Nacional > Confesión en tribunal de honor

Gavazzo admitió que arrojó el cuerpo de Roberto Gomensoro al río Negro

Gavazzo y “Pajarito” Silveira narraron múltiples horrores de la dictadura; el Tribunal de Honor entendió que no afectaron el honor de la fuerza

Tiempo de lectura: -'

30 de marzo de 2019 a las 05:04

José Gavazzo admitió que arrojó en 1973 el cuerpo del tupamaro Roberto Gomensoro al río Negro para hacerlo desaparecer y que le mintió a la Justicia al respecto. 

Jorge “Pajarito” Silveira fue más allá. Dijo que Gavazzo fue responsable de la muerte de Gomensoro, también del otro detenido en el Grupo de Artillería 1 y de la desaparición de María Claudia García de Gelman. Acusó a Gavazzo de no tener “la hombría suficiente” para asumir sus actos. 

Tales hechos emergen de las actas del Tribunal de Honor que el Ejército realizó a ambos oficiales, según comprobó El Observador tras haber tenido acceso a ellas.

A pesar de estas confesiones y acusaciones, siete generales del Ejército (tres integrantes del Tribunal de Honor, otros tres de un tribunal de alzada, y el excomandante Guido Manini Ríos) entendieron que los acusados no afectaron el honor del Ejército. Y que solo afectaron el honor del Cuerpo de Oficiales y el suyo propio por haber permitido que el coronel Juan Carlos Gómez permaneciera tres años preso por el asesinato de Gomensoro, siendo que ellos sabían que era inocente.

La muerte de prisioneros indefensos, la desaparición de sus cuerpos y las mentiras reiteradas no fueron consideradas.

Uno de los generales que integró el tribunal de Honor es el actual comandante del Ejército, José González, designado por el presidente Tabaré Vázquez tras cesar a Manini Ríos.

Gavazzo culpa a Cristi

Gavazzo sostuvo ante el Tribunal de Honor que el Grupo de Artillería 1, del cual él era el segundo al mando, detuvo a Roberto Gomensoro porque era “un jefe” del sector militar del MLN. 

“Tito” Gomensoro fue detenido el 12 de marzo de 1973. No era jefe del aparato armado del MLN. Su tarea estaba concentrada en la militancia en la FEUU. Seis días después su cadáver apareció flotando en el río Negro, en el lago del Rincón del Bonete. Estaba envuelto en una malla de alambre y tenía atadas tres grandes piedras.

El cadáver fue sometido a autopsia, pero no pudo ser identificado. Luego de ser enterrado en Tacuarembó, alguien lo volvió a desaparecer en fecha incierta. 

El Ejército nunca admitió que aquel cuerpo que había aparecido flotando era el de Gomensoro. Decían que se había fugado y no se sabía nada de él. Hasta 1985 mantuvieron una orden de captura. Pero el forense que había analizado el cadáver cuando apareció flotando, se guardó para sí su cráneo. Eso permitió que en 2002 se confirmara que el cuerpo era el de Tito.

En el Tribunal de Honor, Gavazzo -contradiciéndose a sí mismo respecto a la importancia de su captura- declaró que todo lo que sabía Gomensoro ya era sabido por el Ejército. Por eso, según afirmó, dio la orden de que no se lo interrogara y de que solo lo dejaran esposado en una silla. Era de madrugada. Al amanecer, Gomensoro estaba en la misma silla... pero muerto. 

Eso le declaró Gavazzo a los generales.

Según su relato, tras enterarse de la muerte de Gomensoro, le avisó al jefe del Grupo de Artillería 1, el coronel Alfredo Rubio. Y juntos fueron a comunicarle lo ocurrido al comandante de la División de Ejército 1, el general Esteban Cristi.

Según el relato de Gavazzo, allí Cristi habría ordenado desaparecer el cuerpo: “Quien tuvo que hacer eso fui yo”.

“Por temas de desprestigio del Ejército no podía darse a conocer que había fallecido alguien en un cuartel”, declaró Gavazzo, recordando que aún no había ocurrido el golpe de Estado. 


“Yo lo cargué al vehículo, yo manejé al vehículo, lo llevé al lugar, lo bajé, lo puse en un bote y lo tiré del bote. Yo solo”, sostuvo Gavazzo ante el Tribunal de Honor.

Silveira culpa a Gavazzo

La declaración de Gavazzo reúne tres tópicos tradicionales en sus dichos: aludir con nombre y apellido a gente ya fallecida (Cristi), decir que el destino o las circunstancias lo obligaron a hacer todo lo malo (“quien tuvo que hacer eso fui yo”) y jamás inculpar a un subordinado (“yo solo”).

Sin embargo, el testimonio ante el Tribunal de “Pajarito” Silveira, que era su subordinado en el Grupo de Artillería 1, lo contradice.

