Member > ENTREVISTA

Ernesto Talvi: “Me imaginé desde siempre que Sanguinetti podía ser candidato”

El líder de Ciudadanos dijo que aceptó a Ope Pasquet y Adrián Peña porque no le pidieron “cargos” y se comprometió a que su gobierno termine con déficit fiscal cero

Tiempo de lectura: -'

27 de febrero de 2019 a las 18:41

Natalia Roba y Santiago Soravilla

 

Ernesto Talvi se dice un renovador de la política pero su nombre aún es desconocido por el 40% de los que votarán en la próxima elección, como él mismo admitió. Afirma que en Uruguay no debería haber más policías en las calles de los que hay, pero sí una policía más eficiente. Señala que su propuesta de crear 136 liceos modelo se “paga sola”  y se compromete a gobernar con déficit cero. Luego de la muerte de Jorge Batlle nunca tuvo duda de que Julio María Sanguinetti se volvería a candidatear y subraya que en su agrupación no se adjudican cargos por cuota política. 

Siempre se lo ve con un cuaderno tomando apuntes. ¿Qué es lo que pone ahí? ¿Por qué saca apuntes? 

Saco apuntes porque me gusta retener las cosas que aprendo y los conceptos que no tenía en el radar. La idea es poder volver a ellos, y uno termina volviendo poco pero me enteré que cuando uno escribe y tiene que hacer el esfuerzo por ser selectivo, el cerebro tiende a retener con más facilidad. Me ayuda a retener lo que es importante de cada reunión.

En Ceres elaboraba informes específicos y luego presentaba a la opinión pública ¿Cómo se siente en este nuevo rol de político? 

Tengo 220 técnicos y profesionales trabajando en 42 equipos, que son los más competentes del país. Tengo tres profesionales que trabajan en el día a día conmigo y me ayudan a hacer la interfase con todos esos equipos.  Sigo estudiando, sigo muy arriba de los temas. La diversidad me obliga a trabajar en equipo y eso es algo que he hecho toda la vida.

En las últimas semanas adoptó una nueva gráfica, mucho más asociada al Partido Colorado e incorporó al publicista Francisco Vernazza. ¿Por qué decidió este cambio?

El cambio estaba razonablemente previsto. Cuando lanzamos Ciudadanos era un proyecto político nuevo que la gente tenía que conocer. Ahora está la etapa en la que necesitamos establecer a Talvi como candidato. La contratación de Pancho Vernazza se debió a que tengo un gran equipo trabajando enormemente competente y sumamente joven. Evalué que era necesario que tuviéramos a alguien con experiencia. 

Adrián Peña dijo que el cambio obedeció a la llegada de un “jugador nuevo”, en referencia a Sanguinetti. ¿Se imaginaba que Sanguinetti podría volver a ser candidato cuando rechazó su apoyo?

Si, me lo imaginé desde siempre. Desde que tuvimos nuestras primeras conversaciones poco después de que falleció Jorge Batlle.

¿Cómo fue eso?

Simplemente me invitó para conversar. No se olviden de que estoy acá como precandidato porque el doctor Jorge Batlle en noviembre de 2015 vino a Ceres se sentó frente a mí y me dijo sin anestesia: “Usted tiene un sueño, un proyecto de país, un equipo de gente formidable, de gente formada en las mejores universidades, una comunicación con el ciudadano común que es mejor que con las élites y tiene un amor por el país que solamente puede tener el hijo de un inmigrante agradecido. A usted le puede ir mejor en política y yo vengo a plantearle que asuma esta responsabilidad porque lo precisa el país y lo precisa el Partido Colorado. Eso sí, tiene que tener ganas. Si no tiene ganas me levanto y me voy pero si tiene ganas yo le enseño el oficio porque usted es más a o menos inteligente, y usted lo va a aprender rápido”. Y fue precioso cuando le dije ok, empecemos, él me dijo: “Mire que lo voy a dejar clara una cosa, usted no va a ser mi heredero. Usted tiene un sueño propio, cuéntele a los ciudadanos su sueño que lo van a acompañar”.

