Economía y Empresas > Negociación Colectiva

Empresarios se rebelan y desafían las pautas salariales del gobierno

Además de las discusiones sobre los correctivos, presentan fórmulas alternativas para aceptar renovar los acuerdos con los sindicatos

Tiempo de lectura: -'

20 de agosto de 2018 a las 05:00

Tomando en cuenta el deterioro del mercado de trabajo y la caída de la actividad que atraviesan varios sectores productivos, algunas cámaras empresariales están desafiando los lineamientos establecidos por el Poder Ejecutivo para la actual ronda de Consejos de Salarios.

Hubo delegaciones que se retiraron de las mesas de negociación, otras que pretenden no pagar los correctivos por inflación que vienen del convenio anterior y algunas hasta plantean no ubicarse en ninguno de los tres grupos (dinámico, medio y en problemas) previstos para el diálogo tripartito.

Las pautas para esta ronda señalan que los ajustes salariales serán nominales, no atados a la inflación y con diferentes porcentajes según la categoría donde se coloquen los sectores de actividad. Además, prevé correctivos por inflación a los 18 meses y a la finalización del acuerdo. Pero comenzaron las negociaciones y con ellas los problemas.

Los primeros que patearon fuerte el tablero fueron los empresarios rurales. La semana pasada decidieron retirarse de la mesa de negociación colectiva esgrimiendo dos razones en un comunicado firmado por la Asociación Rural, la Federación Rural, la Asociación de Cultivadores de Arroz, la Asociación Nacional de Productores de Leche y las Cooperativas Agrarias Federadas.


Por un lado, marcaron su desacuerdo con la fijación del Poder Ejecutivo de un correctivo en forma no ajustada al decreto del 29 de diciembre de 2016 (donde se había establecido el pago correspondiente). Por otro, el conflicto en Conaprole en particular y de "la industria láctea en general, que afecta a toda la producción nacional y en particular a los productores lecheros". Aclararon que hasta tanto esas situaciones no fueran resueltas, las cámaras no volverían a presentarse en los Consejos de Salarios para discutir sobre los nuevos ajustes salariales.

El pago de los correctivos que vienen de convenios anteriores se ha convertido en un elemento controversial que enfrenta a empresarios y trabajadores.

Un hecho similar ocurrió en el grupo del sector bancario. Uno de los integrantes del sector de banca privada de AEBU José iglesias dijo al portal del sindicato que las redes de pago y las casas se cambio se niegan a pagar los correctivos. El gremio agregó que esa situación "anómala" no se da solamente en el grupo de negociación bancario.

Otro ejemplo, esta vez no vinculado a los correctivos, se verificó dentro del sector del comercio en el grupo de los supermercados. El jueves pasado, hubo un encuentro tripartito en los Consejos de Salarios donde los empleadores del sector, representados por la Cámara de Comercio, plantearon su plataforma.

Allí, expusieron que los ajustes se realizarán semestralmente de acuerdo a una estimación de la inflación (futura) y se incluirá un correctivo aplicable al final del convenio. El escrito añadió que ese correctivo tomará en cuenta todo el período abarcado por el convenio y será tanto al alza (cuando la inflación supere los ajustes aplicados) como a la baja (cuando los aumentos sean mayores que la suba de precios).

De esa manera, no solicitaron que los supermercados fueran incluidos en alguno de los tres sectores de negociación planteados por el Poder Ejecutivo.

La posición empresarial contrasta con lo solicitado por la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys) para los supermercados. El sindicato había propuesto que las cadenas estuvieran dentro del sector dinámico y un salario mínimo para los trabajadores de los supermercados de $ 25 mil a partir de julio de este año, tras el vencimiento del anterior convenio.

El sindicato también pretendía la mejora de algunos beneficios, mientras que la plataforma empresarial marcó que no habría actualizaciones de algunos de ellos. Al respecto, el dirigente de Fuecys Washington Beduchaud dijo a El Observador que el escrito empresarial causó sorpresa en la delegación sindical y por tanto es rechazada.

El PIT-CNT tiene previsto efectuar un paro general de 24 horas este miércoles. Beduchaud informó que ese día se van a desarrollar asambleas previas en los cadenas para informar sobre la plataforma de los empleadores. "Vamos a convocar a vaciar de trabajadores a los supermercados el día del paro", anunció.

Inflación no ayuda a reordenar el mercado de trabajo

Los Consejos de Salarios se enfrentan por primera vez desde el 2005 a un ciclo negativo del empleo que pone a prueba el régimen de negociación. El economista de CPA Ferrere, Alfonso Capurro señaló el miércoles 15 que el repunte mostrado por la inflación en los últimos registros (trepó a 8,41% en los 12 meses a julio) dificulta las negociaciones en curso y le pone un piso nominal.

"Si hubiéramos negociado hace cuatro o cinco meses atrás con la inflación por debajo de 7% hubiera sido más fácil para muchos sectores acordar una pauta como sector en dificultad. Acordar un aumento de 6,5% con inflación de 8% y subiendo es más difícil", reconoció.

Capurro señaló como probable que haya empresas que acepten ajustes algo por encima y luego resuelvan el problema de la masa salarial desplazando trabajadores.

"Una salida fácil puede ser 'mira estamos en problemas pero califiquémonos como intermedio y cerramos con una aumento de 7,5%´. Eso seguramente para sectores que efectivamente están en problemas significa una rigidez de precios que se va a seguir trasladando a las cantidades (de empleo). La inflación no ayuda a reordenar el mercado de trabajo", apuntó.

El empleo no muestra signos de reactivación y está en niveles similares a los de 2007. En el período abril-junio de este se perdieron 9.700 puestos de trabajo netos respecto a igual período del año pasado, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...