Según cuenta Silveira, cuando Gomensoro murió en el cuartel, “lo que había hecho” Gavazzo motivó una pelea con el comandante de la unidad, el coronel Rubio.

No fueron juntos a hablar con Cristi, sino que Rubio fue solo, enojado y alterado. Tomó el jeep del cuartel y salió a toda velocidad. Gavazzo “no sabía dónde esconderse”, recordó Silveira.

“Los subalternos habíamos visto que algo raro había pasado”, agregó. 

Cuando los integrantes del Tribunal le preguntaron si Gomensoro había muerto por las torturas recibidas, Silveira dijo que él no vio qué pasó, pero que el responsable de la muerte fue Gavazzo. 

“Nosotros sabemos que se le muere a Gavazzo”, afirmó y agregó: “Gavazzo se lo lleva a Paso de los Toros”.

El testimonio de Silveira coincide con otros que también apuntan a Gavazzo como el responsable de torturar y matar a Gomensoro.

Ante la Justicia, el mayor Enrique Debat declaró que un día de marzo de 1973 en un galpón del cuartel de La Paloma, sede del Grupo de Artillería 1, “vi al mayor Gavazzo sentado al lado de una persona que estaba colgada, amarrada de un caballete. El cuerpo estaba sin ropas, aparentemente mojado, húmedo, con brillo, amarrado con las manos en la espalda y la cabeza gacha.

Era una persona aparentemente masculino, sin senos, cabellos oscuros mojados. Al lado de ese caballete, un teléfono de campaña y varios cables. Al pasar por ahí vi el rostro del mayor Gavazzo, porque giró de la posición (en) que estaba para ver que estaba pasando una persona. No hablamos, y hubo sí un gesto de cierta sorpresa de parte de él”.

Esa noche en el casino de oficiales -agregó- se comentó que el detenido se llamaba Roberto Gomensoro y que Gavazzo lo había matado.

Debat amplió su testimonio en el libro “Gavazzo. Sin Piedad”.

El testimonio de Debat coincide con otros. En el libro “Milicos y tupas”, el contador Carlos Koncke -que estaba preso en el cuartel de La Paloma- cuenta que a poco de asumir como segundo jefe de la unidad, Gavazzo mató a un detenido. El coronel retirado Luis Agosto, entonces capitán en esa unidad, relata que por esas fechas un día pasó algo muy grave y que -salvo el grupo que actuaba junto a Gavazzo- al resto de los oficiales no se los dejó entrar al cuartel. 

¿Por qué no dijeron la verdad?

En 2005 y a pedido del presidente Tabaré Vázquez (en su primer mandato), cada una de las tres armas se vio conminada a entregar un informe con los datos en su poder sobre los desaparecidos.

Allí el Ejército admitió por primera vez que Gomensoro había muerto en 1973, pocas horas después de su detención, “por problemas cardíacos”, en el Grupo de Artillería 1. El informe admitía que su cuerpo había sido arrojado al lago de Rincón del Bonete.

Roberto Gomensoro (el primero de izquierda a derecha). A su lado, su esposa Cristina Petrus.

La aparición del cráneo y el informe del Ejército permitieron que un juicio por la muerte de Gomensoro avanzara en Tacuarembó. Parecía que los principales encausados serían los dos jefes del Grupo de Artillería 1: Rubio y Gavazzo.

Sin embargo, sorpresivamente apareció un testigo, un tupamaro marginal llamado Valerio Blanco, que dijo que él había visto como el coronel Gómez había asesinado a Gomensoro, no en La Paloma sino en Paso de los Toros.

Aunque su testimonio estuvo plagado de mentiras, errores, contradicciones e inconsistencias, la Justicia lo dio por bueno y Gómez fue enviado a la cárcel. Estuvo tres años y medio preso.
En el Tribunal de Honor, los generales le preguntaron a Gavazzo y a Silveira por qué no advirtieron en la Justicia que Gómez era inocente, como les constaba.

Gavazzo respondió que mintió para defender a sus subordinados del Grupo de Artillería 1. Adujo que si él hubiera admitido su responsabilidad en desaparecer el cuerpo, la Justicia habría buscado otros culpables entre sus subalternos.

Silveira explicó que él no dijo nada ya que, a pesar de tener la seguridad de que Gavazzo era el responsable, no tenía pruebas. 

Otro muerto en La Paloma

Poco después de la muerte de Gomensoro, otro prisionero murió y desapareció en el cuartel de La Paloma: el tupamaro Eduardo Pérez Silveira, alias el Gordo Marcos.

