Economía y Empresas > EMPRENDEDORES

El camión cool de flores que se convirtió en una segunda oportunidad

Tras una enfermedad y ser despedida, Soraya Peyre decidió cambiar su estilo de vida y emprender con  Flower Power

Tiempo de lectura: -'

10 de octubre de 2018 a las 05:01

Por Natalia Correa
Especial para El Observador
 
Un día de marzo de este año Soraya Peyre se despertó con la idea de lanzar un emprendimiento de flores. Días atrás, antes de someterse a una cirugía, había recorrido todo el barrio de Barra de Carrasco sin poder encontrar un ramo que la acompañara en ese momento. Fue allí que detectó una necesidad que podía ser cubierta con su proyecto.
 
“Elaboré un plan con las ventajas y desventajas e hice una prueba piloto en el complejo donde vivimos. Compré las flores y en cinco minutos le había vendido a todo al grupo de mujeres del barrio”, afirmó con entusiasmo. 
 
A Soraya le detectaron cáncer de mama en 2016, recibió varios tratamientos durante ese año y un tiempo después de regresar al trabajo la despidieron. En enero del 2018 tuvo una recaída y optó por hacer un cambio en su estilo de vida. “Me di cuenta de que tenía que enfocarme en lo que me gusta. Si tú le preguntas a mis hijas que es lo que le gusta a mamá, ellas te van a decir las flores. Y, sin embargo, algo que tuve siempre frente a mis ojos no lo vi hasta ahora”.  
 
Camión con flores
Desde el primer día supo que lo que quería era un flower truck, es decir, un camión con flores para poder hacer envíos, estacionar en diferentes esquinas y participar en ferias y eventos. Junto a su esposo Juan, su principal apoyo en el proyecto, comenzaron a buscar una furgoneta hasta que dieron con la indicada. Quien la ofrecía era un hombre oriundo de Rocha al igual que Soraya, que arregla vehículos antiguos. 
 
 
A él le compraron esta camioneta, a la que le cuesta recorrer grandes distancias y circular por caminos con muchos pozos, pero que decoraron con tanta dedicación y cariño que se llevó todas las miradas en su presentación en mayo, en el festival Degusto Montevideo en Plaza Arocena. “A partir de ese momento me empezaron a invitar a otras ferias y se comenzó a difundir el proyecto en el barrio”, expresó. 
 
“Me di cuenta de que lo que tenía que hacer era cambiar mi vida y enfocarme en lo que me gusta”
 
El delivery se concentra en los barrios Malvín, Punta Gorda, Carrasco, aeropuerto, e incluso algunos días llega hasta El Pinar. En general, Soraya solicita los pedidos con uno o dos días de anticipación para poder armar ramos personalizados para cada cliente y ocasión. Trabaja tanto con flores locales como importadas que compra a productores nacionales y viveros mayoristas. “A los más clásicos les gusta la combinación del blanco y el verde: los lirios, los crisantemos y mucho follaje. A los más jóvenes les gusta lo más colorido, las flores del momento, como las freesias y las astromelias”, afirmó.  

Amor y dedicación
Soraya Peyre define a Flower Power como un emprendimiento familiar, que le permite compartir tiempo con sus hijas y su esposo mientras trabaja en lo que le gusta.“Mis nenas de 3 y 5 años van al jardín de mañana y de tarde colaboran conmigo, nos divertimos juntas. Juan me apoya generalmente los fines de semana y  a veces salimos los cuatro a juntar follaje para los ramos. Estamos enfocados en disfrutarnos haciendo una tarea en conjunto”, comentó con alegría. 
 
Mientras ella es la contadora de su propio negocio, su esposo, al ser director publicitario, se encarga del concepto de marca y de la difusión. 
 
“Cuando uno pasa por situaciones límite, las prioridades cambian"
 
El nombre Flower Power hace alusión al término utilizado en la década de los 70 en Estados Unidos, cuyo significado era transformar la guerra en paz. 
“Se relaciona con mi proyecto en el hecho de haber convertido una situación difícil, como la que estoy viviendo, en una oportunidad”, aseguró.

Actualmente le dedica a su negocio unas cinco horas diarias. Los martes planifica la semana, hace notas y recorre empresas.
En julio, durante una pausa en su tratamiento, viajó a Buenos Aires para participar en dos talleres: uno de botánica y otro de ramos de novia.  
 

A futuro a Soraya le gustaría comprar otra camioneta para poder ampliar el recorrido; llegar a otras zonas de Montevideo e incluso al interior del país. 
“De todas formas, hoy me enfoco más que nada a vivir el día a día y disfrutarlo a pleno. Cuando uno pasa por situaciones límite, las prioridades cambian. Lo que más destaco de todo esto es el contacto con la gente; detrás de un flor siempre veo una sonrisa”, concluyó. 
 
El flower truck planea hacer temporada en Punta del Este
Flower Power se encuentra en una etapa de crecimiento; ha recibido muchas propuestas para casamientos, acciones en locales de ropa y empresas. El emprendimiento participó en varios eventos y ahora apunta a la temporada: un proyecto para el verano es instalarse con el flower truck en Punta del Este. El 10 y 11 de noviembre estarán nuevamente en Degusto Montevideo y van a participar de un evento de hockey en el colegio St Patrick’s. l 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.