21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,75
26 de octubre 2023 - 10:58hs

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, advirtió este jueves sobre una "clara relación entre actos de terrorismo y migración" al llegar a la sede de una cumbre de mandatarios de le Unión Europea, en Bruselas. También dijo esperar que "más y más gente en Bruselas vea que hay una clara relación entre actos de terrorismo y migración".

"Quienes apoyan la migración también apoyan el terrorismo. Nosotros nos oponemos al terrorismo, y por eso no apoyamos a la migración", expresó.

Orban es uno el más férreo opositor a una reforma de la política migratoria de la Unión Europea, ya que el bloque busca implementar un criterio de solidaridad de los países con aquellos de primera llegada de los migrantes.

Más noticias

Orban había anticipado su postura antinmigración el martes, en un acto de juramento de un nuevo grupo de guardias fronterizos en Hungría al afirmar que "la migración es el caballo de Troya del terrorismo". "La gente que viene a nosotros no quiere vivir según nuestra cultura y costumbres, sino según las suyas propias: según los estándares de vida europeos".

También afirmó en esa ocasión que el problema de la migración persistirá mientras no se aborden sus causas en los países de origen y no se reconozcan sus riesgos potenciales.

La presión migratoria -dijo- continuaría mientras millones de personas planean venir a Europa con la esperanza de una vida mejor.

Orban ordenó reforzar las vallas en la frontera sur de Hungría y los legisladores de su partido Fidesz y el de extrema derecha Jobbik aprobaron nuevas reglas que limitan aún más el derecho de asilo y otorgan a la policía más poder para enviar de regreso a Serbia a los migrantes de ese origen.

Durante el estado de emergencia debido a la migración, recientemente extendido hasta el 7 de septiembre, todos los solicitantes de asilo serán mantenidos en campamentos construidos con contenedores en la frontera con Serbia hasta que se tome una decisión final sobre sus solicitudes de asilo.

La decisión está en consonancia con la intención de Hungría de cerrar todos los demás centros de recepción de refugiados en todo el país, algunos de los cuales fueron cerrados el año pasado.

La policía también podrá devolver a la frontera serbia a cualquier migrante capturado en cualquier parte del país que no pueda demostrar su derecho legal a estar en Hungría. Desde el 5 de julio, sólo los inmigrantes que se encuentren dentro de un radio de 8 kilómetros de la frontera pueden ser enviados de regreso a Serbia.

La nueva legislación fue fuertemente criticada por los defensores de los derechos humanos, quienes dijeron que los derechos de los solicitantes de asilo a asistencia legal serían severamente limitados.

"Apenas hay 400 solicitantes de asilo en el país", afirma un comunicado emitido por siete grupos de derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional Hungría, el Comité Húngaro Helsinki y MigSzol, el Grupo de Solidaridad con Migrantes de Hungría. "La extensión del estado de emergencia sólo sirve para mantener la propaganda xenófoba y alarmista."

La agencia de las Naciones Unidas para los refugiados dijo que estaba "profundamente preocupada" por la detención de los solicitantes de asilo.

"Esta nueva ley viola las obligaciones de Hungría según las leyes internacionales y de la UE, y tendrá un terrible impacto físico y psicológico en mujeres, niños y hombres que ya han sufrido mucho", dijo ACNUR en un comunicado. "La detención de refugiados y solicitantes de asilo sólo puede justificarse por un número limitado de motivos y sólo cuando sea necesaria, razonable y proporcionada."

Hungría construyó vallas en la frontera entre Serbia y Croacia en 2015. Unos 400.000 inmigrantes pasaron por Hungría ese año antes de que se colocaran las vallas, la mayoría en camino a Alemania y otros destinos en Europa occidental. Está previsto que para mayo esté terminada una segunda valla de 150 kilómetros de largo en la frontera con Serbia, equipada con sensores de movimiento y calor y otras herramientas de vigilancia.

En Bruselas, Orban también defendió su estrategia de mantener funcionando los canales de diálogo con el gobierno de Rusia.

"Mantuvimos abiertas todas las líneas de comunicación con los rusos. De otra forma, no habría ninguna posibilidad para la paz", expresó el mandatario, que agregó "Rusia y Hungría tienen un vecino común, que es Ucrania. Es una estrategia. De forma que estamos orgullosos de ella. Nos gustaría mantener abiertos todos los canales de comunicación".

(Con información de agencias)

Temas:

migración internacional

Seguí leyendo

Te Puede Interesar