Mundo > Domingo electoral

Elecciones en Venezuela: el chavismo va con todo para quitarle la Asamblea a Guaidó

Sin la participación de la oposición, el gobierno de Maduro exige el voto a la población

Tiempo de lectura: -'

05 de diciembre de 2020 a las 05:00

El chavismo quiere celebrar por partida doble este 6 de diciembre.

Hace 22 años Hugo Chávez se impuso en las elecciones que lo convirtieron en presidente de Venezuela, apenas seis años después de su fracasado intento de golpe de estado de febrero de 1992.

Y este domingo Nicolás Maduro, a quien el líder bolivariano ungió como heredero de su mandato antes de fallecer en 2013, se alista para recuperar el control de la Asamblea Nacional, que preside Juan Guaidó y que el gobierno perdió de manera abrumadora en 2015, en los últimos comicios reconocidos por ambas partes en este largo, agrio e irresoluto conflicto.

"¡Si ustedes ganan, yo me voy!, dijo Maduro en el cierre de su campaña, planteando una disyuntiva inexistente: son elecciones legislativas, no presidenciales y, por tanto, su cargo no está en disputa.

Lo que refleja la frase de Maduro, que no se atrevió a pronunciar cinco años antes, es el total convencimiento de que el chavismo se impondrá en las elecciones del domingo, que Guaidó y las fuerzas que lo respaldan desconocen porque consideran que no son libres, ni verificables, ni transparentes.

El presidente venezolano y sus aliados juegan con las cartas marcadas. 

El órgano electoral (el CNE, Consejo Nacional Electoral) fue designado por el Tribunal Supremo de Justicia, una extensión del poder Ejecutivo, no por la Asamblea Nacional en funciones, de mayoría opositora, como correspondía.

Pero además de nombrar a los rectores del proceso electoral,  el máximo tribunal estableció sus cargos, es decir, quien era el presidente, el vicepresidente, cuando la legislación vigente indica que son los propios directivos a quienes corresponde la distribución de cargos. Pero lo  que  le quitó por ahí, lo compensó, y con creces, con otras prerrogativas: por ejemplo llevar el número de parlamentarios a elegir de 167 a 277.

Una atribución legislativa que usurpa a la Asamblea Nacional, como apunta en el portal Prodavinci Luis Lander, director del Observatorio Electoral Venezolano, una ONG creada en 2012 con la misión de "promover la libertad, transparencia y confiabilidad del sufragio para el desarrollo y resguardo de la democracia en Venezuela."

"Son unas elecciones cargadas de irregularidades", afirma Lander, que las compara con las legislativas de 2005 cuando la oposicion se abstuvo de participar, como repite ahora 15 años después.

Pero entonces no había partidos y líderes inhabilitados como en este 2020 -un amplio listado que incluye desde partidos tradicionales como Acción Democrática, a agrupaciones de izquierda como Bandera Roja y Patria Para Todos, a Primero Justicia del excandidato presidencial Henrique Capriles y hasta a exaliados del chavismo como el Partido Comunista.

No solo inhabilitados: las directivas de los principales partidos, por decisión de los tribunales, las nombra el oficialismo. Tampoco habrá este domingo una observación electoral internacional, independiente y creíble.

En fin, un partido de fútbol con árbitros localistas, sin VAR y con rivales de dudoso ropaje. ¿Habrá dudas sobre quién ganará?

Los electores y la política

Las encuestadoras calculan que concurrirán a las urnas el domingo entre 30% y 34% de los 20 millones de electores, en un contexto de penuria económica larga y hondamente documentada, en plena pandemia y con un hastío creciente en la población, tanto hacia el gobierno de Maduro como hacia la oposicón que lidera Guaidó, que levantó en enero de 2019, cuando se proclamó presidente interino del país, enormes expectativas de recambio político.

El oficialismo ha puesto en marcha toda la maquinaria estatal para convocar a las urnas, por las buenas y por las malas. Diosdado Cabello, el excapitán del Ejército venezolano señalado como el "ala dura" del chavismo advirtió que para que el que no vote, no habrá comida, en alusión a los programas asistenciales con los que el gobierno premia la adhesión política. "Se le aplica una cuarentena sin comer", dijo sin reparo alguno.

La denominada por Chávez "Comandante Fosforito", una suerte de versión femenina de Cabello, Iris Varela, exministra de Servicios Penitenciarios, colocó en cuenta de Twitter su particular mensaje de llamado a votar:

Para una población depauperada y acorralada, que padece cortes de luz y escasez de agua cotidianos, con una inflación incuantificable, inseguridad en las calles y acceso restringido al combustible para movilizarse, abstenerse en la elección del domingo es una decisión con consecuencias. Y Varela parece que estará vigilante.

Con la victoria "en el bolsillo", como apunta Félix Seijas, de la firma encuestadora Delphos, el gobierno usará sus innumerables recursos comunicacionales para transmitir la idea de centros de votación llenos de gente.

La peor victoria para Maduro será una menguada votación, un escenario difícil de visualizar en este contexto de absoluto control del proceso electoral: desde las autoridades que lo organizan hasta las opciones para elegir por quién votar.

Más allá de ganadores y perdedores o de la concurrencia electoral, lo que resulta evidente es que el proceso electoral convocado para renovar la Asamblea Nacional no permitirá resolver la crisis política, social y económica en la que está inmersa Venezuela.

Y hay cada vez más voces que discrepan y cuestionan estos polos gobierno-oposición alejados del cuerpo social, de la sociedad como conjunto. Una de esas voces es la del sacerdote Alfredo Infante, coordinador de derechos humanos del Centro Gumilla, una organización de la orden jesuita de consolidada presencia en el ámbito venezolano.

En conversación con el periodista y escritor Hugo Prieto, Infante advierte que la crisis profunda de Venezuela está en el ejercicio de la política.

"Hay un descontento muy grande hacia al gobierno, pero también hacia la oposición. Pero ese descontento no se queda allí. Por eso suelo decir que no hay crisis política, que es la política misma la que está en crisis. Y eso lo digo con dolor, porque estoy convencido de que no puede haber solución pacífica en el país sin rehabilitar la política.", consigna Infante.

La consulta opositora

Después de la votación para la Asamblea Nacional, la oposición nucleada alrededor de la figura de Juan Guaidó organizará entre el 7 y el 12 de diciembre una consulta con tres preguntas para "legitimar" su mandato al frente del parlamento venezolano, que concitó el apoyo y reconocimiento de cerca de 60 países.
Las fuerzas opositoras enfrentadas a Maduro no se quedarán por tanto solo con el llamado a la abstención, que trae el recuerdo polémico y desafortunado de la no participación en las legislativas de 2005, ofreciendo entonces a Chávez y sus seguidores el control absoluto del parlamento. Con el tiempo, la mayor parte de la oposición venezolana asimiló esa abstención como un notorio error.
De hecho, la mayor victoria política de la oposición fue su rotundo triunfo en las elecciones a la Asamblea 2015 que le reportó una holgada mayoría e implantó la idea de que el chavismo tras más de 15 años de mandato había perdido el respaldo popular.
  1. ¿Exige usted el cese a la usurpación de la Presidencia de parte de Nicolás Maduro y convoca la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables?
  2. ¿Rechaza usted el evento del 6 de diciembre organizado por el régimen de Nicolás Maduro y solicita a la comunidad internacional de desconocimiento?
  3. ¿Ordena usted adelantar las gestiones necesarias ante la comunidad internacional para activar la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan recatar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad?

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...