Mundo > "Responsabilidades, nada"

Evo Morales dijo que su principal error fue "derrotar a los opositores" en varias elecciones

El exmandatario boliviano pide la mediación de José Mujica y José Luis Rodríguez Zapatero en la crisis de su país. México justifica libertad de expresión de su asilado

Tiempo de lectura: -'

15 de noviembre de 2019 a las 12:34

El exgobernante boliviano Evo Morales reconoció que pudo cometer "errores", pero no asumió ninguna responsabilidad en la crisis que lo llevó a renunciar a la presidencia tras los polémicos comicios del pasado 20 de octubre, que han convulsionado al país sudamericano.

"Responsabilidades, nada. Pueden ser errores, somos seres humanos, pero jamás he pensado hacer daño al pueblo boliviano", dijo Morales en una entrevista con la cadena Televisa en México, país al que llegó el martes como asilado político.

El exmandatario indígena afirmó que su principal error fue "derrotar a los opositores" en varias elecciones consecutivas y que "para nada" habría hecho algo distinto durante sus tres períodos de gobierno.

Aseguró que nunca pretendió aferrarse al poder pero que una vez al frente del país comprendió que su labor dependía "del pueblo", lo que lo llevó a aceptar sucesivas candidaturas.

"No se trata de eternizarse, por mí en cinco años quería irme a mi casa (...) ese es mi deseo, pero el pueblo me pide continuar", afirmó Morales.

El exmandataro boliviano en otra entrevista, para informe nacional de Radio Uruguay, ante la pregunta de si convocaría mediadores para la crisis de su país dijo que era importante la presencia de cualquier organismo "menos la OEA" 

"Yo elegiría finalmente personalidades como “ (José) Mujica” como “ (José Luis Rodríguez) Zapatero”, expresidentes, para entablar el diálogo. Ya debe ser importante para el nivel del futuro que se presenta y especialmente el diálogo para la pacificación de Bolivia"

Tras la renuncia y exilio de Morales, Bolivia ha quedado al mando de la senadora opositora Jeanine Áñez, que se proclamó el martes presidenta interina del país, con el aval de una interpretación del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) , y busca pacificarlo tras los graves disturbios generados luego de las elecciones del mes pasado, plagadas de irregularidades, según una misión de auditoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA). 

Morales también explicó que el otro factor clave para insistir con la presidencia era mantener la "continuidad" de su programa social y económico a mediano y largo plazo.

Al respecto, Morales destacó sus logros, entre ellos la reducción de la pobreza, "que impresiona a todo mundo", así como convertir a la economía boliviana en la de mayor crecimiento en Sudamérica durante seis de sus 13 años de gestión.

Insistió además en que sus "pecados" son el hecho de ser indígena y el haber implementado programas de apoyo a los más humildes, los cuales son rechazados por un grupo oligárquico de "familias racistas, fascistas", que apuestan además por la privatización de la economía.

"Vuelve el racismo, vuelve el odio, no puedo creer el usar la Biblia contra la familia", dijo Morales sobre el grupo que, según él, forzó su salida del poder. 

El exmandatario dijo además que "por ahora" no se ve nuevamente como presidente de Bolivia pues el país está "en la etapa de recuperar la democracia, de derrotar a la dictadura".

¿Diálogo?

El gobierno de la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, anunció que inició un diálogo con el Movimiento Al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales asilado en México, para pacificar el país.

Áñez intenta poner fin a las manifestaciones violentas y enfrentamientos poselectorales que han dejado 10 muertos y unos 400 heridos. 

"Estamos en una mesa de diálogo, creemos que es posible pacificar el país", indicó el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, uno de los 11 miembros del gabinete ministerial designados por la mandataria interina el miércoles.  

En el diálogo con delegados de Añez, sin embargo, los congresistas del partido de Morales no han confirmado el acercamiento.

Las tensiones continuaron la tarde del jueves en La Paz, luego de que una columna formada por miles de partidarios de Morales bajara desde El Alto, la ciudad vecina, bastión del líder izquierdista. 

Los defensores del expresidente coreaban consignas: "Áñez golpista, fuera del palacio", "Que vuelva Evo".

"Estamos pidiendo la renuncia de la presidenta, esa presidenta racista, que se vaya esa golpista", dijo a la AFP Juan Gutiérrez, uno de los manifestantes, vestido con un poncho rojo que identifica a los miembros de una organización campesina andina que apoya a Morales.  

A metros de él, Nery, una mujer aymara de 28 años, vestida con pollera tradicional, se hizo eco del reclamo: "Estamos bien enfurecidos con esta señora (Áñez) que se ha nombrado solita; queremos que Evo retorne", dijo mascando una hoja de coca, como manda la tradición andina. 

En una señal de la preocupación de la comunidad internacional, la ONU envió a Bolivia al diplomático Jean Arnault para que dialogue con todas las partes e intente "encontrar una salida pacífica a la crisis", anunció Stéphane Dujarric, el portavoz del secretario general de Naciones Unidas. 

Que hable

El gobierno mexicano dijo el jueves que no se puede restringir la libertad de expresión de los asilados políticos, en respuesta a reclamos de la presidenta interina boliviana por la actividad política del expresidente Evo Morales desde que llegó a México.

"México tendría que exigirle a Evo Morales a que cumpla con los protocolos de asilo, y no estar incitando al país (...) desde donde está. Eso es verdaderamente vergonzoso", afirmó Áñez.

Ante esos señalamientos, que serían "violatorios del otorgamiento de asilo" bajo el tratado de Montevideo de 1939  —del que México no es parte—, la Cancillería mexicana expuso una serie de "consideraciones jurídicas".

"El derecho de libertad de expresión está garantizado por el artículo 6 constitucional así como el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969), ninguno de los cuales hace distinción entre ciudadanos y extranjeros, ni tampoco sobre la condición bajo la que se encuentran estos en el país", indica el comunicado de México.

El gobierno mexicano sostuvo que sus leyes y la Convención sobre Asilo Territorial, de la que el país forma parte desde 1982, señalan que no se puede restringir la libertad de expresión de los asilados.

"Dicho derecho no puede ser motivo de reclamación por otro Estado basándose en conceptos que contra éste o su gobierno expresen públicamente los asilados o refugiados", subrayó la Cancillería.

Fuente: AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...