En el libro “Gavazzo. Sin Piedad” se reúnen testimonios que apuntan a Gavazzo como responsable de su tortura y muerte. El propio Gavazzo admite allí que le tiró a Pérez Silveira una granada de gas en un espacio cerrado para reducirlo porque se habría sublevado y no podía controlarlo. Los efectos de la granada habrían derivado en que el prisionero se desvaneciera y se lo llevara al Hospital Militar, donde “desapareció”.

Hay testigos de que Pérez Silveira estuvo unas horas en el Hospital Militar, en un estado agónico, con graves lesiones.

Ante el Tribunal de Honor, Gavazzo repitió su misma versión sobre ese caso. Pero Silveira volvió a enmendarle la plana.
“Hubo un fallecido en Artillería 1, que Gavazzo lo gaseó. Sí, que lo gaseó”, dijo, repitiendo la afirmación.

Silveira negó con énfasis que Pérez Silveira se hubiera rebelado o insubordinado. ¿Por qué le tiraron la granada de gas?, le preguntaron entonces los generales.

“Cosas de Gavazzo. Estaba solo”, respondió. “El comentario era que lo había gaseado para interrogarlo”.

Contó que al llegar otros militares a la celda, una vez que Pérez Silveira ya había sido retirado, el ambiente aún estaba inundado de gas.

Silveira sostuvo que, según comentarios que oyó, el cuerpo del Gordo Marcos habría sido llevado del Hospital Militar al Cementerio del Norte y colocado en un nicho.

Aún hoy está desaparecido.

Segundo vuelo

En 2005 la Fuerza Aérea admitió que hubo un “segundo vuelo” desde Argentina a Uruguay, en el que fueron trasladados uruguayos capturados en aquel país y cuyo destino hasta hoy se desconoce. 

Tanto Gavazzo como Silveira fueron condenados en 2009 por el juez Luis Charles por 28 homicidios derivados de aquel traslado clandestino. El fallo fue ratificado por tribunal de apelaciones y la Suprema Corte.

El “segundo vuelo” fue calificado como un “hecho injustificable” por el entonces comandante Manini Ríos, en febrero de 2018. En una entrevista publicada por el portal Ecos, Manini declaró: “Las Fuerzas Armadas capturaron a los principales líderes guerrilleros y los cuidaron muy bien (...) Se lo pudo haber dejado morir, pero no se hizo. No era la forma de actuar del Ejército. Pero tres o cuatro años después, sobre todo en el Servicio de Información y Defensa, comenzó a haber otra forma de actuar. Y ahí comenzaron a ocurrir los casos más injustificables de la dictadura, como el caso (de Julio) Castro, el segundo vuelo y el caso María Claudia García de Gelman”.

Sin embargo, ante el Tribunal, Gavazzo insistió en que ese vuelo no existió.

En su declaración recordó que en 2012 en Buenos Aires fue hallado el cuerpo de uno de los 28 desaparecidos por los cuales fue condenado, el de Alberto Mechoso, y en base a eso sostuvo que todos fueron muertos en Argentina y por argentinos.

Las preguntas que le realizaron los generales sobre su participación en Argentina fueron vagas y generales. No contrastaron a Gavazzo con los múltiples testimonios que hay de su participación en detenciones ilegales en ese país, su presencia en el centro de torturas Orletti y en negociaciones a cambio de dinero con prisioneros.

“Pajarito” Silveira, en cambio, afirmó tener la convicción de que el segundo vuelo sí existió. Dijo basar su convencimiento en “cuentos” y “comentarios” que escuchó. Pero sostuvo que él no participó en nada vinculado con detenidos en Argentina.

Dijo que Gavazzo fue responsable de las operaciones en Buenos Aires. Y dio a entender también que lo fue de la desaparición de María Claudia García de Gelman.  “No tiene la hombría suficiente para decir ‘yo soy responsable’. ¿Por qué? Porque hubiera alivianado al Ejército”.

Otros involucrados en todo lo referente a García de Gelman, serían Juan Antonio Rodríguez Buratti (se suicidó en 2006), José Arab, Felipe Sande y Ricardo Medina, todos ya condenados por la Justicia.

Silveira dijo que no quiere ver a Gavazzo nunca más. Lo responsabiliza de llevar 12 años preso por crímenes que dice no haber cometido (el de García de Gelman y todos los trasladados desde Argentina) y relató que Gavazzo lo ha amenazado con involucrarlo en actividades ilegales en Argentina si habla. Y que cuando otro oficial ha dado algún dato, Gavazzo amenazó con matarlo.

“Tenemos una diferencia muy grande con él”, sostuvo.

Cuestión de honor

Tras escuchar todo lo anterior, el tribunal integrado por los generales José González, Gustavo Fajardo y Alfredo Erramún entendió que no había motivos para condenar a Gavazzo y Silveira por los 28 homicidios por los que están condenados por la Justicia.

