Estilo de vida > Peluquería y masculinidad

Futbolistas, blogueros y figuras de la TV: ¿a quién miran los uruguayos para cortarse el pelo?

En Uruguay los hombres son cada más innovadores y expresivos cuando se trata de su peinado y corte de pelo

Tiempo de lectura: -'

25 de junio de 2018 a las 21:00

Florencia Magni
Especial para El Observador

No hace falta saber de fútbol o de física para reconocer a Carlos Valderrama o Albert Einstein. ¿Qué es lo más característico de la apariencia de estos dos reconocidos personajes? Evidente: su pelo. El pelo es un elemento crucial de la imagen de una persona, basta con que se cambie de corte para modificar por completo la apariencia. Hace ya un tiempo que los uruguayos se dieron cuenta de esto.

Lejos están los días en los que la preocupación por el pelo era monopolio femenino. La oferta masculina ahora es muy variada, están las peluquerías de siempre, otras con propuestas mas alternativas y resurgieron las barberías. Y los cortes, como la moda, también cambian. Y en acontecimientos multitudinarios y monumentales, como un Mundial de fútbol, los looks de sus jugadores influyen.

Claudio di Vincenzo contó que en su peluquería, I. Capelli, su clientela es variada. Hace 30 años que corta el pelo y ha visto todo. "Cada época tuvo su corte; me pedían el pelo, por ejemplo, como MacGyver. Hasta hace poco la influencia era de la televisión argentina, y ahora más que nada del fútbol. Usan mucho el celular para mostrar qué buscan, antes tenía revistas y ahora ya no son necesarias", dijo.

A pesar de que las modas han cambiado, muchos le siguen pidiendo el corte clásico y siguen cortándose el pelo cada algunos meses. "De hecho, quienes vienen con más frecuencia son los que tienen menos pelo", afirmó.

Claudio, de Magno Peluqueros, aseguró que en Uruguay "estamos bastante avanzados, nos cuidamos y preocupamos más por nuestra apariencia".

Embed

Ellos también @mynameismartinh 's grey hair

Una publicación compartida de Nacho Sarube Estudio de Pelo (@nachosarube_estudio) el

Embed

SKIN FADE by @fedeeesposito23

Una publicación compartida de Magno Peluqueros (@peluquerosmagno) el

El peluquero nota un quiebre importante con respecto a la frecuencia: ahora la mayoría de sus clientes se corta el pelo cada 20 días; antes podían pasar meses sin hacerlo. Lo que piden varía dependiendo de si el cliente es "más jugado y abierto" pero sigue notando que hay gente más conservadora, que se anima a un cambio "cuando es tarde y seguro porque ya todo el mundo lo usa".

"El corte que más se ve es el fade, más corto a los costados y más largo arriba", dijo. Claudio distinguió dos factores que influyen a la hora de marcar tendencias: el fútbol y las redes sociales. "Son muchos los clientes que ya saben lo que quieren; hay una corriente que se identifica con jugadores como Cristiano Ronaldo, también cuando (Lionel) Messi se tiñó de rubio platino recibimos muchas consultas. Creo que eso se explica porque en el fútbol, los jugadores se producen más; en los partidos están perfectos, algunos hasta tienen su propio peluquero que los acompaña en todo momento".

"Cada época tuvo su corte; me pedían el pelo, por ejemplo, como MacGyver. Hasta hace poco la influencia era de la televisión argentina, y ahora más que nada del fútbol. Usan mucho el celular para mostrar qué buscan, antes tenía revistas y ahora ya no son necesarias", dijo Claudio di Vincenzo.
Entre sus clientes también están quienes se inspiran en las redes sociales. Instagram y Facebook abren un abanico infinito de ideas y les ha dado la oportunidad a quienes les interesa la estética de llegar a miles de personas y compartir sus gustos. Es el caso del influencer, blogger y youtuber argentino Valentín Benet, que tiene 225 mil seguidores en Instagram.

"Algunos clientes siguen a personas y eligen un prototipo de lo que les gusta. Benet y otros influencers están en lo último entonces piden ese corte y lo acompañan con el resto del look, hoy el pelo es un accesorio más", señaló Claudio.

En un país tan futbolero como Uruguay, donde se para todo cada vez que juega la selección, no es sorprendente que el fútbol empape todo; el pelo no es una excepción. Sebastián Gorriarán, que corta el pelo con su tío Nelson en Senior's, explicó que lo que más influye a la hora de elegir un corte es la televisión y el fútbol. "Muchas veces hay una referencia a un famoso. Los más chicos, sobre todo, vienen con una foto, por ejemplo de (Luis) Suárez, y eso facilita el trabajo, pero no les importa si queda bien o mal, piden lo que se usa", apuntó.

El pelo y la imagen

Rodrigo González viene de una familia de peluqueros. Lo primero que le surge al hablar de los hombres en Peak, su peluquería, es lo siguiente: "Está todo el mundo con el mismo corte, me piden todo el tiempo la tendencia futbolera, el corte europeo usando los degradé, mucha máquina, corto a los costados y largo arriba. También ahora todos usan barba". Explicó que ese corte comenzó con el fútbol pero hay distintas tendencias; no importa solo el corte, también importa el look que lo acompaña.

González no es de los cultores del fade. "Es un corte práctico pero que no permite innovar. Te limita porque no podés salir de eso de un día para otro", dijo.

Mientras en Peak suena The Smiths, el peluquero reflexionó sobre el poder y la fuerza que tiene el fútbol. Le gustaría que volviera la década de 1980, o que la identificación a la hora de recrear un estilo pasara más por la música que por el fútbol.