Estuve reuniéndome con Jorge los últimos diez meses de su vida haciendo esto una experiencia intensa, y después de que falleció tuvimos esa serie de reuniones en la que en algún momento surgió la posibilidad del apoyo de Sanguinetti a nuestra candidatura, a lo que le dijimos que nos encantaría tenerlo a él jugando en nuestro cuadro. Yo admiro la capacidad política e intelectual del doctor Sanguinetti pero que teníamos un plantel propio, jugadores propios, juveniles que estaban ascendiendo a la primera. Sangiunetti sí, pero no queremos heredar el aparato político que lo acompañó durante toda su vida.

¿Qué significa ese aparato político?

El aparato se llama en la jerga pero es una organización de personas que están en contacto con el elector recolectando votos.

¿Qué tiene de malo eso?

Nada.

¿Son determinadas personas que no quería en su equipo?

No era un tema personal. Queríamos tener una red de personas, representando al ciudadano en sus problemas cotidianos...

¿Es una forma de hacer política que no le convence?

Es esto tan simple: Un adolescente cuando llega a la adolescencia se quiere emancipar de su padre, porque quiere construir su identidad, porque quiere construir su propia trayectoria de vida. Eso no quiere decir que deje de querer a su padre. Es sano que eso ocurra, y quienes no dejen emancipar a sus hijos no están cumpliendo una buena labor como padres. Creo firmemente - lo creía el doctor Batlle- que era indispensable para el Partido Colorado, y para el sistema político que hubiera una opción clara de renovación. Venimos a cambiar la cultura de gobierno, venimos a cambiar la cultura de cómo funciona el Estado. Estamos procurando tener una organización que le exija poco al Estado en términos de demanda por cuota política.

¿Es un no al viejo clientelismo político?

Es un sí a nuestra forma de organizarnos y de construir nuestra propia identidad.

En el ejemplo decía que el padre que no deja a su hijo emanciparse está mal, ¿lo ve así a Sanguinetti?

No. Porque él elige ponerse al frente de una corriente política histórica que lo acompañó toda la vida. Ese es el núcleo. Nosotros elegimos construir otra opción.Están las dos opciones compitiendo, coexistiendo, y cuando se terminen las internas, no tenemos la menor duda, cooperando. 

¿Cuándo fue la última vez que habló con Sanguinetti?

Tenemos contacto muy frecuente, creo que fue la semana pasada. Tenemos diálogo, existe competencia y cooperación, como funciona el día del centro. Un montón de comercios que compiten entre sí se ponen de acuerdo para ir a la IMM, arreglar las marquesinas, para crear espectáculos y después van a competir y cooperar a la vez.

Pero los comercios no se dicen que uno no quiso heredar el aparato político del otro generando en ello molestia. ¿Después de todos esos cruces han vuelto a hablar? 

Sí.

¿Y qué se han dicho?

Nada relevante para comunicar.

Pueden acordar bajar las tensiones por ejemplo.

Ya lo dije: lo que nosotros no quisimos es que se nos endosara la responsabilidad: “Yo (por Sanguinetti)  vuelvo a la vida política porque Bordaberry se bajó del barco” -que me parece una insinuación errónea porque Bordaberry fue ministro y fue candidato a la IMM cuando prácticamente no tenía ninguna chance y está en todo su derecho de decir hasta acá llegué- y decir que “yo (por Sanguinetti) soy medio víctima de las circunstancias, tengo que ser candidato porque Bordaberry se fue y Talvi no aceptó mi apoyo” me parece una caracterización injusta de la realidad. 

Habla de renovación pero en sus filas tiene figuras que ya estaban en el partido como Adrián Peña y Ope Pasquet.

Ope Pasquet es un gran legislador y Adrián Peña, por supuesto. Pero es bueno tenerlos porque es bueno combinar, tener un poco de memoria histórica y tener experiencia dentro de los cuadros renovados. Pero lo más importante es que todos ellos vinieron a sumarse a título individual a una nueva cultura política.

¿Se supone que no le pidieron cargos y por eso los aceptaron?

En Ciudadanos no hemos discutido cargos porque nuestro compromiso es con el cambio y no con los cargos. Nuestro compromiso es producir una transformación, un giro histórico en la educación, una reforma vareliana del siglo XXI. 

En seguridad usted ha dicho que quiere “policías como los de las películas” ¿Qué significa eso? 

