Cargando...
La agencia sigue manteniendo a Uruguay con el mínimo del grado inversor.

Economía y Empresas > DEUDA SOBERANA

Fitch le mantuvo el grado inversor a Uruguay y dejó estable su perspectiva

La agencia advierte por una ventana de tiempo más estrecha para la coalición para llegar a consensos y avanzar con reformas "impopulares" como la de las jubilaciones, la educación y los combustibles  

Tiempo de lectura: -'

29 de junio de 2022 a las 17:15

La calificadora de riesgo Fitch Ratings ratificó este miércoles el grado inversor para la deuda soberana de Uruguay al mantener la nota crediticia en BBB- (mínimo escalón del invesment grade) como emisor a largo plazo en moneda extranjera y doméstica, al tiempo que dejó estable su perspectiva. Esta agencia había elevado la perspectiva de negativa a estable en diciembre pasado.

De acuerdo al comunicado de Fitch, la calificación 'BBB- de Uruguay está respaldada por un PIB per cápita relativamente alto, sólidos indicadores de gobernabilidad y fortaleza institucional evidenciada por una respuesta exitosa a la pandemia y sólidas finanzas externas.

La calificación está restringida por perspectivas de crecimiento económico a mediano plazo afectadas por desafíos de competitividad, una carga de deuda pública por encima de sus pares calificados y sensible a los movimientos del tipo de cambio, persistentemente alta inflación y flexibilidad política acotada por la dolarización, la indexación y la poca profundidad financiera. Según Fitch, el gobierno "está comprometido con las políticas para mejorar estas debilidades crediticias, pero enfrenta desafíos para mejorarlas".

Fitch proyecta que el déficit fiscal caerá al 3,1% en 2022 a medida que el gasto por la pandemia y los ingresos extraordinarios garantizados para financiarlo se eliminen en su mayoría. Además, espera que el rojo de las cuentas públicas baje a 2,7% para 2023, en línea con los objetivos del presupuesto quinquenal, aunque el margen para un "desempeño superior podría verse limitado debido a la presión política preelectoral para recortes de impuestos y mayor gasto social", advierte la agencia. Fitch destacó el "progreso fiscal" que logró el país con la implementación de una regla fiscal y su cumplimiento durante los últimos dos años. 

La calificadora proyecta un crecimiento del PIB de 4,7% para 2002, en línea con el 4,8% que proyectó esta semana la ministra de Economía y Finanzas Azucena Arbeleche. Asimismo, Fitch espera que el crecimiento se desacelere a 3,1% en 2023 y converja gradualmente a un ritmo de tendencia de 2% a partir de entonces. Según la agencia, el crecimiento potencial sigue limitado por las tendencias demográficas adversas y los problemas competitividad, incluido un marco salarial rígido, los crecientes desafíos educativos y los altos precios de la energía.

Plazo más acotado para reformas 

"El gobierno tiene la intención de aprobar reformas que aborden estos temas, pero queda por ver cuánto progreso puede lograr antes de las elecciones de 2024", alerta el comunicado. En ese sentido, sostiene que si bien el gobierno logró triunfar en el referéndum por la LUC en marzo pasado, "no queda claro si la administración podrá generar consenso dentro de su coalición para avanzar en sus reformas pendientes, que podrían ser políticamente impopulares". En ese aspecto, menciona la reforma educativa, la del sistema de jubilaciones y la del mercado de combustibles. A juicio de Fitch, la ventana de oportunidad para avanzar en esas reformas antes que comience el próximo ciclo electoral se achica. 

Y respecto a la apertura comercial y la posibilidad de firmar un TLC con China, dice que "las perspectivas siguen siendo inciertas debido a la falta de apetito claro por parte de las autoridades chinas" para avanzar en ese camino. 

Por otro lado, la agencia espera que la relación deuda/PIB caiga a 60,2% en 2022 (desde el 63,9% de 2021) debido al fuerte crecimiento, la consolidación fiscal y la continua apreciación del peso. Fitch proyecta que la deuda se estabilizará alrededor del 60% a partir de entonces, a medida que el crecimiento se normalice y el déficit fiscal converja a la meta de las autoridades de alrededor del 2,5% del PIB, suponiendo un tipo de cambio real estable.

En lo que respecta a inflación, la agencia no prevé un gran desacelere en la evolución de los precios. Proyecta que la inflación cierre el año en 8,5%, y que luego se modere a 7,3% para 2023, dado los efectos inerciales vinculados a la indexación salarial predominante. 

La deuda uruguaya cuenta con nota de grado inversor por parte de las cinco calificadoras de riesgo. Standard & Poor´s (BBB), Moody's (Baa2) y R&I (BBB) la colocan un escalón por encima del mínimo con perspectiva estable, y positiva en el último caso. En tanto, DBRS (BBB positiva) y Fitch Rating (BBB-) lo ubican en el mínimo. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...