Cargando...

Espectáculos y Cultura > MAMMA MIA, HERE I GO AGAIN

El regreso de ABBA: el fenómeno pop envejece en reversa y construye el metaverso de la realidad

La banda sueca regresó este año con un disco nuevo y un espectáculo que pretende ser una “experiencia inmersiva” con sus clones de 1979

Tiempo de lectura: -'

30 de junio de 2022 a las 05:04

“Todavía tengo fe en ti / Me doy cuenta ahora / A pesar de todos estos años la fe sigue intacta”, canta ABBA en la balada I Still Have Faith In You, en el álbum que marca el regreso de la banda sueca después de cuatro décadas. Y la fe sigue intacta.

Después de 40 años sin actuar juntos,  Agnetha Fältskog (71), Anni-Frid Lyngstad (75), Björn Ulvaeus (76) y Benny Andersson (74) regresan, pero en realidad no están ahí. ABBA se transformó en una experiencia inmersiva que promete un viaje emocionante hasta el momento más alto de la banda ícono del europop con 20 canciones de lo mejor de su carrera, un disco nuevo y la apariencia de 1979.

En un nuevo show se muestran como los jóvenes artistas que fueron, parece que el tiempo no hubiera pasado y en algún punto parece una misa pagana al dios de la juventud. Los devotos de la piedra filosofal consiguieron ayuda en el metaverso. ¿En qué lugar queda la vejez?

“Es una experiencia increíble. Quería hacer algo emocional, como la música de ABBA, y el público es fenomenal, los veo llorar en los conciertos. Mi preocupación ahora es si tendré alguna vez una experiencia profesional tan buena como esta”, dijo a El País de Madrid el director de cine Baillie Walsh, que es quien tomó el desafío de crear ese lugar en el que el mundo real se entremezcla con la virtualidad y los límites parecen borrosos. Esa es la gracia: dejarse seducir por la ilusión.

Para lograrlo se acercaron a la compañía de efectos visuales Industrial Light & Magic, fundada por George Lucas –creador de Star Wars e Indiana Jones–  y propiedad de Disney, que hace así su primera incursión en la música. El proyecto se trabajó en secreto desde 2016 y para lograrlo la banda pasó cinco semanas actuando con trajes que registraron sus movimientos, 160 cámaras y 60 ingenieros que analizaron tanto sus cuerpos como sus expresiones faciales para generar en puntos de referencia que cientos de animadores tomaron como guía para darle vida a los Abba-tars que ahora bailan sobre el escenario cantando algunos de sus éxitos como SOS, Voulez-Vous y Lay All Your Love On Me. Y aunque los clones son generados de forma virtual cual jugador del Fifa, las voces son auténticas.

Además, implicó la construcción de una arena a medida de la banda para su regreso en el Queen Elizabeth Olympic Park de Londres con capacidad para tres mil personas: el ABBA Theatre. Un teatro modular que puede ser relocalizado.

“Literalmente filmamos a Abba, luego Wayne McGregor [coreógrafo residente del Royal Ballet] tomó todos sus movimientos y extendió esos movimientos a dobles más jóvenes, por lo que tienes el alma de Abba en estos cuerpos más jóvenes, y mezclamos todo junto, pero no en 3D. Me dieron este edificio donde haríamos un concierto en vivo que no son hologramas, al que la gente va a querer venir una y otra vez, con una pantalla plana. Ese fue mi mayor desafío: ¿cómo podemos hacer que esta experiencia sea inmersiva, una experiencia en vivo, esencialmente con una pantalla plana?”, le dijo Walsh a The Guardian. El director explicó que si un espectador se va del show pensando simplemente que vio un espectáculo visual habrán fallado. Lo que quieren es que la gente se emocione.

“Al principio, los movimientos parecen demasiado bruscos, las líneas demasiado obvias. Pero entonces, al igual que cuando viste por primera vez a los dinosaurios, inicialmente algo poco convincentes, en Jurassic Park, tus ojos se ajustan, la suspensión voluntaria de la incredulidad entra en acción, y comienzan a sentirse como músicos que viven y respiran, en lugar de el producto de 160 cámaras de captura de movimiento y mil millones de horas de computación de Industrial Light & Magic”, escribió Mark Sutherland en una reseña en la revista especializada Variety.
 