Que la policía precisa un entrenamiento del primer mundo. La propia policía nos dice que no se sienten preparados para la labor, especialmente el personal subalterno. Tienen un curso de seis meses en la jefatura departamental y no se sienten respaldados en su accionar, no sienten que tienen las mínimas condiciones para vivir y trabajar. La primera línea de defensa contra el delito es la efectividad de la policía. Cualquier involucrado en cualquier tipo de delito, tiene que tener la certeza de que no va a haber cama en que duerma tranquilo, eso es lo que disuade el delito.

¿Pero eso se logra con más policías en las calles?

Más policías en las calles creo que no necesitamos. Uruguay tiene un ratio de policía por habitantes de los más altos del mundo. Se van a necesitar dos cosas: que la comisaría, que la policía de vecindad tenga capacidad operativa, capacidad de investigación y de respuesta en tiempo real, hoy no la tienen. Los comisarios nos dicen que son oficinas de quejas.

Pero ¿cómo se logra que tengan capacidad de respuesta?

Eso se logra devolviéndole a la comisaría un rol protagónico. Hoy están centralizados todos los servicios, con el PADO, con la radio patrulla, la comisaría no maneja recursos y prácticamente no tiene capacidad de respuesta y eso yo creo que es un grave error. Hemos ido a ver experiencias en donde efectivamente la policía de vecindad se organiza de una manera muy efectiva porque esa es la primera línea de defensa contra el delito. 

¿Está de acuerdo con alguna  de las cosas hechas por el ministerio de Bonomi y las dejaría?

Los últimos operativos que se hicieron creo que apuntan en la dirección correcta. Una tarea preventiva, un trabajo de inteligencia que prepara esos operativos, que implican a varias fuerzas y que se hacen de manera preventiva para desarticular bandas criminales. Deberíamos haber empezado mucho antes. 

En materia educativa su propuesta más fuerte hasta el momento ha sido la de crear 136 liceos. Esa propuesta tiene el rechazo sindical, ¿cómo piensa lidiar con ellos? 

Estamos trabajando en este planteo hace tres años, mucho antes de entrar en la política. 136 liceos públicos modelo en todos los barrios vulnerables del país para ofrecerle a chiquilines que hoy están en riesgo de desertar en el sistema y terminar en la informalidad, en la dependencia o en el delito, otra trayectoria de vida. Un futuro digno.  

¿Y los sindicatos?

Con los sindicatos nosotros estamos abiertos a dialogar. Un académico está muy entrenado en el diálogo, en la negociación y en el intercambio de ideas diferentes para lograr una síntesis y agotar todas las instancias de negociación. Pero sí tenemos claro que, si se agotan todas las instancias de negociación y no se llega a un acuerdo, el gobierno gobierna. No se cobra al grito. El gobierno es electo por la ciudadanía para representarla. Eso es lo que vamos a hacer: ejercer el liderazgo y hacer lo que corresponde. 

¿Se refiere a decretar la esencialidad, si es necesario? 

De ninguna manera. Nos referimos a hacer lo que hay que hacer. Ninguna reforma que valga la pena no va a pisar callos. Va a pisar callos, va a generar problemas. La última gran reforma educativa se hizo hace 22 años. La hizo Germán Rama y generó enfrentamientos con los sindicatos de todo tipo. 

Costó ocupaciones... 

Se hizo, la reforma se hizo. 

¿Cómo se conjuga esta iniciativa de los 136 liceos con la necesidad de recortar gastos en el Estado?

Esta iniciativa se paga sola. Porque esto hay que verlo como siembra y cosecha. Poner a funcionar los 136 liceos va a costar  US$ 160 millones por año, por encima de lo que Anep ya gasta en esta población de 80 mil chiquilines y logra resultados pésimos. No se gradúa nadie y los abandonamos a su suerte. Acá vamos a tener una propuesta con liceos que van a tener el triple de horas de clase, cuerpos docentes estables entrenados en técnicas pedagógicas para darles respuesta a chiquilines que vienen en pésimas condiciones de aprender. 

Una de sus propuestas económicas es ahorrar US$ 2.200 millones en el próximo período y habla de reducir costos del estado y gastos superfluos. ¿Solo con eso se logra?

