Espectáculos y Cultura > En Amazon Prime Video

El refugio: una película sobre las fisuras familiares que se vuelven grietas insalvables

El refugio, disponible en Amazon Prime Video y con las actuaciones de Jude Law y Carrie Coon, es un sólido drama familiar que habla de las fisuras y los peligros de la ambición desmedida

Carrie Coon y Jude Law protagonizan El refugio

Tiempo de lectura: -'

16 de mayo de 2021 a las 05:05

Hay cosas de la vida que es mejor aprenderlas en las películas. Por ejemplo, estas dos:

 •    que un matrimonio puede venirse abajo de maneras absolutamente increíbles de un día para el otro;
•    que la ambición desmedida y sin control es corrosiva. Destructiva. Letal.

Gracias a películas como Kramer vs Kramer o Una mujer descasada, si hablamos de lo primero, y Petróleo sangriento o El lobo de Wall Street, si hablamos de lo segundo, entendemos claramente los pormenores de ambas situaciones. El problema es que, a veces, ambas suelen estar atadas. Y la caída, ahí, es todavía más profunda. ¿E irreversible?

Algo de eso pasa en El refugio (The Nest, 2021), una película del director estadounidense Sean Durkin que Amazon Prime Video estrenó en su plataforma hace algunas semanas.

La película está dirigida por Sean Durkin

Fabricada a partir del molde probado del drama familiar y con una pareja de protagonistas integrada por Jude Law y Carrie Coon, El refugio es una propuesta, a priori, clásica: un hombre de negocios (Law) en la década de 1980 empieza a cosechar triunfos y billetes, y pronto se lleva a toda su familia a vivir en una enorme mansión en la campiña inglesa, muy cerca de su Londres natal. A su mujer (Coon) no le hace mucha gracia la mudanza, sobre todo por tener que dejar atrás Estados Unidos y a su familia, pero acompaña a su esposo casi sin chistar luego de que este le asegura que determinados inconvenientes económicos se solucionarán y que, en este nuevo hogar, su alicaída relación familiar florecerá.

Lo cierto es que la casa es impresionante: cientos de metros cuadrados, habitaciones con ventanales hasta el techo, portones hermosos, jardines que quitan el aliento. Pero en una especie de manifestación física del agujero negro en el que se empiezan a meter los personajes, el recinto que iba a ser un escape para todos, el refugio del título, se metamorfosea. Los rincones se vuelven amenazantes. Los niños no se quieren quedar solos. Los vínculos familiares empiezan a ceder ante la ambición ciega del padre de familia, que empieza a errar los tiros y confiar en las personas equivocadas.

Si bien la puesta en escena de Durkin —que con su trabajo anterior, Martha Marcy May Marlene (2011), se ganó el respeto del cine independiente estadounidense— le da a este drama sobrio y contenido un toque de suspenso atractivo, la principal responsable de que la película no se pierda en sus propias ambiciones es Carrie Coon. Vieja conocida de quienes hayan pasado por los mundos de las series Fargo y The Leftovers, en uno de sus primeros protagónicos en un largometraje, Coon demuestra su enorme madera como actriz.

Dueña de un rostro expresivo, capaz de controlar a su antojo escenas que en otras actrices menos dúctiles serían ridículas, Coon tiene varios momentos en El refugio que justifican la hora y 47 que dura. Por ejemplo, una cena en la que decide dejar de cumplir el rol de la esposa abnegada y se libera. Por ejemplo, una gran escena de baile con algunos tragos encima. Por ejemplo, su reacción ante el sacrificio de una mascota querida.

El refugio se puede ver en Amazon Prime Video

Law, por su parte, no sale tan bien parado como su compañera, pero se las arregla para esbozar a un chanta de ley que no logra escapar de ciertas consecuencias a la que su mentirosa vida lo somete. Es efectivo, rinde y produce, a veces, repulsión.

El refugio es una película extraña, y por momentos parece estar más preocupada por remarcar la atmósfera enrarecida en la que se mueven estos personajes que por construir la historia a partir de sus atribulados y efectivos protagonistas. Sin embargo, termina siendo un relato sólido sobre lo que sucede en el universo familiar cuando las pequeñas fisuras diarias se terminan convirtiendo en grietas insalvables por culpa de ese pequeño problemita de querer siempre más. Y más. Y más.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...