Nacional > Poder Ejecutivo

En su último año, Vázquez elige bajo perfil y aparecer en contadas ocasiones

En cuatro meses brindó solo una rueda de prensa y dio una entrevista para dar su versión acerca de la crisis militar en el Ejército

Tiempo de lectura: -'

06 de mayo de 2019 a las 05:01

La exposición pública es uno de los temas que diferencian a José Mujica de Tabaré Vázquez. Mientras la gestión del tupamaro se caracterizó por aparecer en los medios prácticamente todos los días y hacer gala de la frase “como te digo una cosa te digo la otra”, Vázquez prefiere el silencio bajo el argumento de que cuando “habla un presidente, habla un país y el presidente no puede entrar más que a decir las cosas que le importan a la gente”. Esta última frase, tomada del socialista francés François Mitterrand –a quien admira– es la que ha utilizado cuando le reclaman por sus prolongados silencios, principalmente durante la última administración.

Pese a que desde su entorno señalan que está activo y que “gobernar no es exhibirse”, el mandatario eligió iniciar su último año de gestión con un perfil más bajo que el habitual y aparecer públicamente en contadas ocasiones.

En los primeros cuatro meses del 2019 solo se detuvo una vez a contestar las preguntas de los periodistas. Fue el 18 de febrero, antes de la realización del Consejo de Ministros en Pueblo Centenario (Durazno), el lugar elegido por la finlandesa UPM para instalar su segunda planta de celulosa.

Este lunes se cumplirán 76 días desde esa mañana en la que el presidente se refirió a la crisis en Venezuela, reconoció que había “problemas” en materia laboral aunque dijo que los cierres de empresas (como Fleischmann, Colgate Palmolive, la textil Medea y Pili) eran “típicos de una evolución histórica” y que confiaba en que UPM confirmara la inversión, que sería la mayor en la historia del país.

Tras ese Consejo de Ministros, el gobierno anunció que seguiría trasladándose a otros departamentos en el marco de su estrategia de cercanía, aunque hasta el momento no se ha realizado ninguna otra salida abierta del gabinete. El 1° de marzo realizó su rendición de cuentas anual con un acto con tono electoral en el Antel Arena, lo que le valió críticas de la oposición.

El silencio solo se vio interrumpido para dar su versión de la crisis militar en el Ejército. El presidente brindó una entrevista al periodista Gabriel Pereyra para radio Sarandí y el canal de noticias VTV luego que se conocieran las confesiones de Jorge “Pajarito” Silveira y José Nino Gavazzo respecto a la muerte del tupamaro Roberto Gomensoro en 1973, que finalizaron con el descabezamiento del Ministerio de Defensa y la salida de la cúpula del Ejército. 

En esa entrevista, Vázquez dio su versión sobre por qué no se hizo a tiempo la denuncia y trasladó las responsabilidades al Ministerio de Defensa. Dijo que le había pedido a Jorge Menéndez –enfermo de cáncer– que hablara con el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma, para que el tema fuera enviado a la Fiscalía aunque reconoció que las revelaciones –publicadas por El Observador– lo habían tomado “por sorpresa” porque no había leído “todo el expediente”, pese a que había homologado los fallos y destituido a Guido Manini Ríos por criticar al Poder Judicial en un escrito.

El presidente no asistió al sepelio de Menéndez en Durazno, donde la familia había rechazado las honras fúnebres dispuestas por Presidencia y en su lugar se fue a la Estancia de Anchorena, donde permaneció durante toda la semana de turismo. El Poder Ejecutivo estuvo representado por el ministro de Defensa, José Bayardi, el canciller Rodolfo Nin Novoa y el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi.

Pese a que se anunció su presencia en varios eventos, complicaciones de “último momento” lo han llevado a ausentarse. A fines de abril saludó la firma de un pacto contra las noticias falsas firmado por todos los partidos políticos y envió una carta en la que expresó su “convencimiento de que actividades como estas profundizarán aún más las raíces democráticas de nuestro país” y señaló que el gobierno estaba dispuesto a trabajar “en favor de esta lucha”. Algunos días antes también envió una carta al Congreso Internacional de Mutualismo, donde estaba encargado de dar las palabras de bienvenida.

El Mundial 2030 y la recomendación médica para evitar viajes largos

Durante estos meses, la agenda del presidente ha priorizado los temas internacionales aunque sin registrar avances concretos y sin declaraciones públicas. Vázquez se ha limitado a informar de los hechos a través de la página web de la Secretaría de Comunicación Institucional de Presidencia de la República.

Empezó el año viajando a Brasilia para asistir junto a su amigo y asesor honorario, el empresario Juan Salgado, a la asunción de Jair Bolsonaro, con el que pese a los intentos de la cancillería, aún no se ha reunido. En febrero recibió en la Estancia de Anchorena a Mauricio Macri, en un encuentro que fue cerrado para la prensa y en el que los mandatarios se limitaron a emitir un comunicado acerca de los temas sobre los que habían hablado. Pese a que no lo pusieron en la declaración, ese día resolvieron sumar a Chile para la candidatura conjunta del Mundial 2030, lo que se materializó el día siguiente.

En marzo, Vázquez le devolvió la gentileza a Macri y almorzó junto a él, Mario Abdo Benítez (Paraguay) y Sebastián Piñera (Chile) en la Residencia de Olivos. La reunión sirvió para seguir afinando detalles acerca de la organización del mundial y discutir acerca de la conformación del Prosur, una iniciativa de Chile y Colombia a la que Uruguay no adhirió. En Buenos Aires, Vázquez también participó de la segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur. 

Por recomendación de su médico, el presidente desistió de viajar a China para participar de la segunda edición del foro de la Franja y la Ruta. En su lugar viajó el canciller Nin Novoa, quien retornó a Uruguay en los últimos días.

Pero además de priorizar la relación con sus socios regionales, durante febrero Uruguay se transformó en el centro de las discusiones acerca de posibles soluciones para la crisis venezolana. Por las calles de la capital desfilaron diplomáticos de diversos países participando del Mecanismo de Montevideo –una iniciativa uruguayo-mexicana y el Grupo de Contacto Internacional, conformado junto a la Unión Europea. A dos meses de creados ambos grupos, solo sobrevive el último, ya que el mecanismo nunca se logró activar y Uruguay ha centrado su atención en la organización conformada con la UE. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...