Mundo > Argentina

Guerra por el Proyecto Artigas: política y lazos de sangre en un conflicto por tierras en Entre Ríos

El denominado caso Etchevehere plantea un nuevo debate en Argentina sobre la propiedad de la tierra, que Alberto Fernández considera "una estupidez profunda"

Tiempo de lectura: -'

28 de octubre de 2020 a las 05:03

Un tuit del 15 de octubre pasado está en la genésis de este conflicto por una amplia extensión de tierra en el municipio de Santa Elena en la provincia de Entre Ríos.

Hoy recuperamos de manera absolutamente legal y pacífica un extenso campo de la familia Etchevehere para el @ProyectoArtigas junto a Dolores EtcheveherUe que ha cedido el 40% para reparar el daño que causó su familia.
Video completo: https://t.co/Q86RsvFMFg pic.twitter.com/NxQ1X6DsRR

— Juan Grabois (@JuanGrabois) October 15, 2020

Juan Grabois, de 37 años, el autor del  tuit, es un abogado, docente y dirigente social argentino, referente de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y líder del Frente Patria Grande, creado en 2018 para apoyar la candidatura presidencial de Cristina Fernández.

La familia Etchevehere tiene como miembro prominente a Luis Miguel Etchevehere, de 57 años, quien fue ministro de Agricultura de Mauricio Macri en 2017 y presidente de la Sociedad Rural Argentina de 2012 a 2017.

El abuelo, Luis Lorenzo, fue gobernador de Entre Ríos en las primeras décadas del siglo pasado: la familia posee tierras, además de un diario y una inmobiliaria. Los aliados de Luis Miguel en esta agria y tensa disputa, que mezcla política, lazos de sangre y una herencia, son sus hermanos Sebastián y Juan Diego, además de su madre Leonor Barbero Marcial de Etchevehere.

Pero nada de esta guerra familiar y política sería posible sin la figura en las sombras y un tanto misteriosa de Dolores Etchevehere, quien reclama una propiedad que por años le fue "usurpada". Y como explicó en un video publicado en la cuenta de Twitter de Juan Grabois, todo cambió cuando conoció al dirigente social. "Es uno de los pocos que se planta contra los que oprimen a los demás", dijo.

No falta nada: está el vínculo político con el macrismo, por un lado, y con el kirchnerismo, por el otro. Una familia rota por la herencia de unas tierras, que una integrante reclama "como derecho natural"; acusaciones delictuosas, por un lado, y de atentado contra la propiedad privada, por el otro. Y la insurgencia de un proyecto, el Proyecto Artigas, que se define como una "red integrada por movimientos sociales, profesionales del derecho, la comunicación y el cuidado del ambiente" que se movilizan cuando "se vulneran los derechos de la Tierra".

Eso es, además, lo que dice Dolores Etchevehere, quien cuenta una historia de opresión, donde ella es la víctima, y sus hermanos, los victimarios.

"Hoy, luego de once años de investigación, denuncia e impunidad, creo que es necesario contar mi historia", señalò Dolores, en el video referido.

"Una historia que está atravesada por los crímenes cometidos por mis hermanos, contra mi, pero también contra muchas otras personas víctimas del poder e incluso también contra el Estado", contó Dolores.

Ella relaciona a sus hermanos con un complejo entramado de actividades delictivas desarrollado durante décadas "con corrupción, violencia e impunidad". Y le endosa administración fraudulenta, evasión fiscal, lavado de dinero, explotación laboral y violencia económica "a partir del despojo de mis derechos hereditarios". 

Etchevehere, junto con Grabois, pusieron en marcha ese 15 de octubre el Proyecto Artigas sobre las tierras que le habían "usurpado", para buscar, dijeron, "verdad, justicia y reparación". Ella cedió el 40% de su herencia para ese proyecto agroecológico sobre "las tierras que me pertenecen".

Aquel mismo 15 de octubre el exministro de Agricultura de Macri dice desde su cuenta de Twitter que "un grupo armado (...) ingresó por la fuerza y usurpó en Entre Ríos un campo propiedad de Las Margaritas SA en nombre de Juan Grabois. Se denunció en la fiscalía de La Paz", el departamento al que pertenece el municipio Santa Elena. Luis Miguel Etchevehere añadiría días después una coletilla a su mensaje: "nadie puede donar lo que no le pertenece".

Desde entonces, tras una docena de días de tumultos, escritos jurídicos y acusaciones, el caso Etchevehere ha replanteado en los medios la discusión sobre las invasiones de tierra y el presunto respaldo del gobierno de Alberto Fernández o personajes afines. El mandatario no esquivó el asunto y este martes consideró que era "una estupidez profunda" ver un riesgo a la propiedad privada en este litigio.

"Lo de Guernica (en la provincia de Buenos Aires, donde se instalaron más de mil personas en cerca de 100 hectáreas) fue una toma de gente sin tierras que no tiene lugar para vivir y también de algunos pícaros", dijo el mandatario, según consignó Clarin.

Pero el caso de los Etchevehere es otra cosa: "es de hermanos ricos que se pelean por una herencia", indicó Fernández.

"Una hermana decide cederle un espacio a (Juan) Grabois para que lleve adelante un plan de agricultura sustentable y del otro lado reaccionan como reaccionan. La funcionaria del ministerio de Justicia fue porque la señora Dolores Etchevehere formuló una denuncia de maltrato contra su hermano por su condición de mujer. Tampoco hagamos de esto un mundo", sostuvo.

"¿Qué tiene que ver el gobierno con eso?”, inquirió el presidente en diálogo con radio Metro, reseñó Página12, y añadió que "son cosas que pasan entre ricos".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...