Bajo nivel de agua en represas arroceras.

Agro > IMPACTO TARDÍO DE LA SEQUÍA

Empate en la cancha del arroz: dos noticias buenas y dos malas

Cuando se llega a mediados de julio, el partido que juegan los productores arroceros en Uruguay está empatado, con dos buenas noticias y otras dos adversas
Tiempo de lectura: -'
11 de julio de 2023 a las 12:11

Cuando se llega a mediados de julio, el partido que juegan los productores arroceros está empatado, con dos buenas noticias y otras dos adversas. Por un lado, a modo de goles a favor, se aguantó el embate de la sequía y viene de una zafra récord en productividad y el precio provisorio acordado con la industria aumentó. Por otro, los costos productivos están por las nubes y se perfila la amenaza de no contar con agua suficiente en las represas como para al menos sostener el área del cultivo o incluso aumentarla, que es lo que se pretende.

Tras una buena campaña (pese a la sequía), el productor arrocero planea expandir el área de cultivo para la zafra 2023/2024 –las siembras deben iniciarse cuando se inicie la primavera–, pero la concreción del incremento dependerá de cuánto llueva a partir de ahora, dado que las reservas de agua en las represas en las cuencas arroceras son insuficientes.

Alfredo Lago, presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), informó a El Observador que tras dialogar con otros productores visualiza una intención de aumentar el área del cultivo.

“Es normal, en cualquier actividad y en el arroz también, que uno se entusiasme cuando se obtiene un buen resultado”, agregó, tras lo cual añadió: “El deseo es recuperar área en un proceso que venimos haciendo desde 2020, venimos de 160 mil hectáreas y la intención es incrementar un 10%, pero eso está totalmente condicionado el tema reservas de agua”.

Bajo nivel de agua en represas arroceras.

Tarde, pero llegó

Si bien la sequía no impactó en el tramo final del ciclo productivo del arroz y la cosecha fue muy buena, las represas están casi todas vacías o con poco volumen de agua, “todo lo que teníamos almacenado se consumió durante el verano en la etapa final del proceso del cultivo, que fue un riego muy eficiente y con buenos resultados, pero ahora hay incertidumbre porque estamos a mitad de año y recién empezó a verse algo de agua escurriendo (tras las lluvias de la semana pasada), pero ya perdimos tres meses de lluvias y escurrimiento, desde abril, uno normalmente llega a esta altura del año con las represas con agua en un 30% de sus capacidades, pero hoy casi todas las represas vienen en cero”.

Bajo nivel de agua en represas arroceras.

Lago reflexionó que en el arroz normalmente, con relación a lo que sucede en otros rubros productivos, "todo llega tarde: las mejoras en los precios y la sequía también".

Extender el área por encima de las 175 mil hectáreas, un objetivo inicial, dependerá “de que desde ahora en adelante llueve bastante por encima del promedio”.

Un buen ejercicio

La última campaña arrocera finalizó con un récord de 191,5 bolsas de 50 kilos por hectárea (9.577 kilos), en un área de 159.700 hectáreas cosechadas en su totalidad, superficie un 2% menor a la de la campaña anterior, obteniéndose una producción de 1,5 millones de toneladas, volumen similar a la del ejercicio 2021/22.

Esos datos fueron informados en el 19º Taller de Evaluación de Zafra y Análisis Tecnológico de Arroz 2022/23, organizado por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) en sus instalaciones en Treinta y Tres.

Allí se señaló además un incremento del costo productivo de más del 15% (se estima en US$ 2.250 por hectárea).

Lago complementó esos datos con algunos nuevos: se acordó con la industria un precio provisorio para el arroz, US$ 13,50 por bolsa de 50 kilos de arroz sano, seco y limpio; hace 15 años que no se obtenía un precio de ese nivel.

En el cierre de la charla, Lago, además de recordar que en la última campaña participaron unos 500 productores, dijo que del 1,5 millones de toneladas cosechadas al cierre de la primera semana de julio se había exportado aproximadamente del 48% al 50%, con un precio para el arroz cáscara que promedió los US$ 390 por tonelada y el arroz elaborado en unos US$ 600 a unos US$ 610 por tonelada.

La mayoría de las exportaciones se canalizaron con bajo o nulo valor industrial agregado, es decir el arroz salió con cáscara, reflejo eso del problema que significa en la cadena agroindustrial arrocera la existencia de altos costos, por ejemplo en gasoil y energía eléctrica.

Bajo nivel de agua en represas arroceras.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...