Cargando...
En los últimos años, la academia y los expertos han comenzado a proponer una versión morigerada de este impuesto al consumo, el llamado “IVA personalizado” 
Carlos Loaiza

Carlos Loaiza

Consultor Tributario > Consultor Tributario

¿Hacia un IVA personalizado?

El análisis de Carlos Loaiza Keel en #ConsultorTributario                 

Tiempo de lectura: -'

26 de junio de 2022 a las 11:22

Recibimos en esta edición de #ConsultorTributario una valiosa contribución de Francisco Tochetti, habitual colaborador de este espacio, quien repasa las últimas opiniones que en nuestro país ha provocado el IVA, un impuesto de alta recaudación y eficacia, pero con enormes cuestionamientos por su espíritu ciego a las peculiaridades de cada contribuyente, considerado históricamente regresivo por esa misma razón.

En los últimos años, para procurar revertir esta característica del IVA, la academia y los expertos han comenzado a proponer una versión morigerada de este impuesto al consumo, el llamado “IVA personalizado”. 

Uno de sus principales ideólogos ha sido el experto uruguayo de larguísima trayectoria Alberto Barreix, algo que ha plasmado en múltiples trabajos y, más recientemente, en un blog del BID específico al respecto junto a otros autores, que recomendamos visitar en el sitio web : blogs.iadb.org/gestion-fiscal/es/revisando-el-iva-personalizado-una-herramienta-para-la-consolidacion-fiscal-con-equidad/.

Confiamos en que disfrutarán de esta nueva entrega de Consultor Tributario y les invitamos como siempre a acercarse a los contenidos de nuestro blog en la Web de El Observador.

IVA: Cómo ajustar un impuesto injusto

Por Carlos Loaiza Keel

Recibimos en esta edición de #ConsultorTributario una valiosa contribución de Francisco Tochetti, habitual colaborador de este espacio, quien repasa las últimas opiniones que en nuestro país ha provocado el IVA, un impuesto de alta recaudación y eficacia, pero con enormes cuestionamientos por su espíritu ciego a las peculiaridades de cada contribuyente, considerado históricamente regresivo por esa misma razón.

En los últimos años, para procurar revertir esta característica del IVA, la academia y los expertos han comenzado a proponer una versión morigerada de este impuesto al consumo, el llamado “IVA personalizado”. 

Uno de sus principales ideólogos ha sido el experto uruguayo de larguísima trayectoria Alberto Barreix, algo que ha plasmado en múltiples trabajos y, más recientemente, en un blog del BID específico al respecto junto a otros autores, que recomendamos visitar en el sitio web: blogs.iadb.org/gestion-fiscal/es/revisando-el-iva-personalizado-una-herramienta-para-la-consolidacion-fiscal-con-equidad/.

Por Francisco Tochetti

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es el impuesto que más recauda en Uruguay.

Alcanzando casi un 50% de la recaudación de los últimos años (alrededor de 6.000 millones de dólares en 2021), el IVA se muestra como un pilar fundamental para nuestro sistema tributario.

Es que este impuesto está en todos lados –o casi todos. El IVA que pagamos cuando compramos un medicamento (tasa mínima del 10%), cuando compramos una cacerola (tasa básica del 22%), o pagamos por un servicio, es el mismo en un comercio de Artigas, Cerro Largo, Las Piedras o Punta Carretas, y grava a todos los uruguayos por igual sin importar su clase social, nivel de ingresos o patrimonio.

¿Por qué sucede esto? Porque el IVA es un impuesto indirecto, y como tal, no refleja la “capacidad contributiva” de quien lo paga. Por el contrario, se trata de un impuesto que grava el consumo, sin importar quién sea la persona que está consumiendo.

Los impuestos directos como son el IRPF, IRAE o el IP son más equitativos en ese aspecto, ya que gravan a las rentas, ingresos o el patrimonio de las personas y/o empresas, y su gravamen –y alícuotas aplicables–  están directamente vinculados a la persona que paga el impuesto y a su realidad económica.

Teniendo en cuenta estas características, ¿podríamos decir que el IVA es un impuesto “injusto” dentro de nuestro sistema tributario? Probablemente, ya que grava por igual a personas desiguales.

