Opinión > EDITORIAL

Gatillo fácil

Lo planteado por Mario Bergara no parece ser adecuado para este momento 

Tiempo de lectura: -'

21 de febrero de 2019 a las 05:00

El planteo de prohibir la tenencia de armas no es de recibo en este momento del país.
El precandidato presidencial frenteamplista Mario Bergara propuso prohibir la tenencia de armas en manos de civiles como estrategia para reducir la violencia de la delincuencia, siguiendo el camino de países como Escocia y Australia que lo hicieron en la década de 1990.

“El Uruguay es un país lleno de armas. Entiendo que las cifras que se manejan de las armas registradas rondan los seiscientos mil y obviamente todos sospechamos que el número de armas no registradas es también muy voluminoso. O sea, la tasa de armamentismo que hay en la sociedad uruguaya es alarmante. Yo creo que, así como en otras partes del mundo se ha discutido, tenemos que tener una reflexión sobre estas cosas y apuntar a reprimir e ir hacia una lógica más prohibicionista de la tenencia de armas”, señaló el expresidente del Banco Central del Uruguay durante una entrevista radial con Emiliano Cotelo.

Por venir de quien viene la propuesta es por lo menos provocativa. Uruguay es un país cuyos índices de asesinatos y violencia se dispararon en la última década revelando dos cosas: que el gobierno no quiso escuchar las alarmas que sonaban en el resto del continente y que las políticas públicas del Ministerio del Interior para evitar la escalada de violencia fracasaron.

No escapa al análisis de nadie que los asesinatos con armas de fuego pasaron a ser algo mucho más frecuente que antes. Esto indica que la delincuencia ha incrementado exponencialmente su poder de fuego y que lamentablemente la agresividad ahora se dirime con plomo sin importar las consecuencias. Los ciudadanos quedan entonces de rehén y viven con miedo a que los maten de un tiro.
Uruguay es un país medianamente armado. La población tiene armas y no son los vecinos comunes los que poseyendo armas son noticias por cometer delitos armados. No hay demostración empírica que demuestre que a menos armas menos delitos. No parece razonable por lo tanto avanzar en la línea que plantea Bergara en este momento. La única fórmula que si ha dado resultado es la de combatir la delincuencia y ajustarla al Estado de Derecho.

Según el especialista en armas Edward Holfman “Uruguay tiene por cada 100 habitantes, 32 armas. En Estados Unidos, cada 100 habitantes hay 90 armas. En el mundo no hay una relación de menos armas y menos homicidios”.
Es exactamente allí donde está el punto a discutir. ¿Cómo impedir que siga creciendo el guarismo de delitos con armas de fuego? Si la relación no es la de menos armas menos asesinatos, entonces habría que buscar otro tipo de ejemplos y aplicar políticas públicas acordes al desafío de reducir los índices en este terreno de la seguridad pública.

Es ahí donde los planteos facilistas que generan rápidamente titulares no llevan a ningún lado. La gente no anda con armas por placer. Lo hace como un reflejo de seguridad. Allí donde hay seguridad, se reduce la tenencia de armas, salvo Estados Unidos por otras razones. La propuesta de Bergara sobre uso y tenencia de armas debe aplicarse una vez que el país recobre los niveles de seguridad que lamentablemente perdió hace más de una década. Ahí hay que poner el foco. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...