Mark Savage, corresponsal de BBC Music, reconoció que “era cínico acerca de la tecnología antes del espectáculo, pero el efecto es desconcertantemente realista”.

“Hay que verlo para creerlo”, escribió.

En Voyage, el cuarteto envejece en reversa en un efecto Benjamin Button eterno e incambiable. Vestidos con sus característicos atuendos de los 70' parecen incluso más atractivos que en el pasado, si es que es posible. También aparecen con trajes futuristas de base negra y luces de neón. El pasado, el presente y el futuro son allí un todo indivisible.

"Para la mayoría de la gente será sin duda raro, pero me he visto como una persona más joven casi todos los días, toda mi vida desde que nos separamos", sostuvo Bjorn en la entrevista con el medio británico. Para él el proceso de rejuvenecimiento no fue una sorpresa. "Cuando veo mi avatar en el escenario, es como una mezcla. Es como si tuviera una vida infundida en este tipo que se ve en la pantalla", afirmó.

El truco virtual logra una serie de experiencias en las que cada noche es idéntica a la anterior que ya están vendidas hasta fin de año. Algo que le da perpetuidad sin cansancio cinco veces por semana en pantallas de  65 millones de píxeles y 100% CGI. Lo que podría darles la posibilidad de hacer incontables shows al mismo tiempo en cualquier parte del mundo. Andersson calcula que durante la década en la que tocaron juntos hicieron unos 100 conciertos, una cifra que ahora podrían superar en apenas siete meses.

Ha habido otras experiencias donde la realidad y la virtualidad se encontraron en el escenario. En 2012, Tupac apareció en el escenario del Festival Coachella junto a Dr. Dre y Snoop Dogg después de 15 años de su muerte, Michael Jackson revivió en los premios Billboard de 2014 cantando Slave To The Rhythm y hasta el Indio Solari apareció mediante un holograma en 2020 junto a los Fundamentalistas del Aire Acondicionado en el estadio Malvinas Argentinas. Pero en todos los casos se trató de proyecciones holográficas. Japón incluso tiene a Hatsune Miku, una estrella de la música que no existe. Fue una creación de la empresa Crypton en 2007 y desde entonces mantiene sus 16 años y el cabello azul con el que fue telonera de Lady Gaga y colaboró ​​con Pharrell. 

La experiencia mixta esta vez es diferente. ABBA espera haberlo logrado y a juzgar por las reacciones si no lo hicieron llegaron muy cerca.

¿Estamos en el umbral de un futuro de conciertos virtuales, eternos e idénticos? ¿Qué cambios puede introducir en la industria de la música? ¿Entramos en un loop inacabable donde la realidad, la ficción, el pasado y el presente pasan a ser parte de la misma existencia? ¿Vamos a revivir a Los Beatles o a Gilda? ¿Qué tal multiplicar a, digamos, Harry Styles para hacerlo tocar al mismo tiempo en Londres, Sudáfrica, Corea y –por qué no– Uruguay?

Pero si juzgamos el regreso de ABBA solamente en esos términos, terminaríamos con un relato partido. Se trata de la apuesta de cuatro artistas septuagenarios que se ponen a la vanguardia tecnológica pero mantienen el ritmo que hace bailar a cualquiera en segundos.  

Mamma mía, here I go again

Björn y Benny se conocieron en 1966 pero no fue hasta el 29 de marzo de 1972 que los cuatro integrantes del proyecto coincidieron en un Estocolmo para grabar su primer sencillo: People Need Love.

En 1973 lanzaron su álbum debut, Ring Ring, pero no fue hasta el 6 de abril de 1974 que se convirtieron en un éxito internacional al ganar el Festival Eurovisión con Waterloo, la canción que se convirtió el en primer hit internacional de la banda. El primero de muchos, porque ABBA se convirtió en una máquina de éxitos pop con canciones como ¡Gimme! ¡Gimme! Gimme! (A Man after Midnight), Mamma mía, SOS., Dancing queen, The Winner Takes it All, y hay que parar de contar porque no se puede tararear todo al mismo tiempo. La fama de ABBA se disparó a niveles impensados, incluso llegando a poner a Suecia detrás de Estados Unidos y Gran Bretaña, los principales creadores en los charts y vendedores de discos.

