Fútbol > ENTREVISTA

En cuarentena, Giovanni González entrena tres horas por día: "Este tiene que ser mi año"

El lateral aurinegro trabaja con intensidad su físico en plena licencia y habló de Forlán como entrenador: "Me saco el sombrero con Diego"

Tiempo de lectura: -'

26 de marzo de 2020 a las 12:51

Giovanni González entrena con las máximas exigencias que permite el entorno, en plena licencia, porque entiende que este tiene que ser su año y debe volver a tener el nivel que supo mostrar para llegar a la selección nacional. A su vez, habló con Referí de la importancia de Diego Forlán como técnico y de Cristian Rodríguez como líder del grupo.

¿Cómo sobrelleva este momento?

De mañana me voy para un gimnasio que puso mi hermano en el garaje de la casa de mi abuela. Él estudia para ser profesor de Educación Física, pero en estos días no puede dar clase debido a esto y entonces tengo todo el gimnasio para mí solo. Me pongo música, lo hago a mis tiempos, sin apuro y hago todo el trabajo que me mandan hacer.

¿Qué música escucha?

De todo tipo. Pongo plena, salsa, reggaetón, de todo un poco para no aburrirme, porque son tres horas y en ese tiempo puedo escuchar todos los géneros (se ríe).

Tres horas es bastante…

Es el entrenamiento del día porque está todo: está la parte de calentamiento, de movilidad y activación, de fuerza de tren superior, de potencia de piernas, la parte con pelota, la de cardio de hacer circuito intermitente, ya sea cinta o correr y por último, accesibilidad. Son una cantidad de cosas que se labura con intensidad por momentos y por otros no. Me tomo mis tiempos.

¿Y también hace algo a la intemperie?

Todos los días tenemos trabajos distintos. Hay algunos casos que tengo que salir a correr a espacios libres por los metros que tengo en el gimnasio. Sí puedo hacer allí sprint de 10 o 15 metros o circuitos con balón. Pero cuando tengo que hacer carreras más largas con trabajos intermitentes, tengo que hacerlo al aire libre.

Y los trabajos con pelota, ¿cómo son?

Es más de dominio del balón, trabajo con pierna inhábil, traslado desde un cono a otro, no es ningún trabajo de llevar la pelota o patear. Son más individuales de técnica y dominio de balón.

¿El profesor Santiago Alfaro se los manda todos los días?

Sí, nos manda todas las tarde-noche los trabajos para hacer al día siguiente. Estamos de licencia desde el lunes, y los trabajos son voluntarios, no obligatorios como la semana pasada. Pero a mí me encanta entrenar y si estoy un día sin hacerlo, el cuerpo me pide que vaya a entrenar al día siguiente. Me sirve para mantenerme y lo hago todos los días.

Es una licencia extraña porque trabajan continuamente.

Es algo anormal, es inusual que está por fuera de nosotros. Es una desgracia que ocurrió lamentablemente que esperemos que termine pronto para volver a la normalidad porque se extraña mucho los compañeros, el día a día, la competencia. Extraño hasta no poder mirar fútbol en la tele, de Europa, la Copa Libertadores. Esperemos que pronto vuelva todo a ser como antes.

¿Cómo sobrelleva la ansiedad?

Trato de tomarlo como si fueran días normales como rutina. Obviamente, el descanso, la alimentación y el entrenamiento, trato de llevarlo como si fuera un día normal de campeonato. No es lo mismo entrenar solo, sin la presencia de los compañeros ni la motivación de los profes. Trato de no desesperarme y hacer mi trabajo y esperar con paciencia a que todo vuelva a la normalidad y que arranque la competencia nuevamente.

Es complicado sobrellevar el tiempo libre.

Es demasiado tiempo sin nada que hacer. Trato de mirar alguna película, de matar el tiempo de alguna forma. Antes de esto, me pasaba mirando fútbol en la tele y ahora estoy mirando partidos repetidos y carnaval, porque no hay mucho para hacer. Tampoco se puede andar en la calle, regalando salud. Hay que cuidarse y estar lo más aislado posible.

Habló de carnaval. ¿Le gusta?

