Mundo > Venezuela

El robusto poder militar en el gobierno de Nicolás Maduro

El 47% de los cargos de confianza está en manos castrenses, según fuentes privadas

Tiempo de lectura: -'

24 de marzo de 2018 a las 05:00

Por Fabiana Culshaw

La intervención de los militares en prácticamente todos los sectores de la economía venezolana es creciente y cada vez más son una parte activa de la estructura de gobierno, especialmente desde el año pasado con la designación de cuatro ministros provenientes del mundo castrense.
Se trata del mayor general Manuel Fernández Quevedo como nuevo ministro de Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA); el general Ildemaro Villaroel como titular de Vivienda y Hábitat; el mayor general Carlos Osorio al frente de Transporte; y el brigadier Gregorio Vielma Mora en la cartera de Comercio Exterior.

Con esta avanzada, el Ejército pasó a controlar nueve de los catorce ministerios de las áreas de Economía e Infraestructura. "Contabilizamos que actualmente el 47% del gabinete de Maduro son militares", dijo a El Observador la abogada venezolana Rocío San Miguel, especializada en temas militares y presidenta de la Asociación Civil Control Ciudadano.

De todos los frentes, la "militarización" de PDVSA ha sido la más estratégica, dado que a través de esa empresa ingresa el 96% de las divisas al país.

Este año no ha estado exento de sorpresas. En enero se profundizó el control de los militares en la distribución de alimentos en cabeza del Ministerio de Alimentación a cargo del mayor general Luis Alberto Medina Ramírez.

Constantes "enroques"

Generalmente los militares designados rotan en diferentes cargos de confianza. Tal como en el ajedrez, el "enroque" es la jugada política que ha estado usando el gobierno durante años. Por ejemplo, el general retirado Rodolfo Marco Torres (una de las figuras omnipresentes del régimen) es gobernador del estado Aragua y director externo de PDVSA; fue ministro para la Banca Pública, de la Alimentación y de Finanzas, y director del Banco de Venezuela.

Con ese modus operandi, los militares prestan funciones funciones que van más allá de la defensa del territorio y la soberanía, para tomar decisiones en otros sectores claves como petróleo, alimentación, electricidad, minería, banca, seguros, vivienda, transporte, obras públicas y demás. También ocupan varias gobernaciones y municipios del país.

La presencia militar en la vida económica y civil de Venezuela tiene su origen en el gobierno de Hugo Chávez, quien incorporó varios integrantes de la Fuerza Armada a su gestión y mucho hablaba de la "alianza cívico-militar".

En todos lados

La ONG Transparencia Internacional Capítulo Venezuela presentó un informe en el que detalla que, por ejemplo, la Corporación Venezolana de Guayana ha tenido 10 presidentes desde el año 2000 a la fecha, siete de los cuales han sido militares.

"En 2016 se creó la Compañía Anónima Militar de las Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas, en la que la auditoría es prácticamente imposible, al igual que en PDVSA", agrega el informe.
El Ministerio de Alimentación ha tenido 10 militares al frente -de un total de 11- desde 2014. Además, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, es quien dirige la "Gran Misión Abastecimiento Soberano", creada en 2016.

Otros ejemplos de una larga lista: el almirante César Alberto Salazar encabeza el Ministerio de Obras Públicas; el teniente coronel (R) Wilmar Castro Soteldo es ministro de Agricultura Productiva y Tierras; el mayor general Luis Motta Domínguez está al frente de la cartera de Energía Eléctrica; el almirante Orlando Maneiro es el titular de la secretaría de Pesca y Acuicultura. También hay militares en posiciones intermedias en todas las entidades.

Al decir de Mercedes de Freitas, directora ejecutiva de la mencionada ONG: "Vemos que no hay sector que funcione bien y no hay sector donde no haya militares".

Sin rendición de cuentas

El informe de la ONG señala que esta creciente participación en la administración pública es riesgosa dado que "los militares manejan dólares preferenciales y contrataciones sin licitación... tampoco hacen rendición de cuentas". La opacidad en los manejos financieros es un común denominador en las empresas públicas lo que se presta a eventuales hechos de corrupción.

En ese sentido, el Departamento del Tesoro de EEUU congeló bienes y activos en su país de varios funcionarios venezolanos acusados de corrupción y violaciones de derechos humanos, incluyendo a Rodolfo Marco Torres y al propio Nicolás Maduro quien atribuye esa decisión a la "guerra económica que el país del norte impone a las izquierdas latinoamericanas".

Interna militar

Si bien la Fuerza Armada Venezolana se muestra unida, su situación interna no es homogénea ya que muchos de sus integrantes y sus familias están viviendo las penurias que azotan al país. "El padecimiento de los civiles se replica en las FF.AA, donde existe una casta apretada y amenazada que crece, mientras otros aún viven en la holgura presupuestaria", dijo San Miguel.

El viernes 2, un tribunal militar ordenó el encarcelamiento de nueve integrantes del Ejército (seis tenientes coroneles, un primer teniente y dos sargentos) bajo cargos de "traición a la patria" e "instigación a la rebelión", al supuestamente haber formado el grupo rebelde "Movimiento de Transición a la Dignidad del Pueblo". Esto les podría acarrear penas de hasta 30 años.

Hace unas tres semanas, Maduro también ordenó la expulsión y degradación de 24 oficiales activos y en retiro, algunos generales y almirantes. También se hicieron arrestos en tres Estados del país.
Se estima que en los últimos cuatro años 60 militares han sido arrestados bajo acusación de conspiración contra el gobierno. Entre los arrestados en este último tiempo, se destaca el ex ministro del Interior y ex jefe de inteligencia Miguel Rodríguez Torres, lo que para el chavista Diosdado Cabello significa que "no hay vacas sagradas".

"Hace dos años las detenciones eran de oficiales retirados y cadetes en escuelas de formación, pero ahora son de militares en comando de tropas. Maduro tiene la intención de mantener sumisas a las FF.AA", agregó San Miguel. No obstante, la abogada considera que la probabilidad de una rebelión militar de peso es muy baja, al menos por el momento, en lo que coinciden otros analistas consultados por El Observador.

El presidente Maduro, por su parte, dice que él defiende los intereses del pueblo y acusa a EEUU. de promover un golpe de estado militar en Venezuela.

Distribución de alimentos

Mercedes de Freitas, directora de la organización no gubernamental Transparencia Venezuela, criticó ayer en Caracas la falta de investigación sobre la gestión de los alimentos del gobierno de Nicolás Maduro. Señaló la falta de seguimiento de las instituciones del Estado a la gestión militar en esta área en momentos de una profunda crisis económica y de dificultades para asceder a los bienes básicos.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...