Gonzalo Figueroa, de Afro Hair, contó que el público de la peluquería "no está dentro de la tendencia, es más alternativo". Y relató: "Se expresa con el pelo, no se encasilla. Piden colores fantasía, rastas, y se inclina por lo retro, es arriesgado".

"Muchas veces hay una referencia a un famoso. Los más chicos, sobre todo, vienen con una foto, por ejemplo de Suárez, y eso facilita el trabajo, pero no les importa si queda bien o mal, piden lo que se usa", dijo Sebastián Gorriarán de Senior's
Como todo peluquero, sabe que el corte de moda es el fade pero aseguró con contundencia que "masa no es moda". En Afro Hair intenta tomarse un tiempo con el cliente para ayudarlo a encontrar su estilo, para que el pelo refleje su identidad porque, según afirmó Figueroa, "construir una imagen no es cortar el pelo".
Nacho Sarube aclaró que su peluquería homónima atrae a un grupo determinado de la ciudad. "Es un sector particular, alternativo y abierto, que capaz que no representa al hombre uruguayo típico. Algunos se rapan, se decoloran la cabeza y se hacen algún color, como verde o rosado, se hacen laciados, o con medio centímetro de pelo me piden formas geométricas", contó Sarube.

"Antes todos los hombres que tenían rulos acortaban su pelo o peinaban los rulos o se hacían raya al costado; ahora hay muchos que los dejan ser y le dan forma a ese volumen para embellecerse", contó Sheilla da Silva de Glam Queen
De todos modos el peluquero observa mucho cómo usa el pelo y cómo se viste el uruguayo. Cuando viaja y compara el país con otras partes del mundo nota que acá "hay un prejuicio de no salirse de lo normal; acá va lo clásico". Le llama mucho la atención que, por ejemplo, a veces se use la profesión como una excusa para no arriesgar. "Sin dudas hay diferencias entre Uruguay y lugares como Brasil y Argentina en los que el pelo es sagrado, y eso tiene que ver con la importancia que le dan a la estética", explicó.

Embed
Embed

@House99 is gearing up, share your #GameReady looks

Una publicación compartida de David Beckham (@davidbeckham) el

Sarube contó cómo fue la evolución del fade en Uruguay. "Es un corte que evolucionó de la cresta, luego se usó para el costado y, con la influencia innegable de David Beckham, se empezó a usar hacia atrás", explicó. Es un corte europeo muy ligado al fútbol; es el que ahora tienen Alfonso Espino, Lucas Torreira, Cristiano Ronaldo, Jonathan Urretaviscaya, Lionel Messi y muchos jugadores. Sin embargo, en otras partes del mundo la tendencia es otra. "Vengo de dos semanas en Nueva York y no vi a nadie con ese corte", afirmó.

El uruguayo y la vergüenza

A pesar de que el calendario marque el 2018 y el mundo esté cada vez más abierto y libre, en Uruguay todavía existen los estereotipos asociados al cuidado personal en los hombres. Sarube siente que el uruguayo "tiene vergüenza de decir que quiere verse lindo". Y añadió: "Trae una propuesta y consulta acerca de si es para su cara o no, pero le cuesta decir 'me quiero ver lindo'. Hoy el hombre en cualquier parte del mundo se pone cremas, se perfuma, se viste bien y eso lo hace sentirse más lindo, no lo hace menos hombre".

A pesar de esto, el peluquero reconoce un gran cambio. Son muchos los que cuidan y se preocupan por su estética. El furor de las barberías es un ejemplo muy claro sobre el avance del género masculino en el cuidado personal. "Las barberías tienen un trabajo muy importante en este proceso; la barba es una moda mundial y con ellas hay una preocupación por el cuidado del pelo y de la piel", explicó Sarube. Sin embargo, el especialista constata que el hombre no quiere gastar mucho dinero en su pelo. "No puedo cobrarle lo mismo a un hombre que a una mujer por el mismo servicio porque no lo pagan y eso me resulta increíble", concluyó.

"(El fade) es un corte que evolucionó de la cresta, luego se usó para el costado y, con la influencia innegable de David Beckham, se empezó a usar hacia atrás", explicó el peluquería Nacho Sarube.
Sheilla da Silva corta el pelo desde que tiene 12 años, más de la mitad de su vida. En su peluquería, Glam Queen, atiende a mujeres y hombres. "Están los clásicos, gente que dice 'haceme lo que quieras' u otros que buscan trasgredir", contó. También está de acuerdo con Sarube en la mayor preocupación y apertura de los hombres uruguayos. Y que hay muchos que quieren despegarse de lo que se usa. "Por ejemplo, antes todos los hombres que tenían rulos acortaban su pelo o peinaban los rulos o se hacían raya al costado; ahora hay muchos que los dejan ser y le dan forma a ese volumen para embellecerse". Hay marcas como Tigi y American Crew que entienden esto "y diseñan productos especialmente para hombres".
Aunque el fade sea el corte que se repite, una y otra vez, en las calles de Montevideo todavía hay lugar para los más clásicos y, por supuesto, para los que aún viven más allá de las modas. De todas formas, fútbol, tele y redes son el trío que manda para aquellos que van más allá de simplemente cortarse el pelo porque les crece y quieren estar más prolijos.

Hay un grupo (tal vez todavía sea muy pequeño) de la población que, claramente, decide expresarse a través de su corte o color de pelo. La evidencia está en que las peluquerías alternativas y las barberías trabajan muy bien y que, pese al carácter más conservador de Uruguay, hay un espacio cada vez mayor para esos raros cortes y peinados nuevos.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.