Cargando...
La madera es la "bandera" del Ministerio de Vivienda para la construcción de viviendas en esta administración

Economía y Empresas > SISTEMAS ALTERNATIVOS

Madera, plástico y hasta barro: el plan "revolucionario" de Vivienda para "abaratar" costos de la construcción

La ministra Irene Moreira anunció que se facilitará el acceso a los permisos para los sistemas alternativos y tendrán un máximo de 90 días para ser aprobados 

Tiempo de lectura: -'

09 de febrero de 2021 a las 05:03

El gobierno dio un paso más para concretar una idea con la que insiste desde el comienzo de la administración: la baja del precio del metro cuadrado de viviendas a partir de sistemas de construcción alternativos (o no tradicionales, como su nombre técnico indica). Y para estimular el uso de estos materiales –mayormente, la madera– el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MVOT) facilitará el certificado que requieren las empresas para construir, una herramienta que la ministra Irene Moreira definió como "revolucionaria". 

Los sistemas de construcción no tradicionales requieren de una capacitación y uso de tecnologías que no se utilizan en las construcciones habituales y las alternativas de materiales son "muchísimas", dijo Moreira en el anuncio de este lunes y mencionó a la madera como la "bandera" de la cartera para las obras. Pero también los plásticos, las resinas, hormigones celulares y los ladrillos ecológicos son opciones. ¿Y el barro? Es otra de los posibles métodos alternativos de construcción de viviendas, que en la cartera "no descartan" pese a que no ha habido ninguna propuesta para este sistema. 

El asesor del MVOT, Jorge Ceretta, el director de Vivienda, Jorge Perini, la ministra Irene Moreira y el presidente de Agencia Nacional de Vivienda, Klaus Mill

"La madera cumple con una serie de requisitos y de bondades" que son "importantes", resaltó Moreira. Dentro de los tipos de maderas, los bloques de madera encastradas, que ya se utilizan en Maldonado, son una opción, y otra es la madera laminada cruzada

La apuesta es lograr que el precio del metro cuadrado de las viviendas alcance un "máximo" US$ 1.000. "Tenemos consciencia de que hay sistemas alternativos que incluso bajan ese valor", destacó Moreira. Sin embargo, actualmente el metro cuadrado de las casas que se construyen a través del plan de Vivienda Promovida –que estimula la inversión privada– tienen un costo de entre US$ 2.200 y US$ 2.400

Cada empresa que pretende construir con el MVOT deben tener un documento de aptitud técnica (DAT), y el trámite para adquirirlo puede tardar hasta ocho años, según Moreira. Para reducir el lapso de tiempo, se permitirá que los sistemas no tradicionales de construcción que fueron aprobados en el exterior, estén habilitados en Uruguay siempre que construyan "un mayor número de viviendas" a un menor precio del metro cuadrado, "sin perder la calidad". 

Las viviendas se sumarán a la bolsa de opciones que existen tanto en la Dirección Nacional de Vivienda como en la Agencia Nacional de Vivienda (ANV). 

Las habilitaciones 

En el ministerio aprueban la normativa europea, americana, chilena, argentina y brasileña y, de esta forma, los sistemas no tradicionales de construcción podrán ser registrados en el Certificado de Incorporación de Registro (CIR). Si no hay observaciones, el proceso para obtener la habilitación no superará los 90 días.

En Uruguay hay empresas que están trabajando con sistemas creados en Uruguay, que si cuentan con más de dos años de experiencia en el ámbito privado y cumplen con la normativa, pueden registrarse también para trabajar con el MVOT. "Estamos dando trabajo para uruguayos también, para pequeñas empresas. Estamos muy felices en haber podido lograr esta herramienta que considero que realmente va a ser revolucionaria en la construcción", destacó la ministra. 

Las habilitaciones que otorgará el MVOT son de dos tipos de certificados: el CIR 100 –para las empresas con menos experiencia–, que habilitará la construcción de 100 vivienda por dos años, y el CIR 300, que permite construir 300 viviendas durante cuatro años. 

La ministra de Vivienda, Irene Moreira, anunció la flexibilización para los certificados de sistemas alternativos de construcción

Moreira insistió con que las viviendas que se construirán en este sistema son "viviendas dignas" y el presidente de la ANV, Klaus Mill –el arquitecto que ofició de técnico del nuevo plan–, aseguró que "la calidad de las construcciones no van a ser menguadas" sino serán "potenciadas". 

"Queremos abaratar el costo del metro cuadrado sin perder la calidad de la vivienda, queremos entregar viviendas dignas a los uruguayos", destacó Moreira. El déficit habitacional del país está entre 60 mil y 70 mil viviendas. 

En la cartera han recibido "el interés de muchísimas empresas" que trabajan en Uruguay con sistemas tradicionales. Algunas de estas firmas, incluso, tienen la intención de "enseñar cómo trabajar" con los nuevos sistemas, apuntó el jerarca. 

El ingreso al fideicomiso 

Con la ley de Presupuesto se aprobó el plan para hacer un fideicomiso para la construcción de viviendas, que Moreira definió como "otro bebé del ministerio". Los sistemas alternativos pueden ser parte de este fideicomiso y son "una posibilidad", aunque no la única. 

El MVOT recibió "muchas propuestas" para participar del fideicomiso, pero la mayoría incluyen sistemas tradicionales de construcción. El asesor contable de la cartera, Jorge Ceretta, aseguró será una "herramienta más" para los emprendedores. Los sistema alternativos "van a ser muy importantes para lograr los costos que el fideicomiso va a exigir para la aprobación de proyectos".  

El fideicomiso permitirá obtener fondos "apalancados" por la actividad privada, dijo el asesor. Los precios del mercado de vivienda actual son más elevados con respecto a los que el fideicomiso exigirá para aprobar proyectos. 

Además de las facilidades de acceso a estos certificados, la cartera apuesta a un trabajo en conjunto al Banco de Previsión Social (BPS), que "se ha mostrado muy receptivo". El MVOT y el instituto de seguridad social planean un "ajuste" en "las leyes sociales" y los "aportes" para que "contemplen los ahorros que puedan generar esos sistemas constructivos no tradicionales" dijo Ceretta.

Moreira insistió con un mensaje que quiere dejar "claro": "Tenemos que construir viviendas. Hay muchas personas que la están pasando mal, que tienen necesidad de construir y nosotros tenemos que darle las mayores posibilidades y sobre todo la rapidez que necesitan. La vivienda la necesitamos ahora".

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...