La banda se mantuvo plena durante una década. Pero los cuatro no eran solamente colegas: Agnetha estaba casada con Bjorn y a su vez Benny también estaba casado con Frida. Cuando las parejas se divorciaron entre 1979 y 1981, las separaciones llevaron inevitablemente a la división de la banda.

La última aparición pública de ABBA fue en noviembre de 1982, en The Late, late Breakfast Show de BBC en una entrevista incómoda en la que negaron de plano los rumores de la separación de la banda, aunque apenas unos días después todo terminó. Hasta ahora.

“A principios de los 80, cuando dejamos de grabar, parecía que Abba había terminado por completo y no se hablaría más de eso”, dice Ulvaeus en la entrevista con el medio británico. “En realidad estaba muerto. No era cool que te gustara Abba”. En una época marcada por bandas como Led Zeppelin, Pink Floyd o los Rolling Stones, ABBA era casi un placer culpable.

Después de dos años en de pandemia, guerra e inestabilidad económica, social y política, el tono alegre del disco pop volvió como una receta para sanar el espíritu. 

Abba volvió al estudio y grabó 10 canciones nuevas para dar lugar a Voyage, el álbum con el que se suben al DeLorean y nos llevan con ellos a 1982. Porque Voyage suena a ABBA. Parece que nada más hubiera pasado en 40 años. Así lo reconocieron sus compositores en una entrevista con The Guardian. Según Ulvaeus, el disco fue escrito “absolutamente ciego a las tendencias”, ignorando a propósito los devenires del pop en cuatro décadas. “En cosas contemporáneas, no hay nada a lo que sentir que pueda aferrarme, nada que pueda emular”, sostuvo Andersson.

Ellos siempre fueron los de las letras, los compositores, los que plasmaron lo que ABBA quería decir. Lo siguen siendo, y también son quienes se encargan de hablar con la prensa sobre el retorno. Dicen que Fältskog y Lyngstad no necesitaron "mucha persuasión" para regresar, pero tuvieron que decirle a ambas que no necesitaban hablar con la prensa. Sería bueno saber qué es lo que ellas tienen para decir.

"Para escribir nuevas letras después de 40 años quería incorporar algo que de alguna forma sea el reflejo de la vida durante 40 años. Adquirimos un conocimiento y, espero, algo de sabiduría que es sobre lo que intento escribir”, dice Bjorn en un backstage de la conformación del disco. "Esto es lo que de verdad nos gusta hacer y tener la posibilidad de hacerlo a los 70 años es una profunda satisfacción también. Podemos hacerlo, el espíritu está ahí", agrega.

Pero no quita que ABBA haya derramado sus melodías disco en otras generaciones. Es por eso que esta es la oportunidad para una nueva generación de fanáticos de vivir el mejor momento del cuarteto sueco y es también una chance de compartirlo con las generaciones que sí lo vivieron. Es el espectáculo de la nostalgia.

Muchos jóvenes se han enamorado de las canciones de ABBA mediante sus padres y las canciones que sonaron en sus hogares, otros las descubrieron en la adaptación cinematográfica de Mamma Mía con Meryl Streep y Amanda Seyfried, y una nueva generación se encontró con la banda en las redes sociales, especialmente en TikTok donde el #DancingQueenChallenge tuvo más de 160 millones de visitas a principios de 2021 y los fragmentos de canciones como Chiquitita o Angeleyes pasan en loop en el feed de instagram aunque algunos no reconozcan la música que usan en el reel.

ABBA vive un revival que, a pesar de los críticos que aseguraban que pasaría sin pena ni gloria tras su separación, va por todo. Sonando incluso en los boliches uruguayos con cientos de jóvenes saltando y cantando ¡Gimme! ¡Gimme! Gimme! en una noche montevideana cualquiera.

Ahora, más que nunca, ABBA parece tener vida eterna.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...