de la madrugada las cámaras de la Jefatura de Lavalleja y de otras oficinas de la zona captan el Fiat Mobi circulando por varias calles de Minas. Acosta y Díaz deciden quedarse allí, donde fueron recapturados. El ciudadano ruso y Morabito regresan minutos más tarde a Montevideo por la ruta 8.

El auto vuelve a ser captado por cámaras instaladas en Pando, donde el ciudadano ruso baja para ir al baño. Poco después, el Fiat es registrado por varias cámaras instaladas en la avenida 8 de Octubre y 20 de Febrero. 

A la hora 4:00 se los ve transitar por 8 de Octubre y Avelino Miranda y desde allí volver a la pizzería de Punta Carretas. A las 4:52 el ruso baja del auto, entra al local y tres minutos después regresa al auto, “donde lo esperaba Morabito”, dijo Lackner. Ambos bajan y Morabito duerme en el garaje.

Indagan bienes

El fiscal dijo en la audiencia que falta analizar los siete celulares incautados al ciudadano ruso e informó que lo indagará por la "gran cantidad de bienes” que tiene a su nombre. El hombre en un español con acento eslavo dijo: “Son teléfonos viejos, como mi vida”, según consignó El País. Tiene 59 años y es ingeniero en construcción.

La jueza Rieiro hizo lugar al pedido de la abogada defensora de oficio Paola Vitale, y ordenó que sea recluido en Cárcel Central con medidas de seguridad.

Según dijo Vitale en la audiencia, el empresario ruso declaró que ayudó a los fugados porque fue obligado por la fuerza. Lackner consideró que esa versión no es creíble ni se ve reflejada en las pruebas. “El lenguaje corporal (del ciudadano ruso) percibido en las filmaciones no se corresponden con el de una persona que obra bajo coacción”, dijo. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...