Sí, la verdad es que me gusta mucho. Este año no fui ni una vez al Teatro de Verano y la verdad es que me arrepiento. Lo pude ver por televisión. Desde niño me lo inculcó mi abuelo y mi mamá también es muy carnavalera. Se pasa la tradición de generación en generación. No tengo un favorito ni soy hincha de ningún conjunto, pero me divierte mucho.

Este receso llegó en su mejor momento cuando había sido figura contra Jorge Wilstermann.

Me sentí muy contento luego de ese partido, muy bien, muy satisfecho, como hacía tiempo que no me sentía. El parate me frenó un poquito, pero vengo con la cabeza mentalizada en que este tiene que ser mi año, tengo que recuperar mi nivel, debo hacerlo mucho mejor de lo que lo hice el año pasado. Me tengo mucha fe y confianza de que lo voy a lograr y soy consciente de que puedo dar muchísimo más.

¿Por qué piensa que no se veía al Giovanni González de otras oportunidades, que lo llevaron a la selección?

El fútbol pasa por eso, momentos buenos, malos, altibajos. Lo que más cuesta en el fútbol es mantener el nivel, ser regular, eso es lo más difícil. Lo tomo como eso, como un bajón, otro de los obstáculos que tuve en mi carrera para conseguir y lograr lo que estoy consiguiendo. Trato de no preocuparme tanto por ese momento porque ya es pasado, mirar hacia adelante y ponerme nuevos objetivos que estoy seguro que voy a conseguir este año.

Diego como técnico, ¿qué le decía?

Me saco el sombrero con Diego porque desde el primer día nos habla uno por uno, nos dice las cosas que podemos mejorar, nos da confianza. Es un orgullo para todos nosotros tenerlo como director técnico. Ya todos conocen lo que es su pasado como futbolista y que podamos tenerlo ahí para aprender de su experiencia, es muy bueno.

¿Le pasa al futbolista que piensa: ‘Hace pocos años gritaba sus goles y ahora me está dirigiendo’?

Sí, la verdad que el primer mes, me asombraba mucho porque es así, ¿quién no se emocionó gritando sus goles con la camiseta de la selección en los Mundiales o la Copa América de Argentina? Como que no caés al principio que te está dirigiendo. Aparte, es su primera experiencia como entrenador y es algo  muy especial, el primer club que dirige y lo está haciendo muy bien, con un gran cuerpo técnico donde todos te dejan enseñanzas, son muy detallistas y donde creo que se ve reflejado lo que era su profesionalismo como jugador. Tenemos que tomar los aprendizajes y enseñanzas que él nos da con mucha responsabilidad y seriedad.

¿El grupo de Whatsapp de los futbolistas está que arde estos días?

(Se ríe). Los primeros días la banda estaba aburrida, se hablaba muchísimo en el grupo. Ahora está un poco más tranquila y recibimos los trabajos de los profes. Estamos un poco desesperados porque al igual que yo, todos deben extrañar compartir juntos con los funcionarios, jugar. Para nosotros es duro porque estamos acostumbrados a vernos  todos los días, a competir. Esto es como algo anormal, pero estamos con mucho optimismo que cuando menos lo esperemos, vamos a estar otra vez compitiendo.

¿Cómo vivió el hecho de que el líder del grupo, Cristian Rodríguez, haya pasado un momento complicado de lesiones el año pasado y este año ha jugado poco?

Para nosotros, él significa muchísimo. Es el capitán, el referente para todos. Mucho más para los jóvenes que hacen sus primeras armas en Primera. Su presencia, tanto para nosotros como para los rivales, es muy importante. Cambia la cosa cuando él está dentro de la cancha y se siente cuando está afuera. Esperemos tenerlo de la mejor forma posible porque lo va a beneficiar a él y ni que hablar que al club y a todos nosotros.

¿Su padre (Juan González) le tira algún tip o le marca alguna cosa positiva o negativa?

Siempre lo digo, mi padre es mi mejor ejemplo, lo más cercano que tengo. Siempre después de cada partido tengo un mensaje o su llamada tanto para darme para adelante o para marcarme errores o corregirme. Lo escucho siempre porque ¿quién mejor que él para aconsejarme? Él tiene su experiencia dentro del fútbol como para que yo le preste atención, aparte siempre va a querer lo mejor para mí. Hay que ser crítico cuando me corrige algún error y obvio que me pongo muy contento, feliz y orgulloso cuando me halaga o me da para adelante. Está presente y eso es fundamental.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...