Vamos a terminar con los directorios integrados por políticos que no fueron electos para un cargo y terminan en un directorio de una empresa compleja de manejar simplemente como premio consuelo. Vamos a terminar con las empresas del Estado como plataformas de lanzamiento de campañas electorales. El Antel Arena es el último ejemplo, una obra que fue construida en tiempos políticos y no económicos y costó tres veces más de lo que debió haber costado. Vamos a terminar con el uso de las empresas del Estado como un aparato clientelar para mantenerse y sostenerse en el poder. Las empresas del Estado van a trabajar al servicio de los ciudadanos. 

¿Piensa que su gobierno podría terminar con déficit cero?

Sí, esa es la intención. Tenemos que aprender de los que hicieron bien las cosas. Chile nos ha ganado por paliza a todos en los últimos 30 años, entre otras cosas porque conquistó el mundo abriendo mercados para sus productos sin pagar impuestos y porque apostó a sus sectores estratégicos. Vamos a apostar muy fuertemente a que Uruguay se transforme en un gran productor de alimentos. Hoy producimos alimentos para 28 millones de personas con todos los techos que le ponemos a los alimentos: falta de acceso a mercados en términos preferenciales, costos prohibitivos para producir en el país, abigeato, jaurías que matan a nuestras ovejas. Aún así nos las ingeniamos para producir alimentos para 28 millones de personas. Si volamos los techos de la producción de alimentos, Uruguay en 10 años puede producir alimentos para 50 millones de personas, y no cualquier alimento. Alimentos ecológicamente sustentables que van a ser -desde la hortifruticultura hasta la carne orgánica- demandados y muy bien pagos por los mercados más exigentes del mundo.

Chile apostó a que el dinero de los contribuyentes se cuida, y lo cuidaron. Cuando el cobre estaba por las nubes ellos ahorraron. Nosotros nos dilapidamos todo lo que entró y más. Hoy tienen tienen un pequeño déficit fiscal que lo financian con ahorro y ni siquiera tienen que pedir prestado, por ende tienen un tipo de cambio competitivo que no asfixia a la producción. Nos vamos a comprometer a tomar las medidas que eliminen el déficit fiscal.

Una ley de responsabilidad fiscal que permita que en tiempos de vacas gordas ahorremos para tiempos de vacas flacas. Eso es lo que hizo Chile, no hay nada en el ADN de los chilenos que impida que nosotros hagamos lo mismo. 

Fue alumno de Astori. ¿Hay algo particular que haya aprendido de él?

Danilo Astori  era profesor de Contabilidad Nacional. Justo en el semestre en que me tocó dar el curso no lo tuve como profesor. Pero entiendo, por lo que me contaban, que era un muy buen profesor. Y déjenme hacerle un pequeño reconocimiento. Astori fue el gran responsable de la moderación del FA, de que el FA no sucumbiera a la tentación del delirio kirchnerista y chavista. Y eso me preocupa mucho, porque la salida de Astori de la vida política nacional y su pérdida de peso político nos deja ante un FA que a futuro es un misterio y una aventura audaz. ¿Qué sabemos de de los nuevos candidatos? ¿Qué sabemos de Carolina Cosse? Que piensa que Venezuela y Cuba son democracias pintorescas, originales, diferentes. Sabemos que el MPP ,que la respalda, su doctrina es gastar plata para repartir que no se sabe después de donde sale y nos dejaron un agujero así de grande. Después no sabemos más nada. ¿Que vamos a construir 20 Antel Arena inconstitucionalmente? ¿Qué sabemos del plan económico de Martínez? Nada. ¿Sabemos si tiene alguno? No, no lo sabemos. Lo que caracteriza al FA -aparte de ser un proyecto gastado por el hecho de haber detentado el poder por 14 años, como un mueble apolillado que está perforado y que ya no tiene ilusión de cambiar nada porque saben que las pujas internas les impide hacer nada y que lo que se trata es de mantenerse en la silla del poder-, de verdad a futuro no sé que es lo que nos se espera. Y esa fuerza moderadora que era el contador Danilo Astori ya no va a estar en la escena política nacional. 

 

Leé más sobre la entrevista a Ernesto Talvi

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...