Un aspecto comúnmente criticado del IVA –y de los impuestos indirectos en general– es su regresividad, esto es: gravan mayor porción de la renta de quienes perciben menores ingresos, y menores porciones de la renta de quienes obtienen mayores ingresos. Dicho de otra manera, el IVA afecta más a las personas o grupos con menos ingresos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el IVA es un impuesto difícil de personalizar, lo que genera una dificultad mayor a la hora de generar diferencias en las alícuotas de los productos/servicios o en los sectores de la población a los que aplica. 

Históricamente se han buscado soluciones a estas dificultades e inequidades. La solución más común ha sido exonerar o aplicar una alícuota reducida del impuesto aquellos bienes de la canasta básica o bienes de primera necesidad. Esta solución, si bien está focalizada en aquellos consumos que se consideran esenciales, no distingue entre quienes realizan el consumo, por lo que termina siendo un beneficio que se extiende a todos los consumidores por igual.

Cuando se realiza una reducción genérica del IVA se benefician tanto aquellos que lo necesitan, como otros que no lo necesitan y el Estado pierde recaudación. 

Estas medidas tienen un costo fiscal elevado y su falta de focalización lleva a que sean los hogares más ricos los que se beneficien en mayor medida, limitando la posibilidad de beneficiar a los sectores más perjudicados.

Semanas atrás, destacados profesionales como lo son Leonardo Costa (abogado especializado en Derecho Tributario) y Marcos Soto (decano de la Escuela de Negocios de la Universidad Católica) fueron consultados sobre la posibilidad de “personalizar” el IVA, cuestión que se discute hace varios años.

¿Qué implica personalizar el IVA? Implica generar políticas aplicables a ciertos sectores de la población, a los que se les reintegre total o parcialmente el IVA de ciertos consumos.

Ambos profesionales coincidieron que es una buena alternativa, y que, junto con los avances tecnológicos de los últimos años, el Estado uruguayo cuenta con las herramientas para poder lograrlo. Asimismo, reconocieron que con las tarjetas del Ministerio de Desarrollo Social y con otras herramientas del Banco de Previsión Social, ya se está trabajando en este cometido desde el año 2012.Según Costa y Soto, a pesar de no ser una solución de fondo, con estas y otras herramientas se lograría identificar los sectores más vulnerables y aplicar beneficios tributarios de manera más efectiva.

“En la medida en que cualquier individuo que sea beneficiario de esas tarjetas –que por algo son intransferibles– vaya al almacén o al supermercado y le devuelvan el IVA, a esa persona se la está exonerando de este impuesto de forma directa, eficiente y efectiva. 
De ese modo, el Estado puede estar seguro de que la inmensa mayoría de los sectores a los cuales quiere beneficiar (…)”, mencionó Soto.

Por su parte, Costa comentó: “Hoy hay mucha información, sobre todo a nivel del Instituto Nacional de Estadística y del gasto que se genera incluso en cuanto al consumo en tarjetas de crédito, es decir, se puede saber muy bien qué es lo que se está consumiendo. Toda la información disponible se puede utilizar para la política tributaria”.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha reconocido el avance de Uruguay en cuestiones relacionadas con el IVA personalizado, y sigue remarcando que se trata de un instrumento que los países deben utilizar. Siguiendo esta línea, el pasado 9 de junio, el Poder Ejecutivo envió un proyecto de ley al Parlamento, con el fin de habilitar  la reducción total del IVA a los beneficiarios de Asignaciones Familiares (o similares)por las compras que se realicen a través de la plataforma TuApp (billetera electrónica de Antel).

En contextos inflacionarios y de grandes subas de precios, políticas de esta índole podrían reducir el impacto en los sectores más afectados.

El concepto del IVA personalizado parece ser una buena alternativa para atenuar la regresividad del impuesto, el desafío está en lograr los medios para poder aplicarlo eficientemente.
Creo en la necesidad de trabajar para lograr una sociedad más equitativa, y considero que el Estado debe asumir un rol activo en ese proceso. Sin dudas que ajustar nuestro sistema tributario es uno de los medios para lograr ese objetivo. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...