En abierta contradicción con lo manifestado por la Justicia en tres instancias, y sin una investigación en profundidad, concluyeron que los hechos no están aclarados lo suficiente y no hay al respecto elementos para sostener que Gavazzo y Silveira afectaron al respecto el honor del Ejército ni el del Cuerpo de Oficiales, ni el suyo propio.

Del resto de episodios narrados, entendieron que Gavazzo y Silveira no habían afectado el honor del Ejército, pero sí el del Cuerpo de Oficiales y el suyo propio al incurrir en una “descalificación por falta gravísima” al no haberle dicho a la Justicia que el coronel Gómez era inocente de la muerte de Gomensoro. Como consecuencia de tal falta, ya no podrán usar el uniforme.

En las conclusiones del Tribunal de Honor no se dice nada sobre la muerte bajo tortura de Gomensoro en Artillería 1. Se dice -con naturalidad- que Gavazzo hizo desaparecer su cuerpo “dando cumplimiento a las órdenes de los mandos naturales”. No hay referencias al homicidio de Eduardo Pérez Silveira, su inaudito gaseamiento, su muerte y desaparición. Tampoco al traslado a Uruguay de María Claudia García de Gelman y su ejecución tras dar a luz.Ambos oficiales apelaron los fallos.

El caso fue analizado por los generales Claudio Romano, Alejandro Salaberry y Carlos Sequeira, que ratificaron el dictamen.

Gavazzo dejó constancia de su inconformidad. En ese documento define así la muerte de Gomensoro: “el deceso por causas naturales de un terrorista que se encontraba prisionero”.

Agregó: “Lo más triste y lamentable para mí es que haya sido el propio Ejército, MI Ejército, el que me haya condenado de por vida a la vergüenza y el oprobio”.

Manini Ríos refrendó los fallos del Tribunal de Honor. En total siete de los 16 generales del Ejército lo hicieron. Manini Ríos elevó el fallo al Poder Ejecutivo con un documento adicional. En él no hizo ninguna consideración a lo declarado por Gavazzo y Silveira sobre las muertes, torturas y desapariciones de Gomensoro, Pérez Silveira y García de Gelman, pero sí escribió una dura crítica al Poder Judicial.

Contradiciéndose a sí mismo respecto a la citada entrevista de 2018, Manini Ríos se refirió en ese documento a los desaparecidos del “segundo vuelo” como “presuntamente trasladados desde Buenos Aires”.

Aunque con dudas y salvedades que quedaron por escrito, el Poder Ejecutivo homologó el fallo. Se entendió que si el presidente no lo hacía podría entenderse que se negaba a aprobar la sanción a Gavazzo y Silveira. Manini Ríos fue cesado de su cargo por sus cuestionamientos al Poder Judicial. En su lugar fue investido el general González, uno de los integrantes del Tribunal de Honor.

Tortura de detenidos
Ni Gavazzo ni Silveira admitieron haber torturado. El Tribunal de Honor no los enfrentó con los múltiples testimonios que hay al respecto. Silveira sí reconoció haber visto interrogatorios con tortura. Pero “no matábamos gente, no los fusilábamos”, dijo. Agregó: “Si hubo algo de eso fue porque el SID (Servicio de Información y Defensa) se enloqueció”. “El SID era (el general Amaury) Prantl, pero lo manejaba Gavazzo”, dijo. “Vimos una guerra real, no es algo que se inventó”, declaró. “Gracias a nosotros no somos la Cuba de América”.
Como ejemplo de la violencia del MLN, puso el asesinato de un inspector policial que fue ametrallado en la calle, según dijo, por el hoy ministro Eduardo Bonomi. Acusado de violar detenidas, Silveira sacó el tema sin que hubiera una pregunta específica: “Si se desnudaba a una mujer –sostuvo– era solamente porque se necesitaba la ropa para a la hora vestirla”. Gavazzo, más parco, dijo que cumplía órdenes: “Jamás actué como ente autónomo, ni nada por el estilo”.
 
El proyecto Menéndez
El Tribunal de Honor a Gavazzo y Silveira se inició por una resolución del Ministerio de Defensa de setiembre de 2017. El proceso de homologación de los fallos recién culminó en marzo de 2019. Si el Parlamento aprueba el proyecto del Poder Ejecutivo para modificar la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, estas dilaciones ya no serán posibles. De acuerdo al proyecto de ley que ha impulsado el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, los tribunales de honor tendrán 180 días para expedirse.
Además, se le otorga al Poder Ejecutivo la potestad de designar un Tribunal de Honor de Alzada, si se entiende que el Tribunal de Honor original tuvo fallos de procedimiento o “de fondo” en su actuación. Este tribunal de alzada podría estar integrado por militares en actividad o en retiro.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...