Cargando...

Mundo > REFUGIADOS

Hungría construirá su segunda valla anti-migrantes en la frontera con Rumania

Una nueva legislación impone penas de cárcel a quien intente entrar al país de forma ilegal

Tiempo de lectura: -'

15 de septiembre de 2015 a las 11:52

Frente a la llegada de miles de migrantes, Hungría construirá una valla en su frontera con Rumania, anunció este martes Peter Szijjarto, ministro húngaro de Exteriores. La primera fue construida para frenar el ingreso al país por la frontera con Serbia.

"El gobierno decidió poner en marcha los preparativos para construir una valla en la frontera entre Hungría y Rumania (...) desde el punto donde se unen las fronteras serbia, húngara y rumana", dio Peter Szijjarto en una rueda de prensa.

Según el ministro, la medida es necesaria porque, tras la construcción de la valla con la frontera serbia, los migrantes podrían intentar ahora entrar por Rumania.

Hungría es miembro de la Unión Europea y forma parte del espacio Schengen de libre circulación de personas, al que no pertenece Rumania.

El país, principal lugar de tránsito de los migrantes que intentan llegar a Alemania, detuvo a varios de ellos en virtud de nuevas leyes más restrictivas que entraron en vigor este martes.


El último hueco

En días anteriores la localidad de Roszke se encontraba repleta de refugiados llegados de Oriente Medio que alcanzaban Hungría siguiendo una vías de tren. Hoy, el lugar está vacío a excepción de numerosos policías y militares que patrullan el lugar.

El ejército cerró ayer, con un oxidado vagón, el espacio que quedaba abierto en la valla contra refugiados que intentan ingresar a Hungría desde Serbia.

Hungría Valla

undefined

Pequeños grupos de refugiados continuaban llegando al lado serbio de la frontera, para luego marcharse en busca de algún lugar por donde poder cruzar.

Un grupo de cuatro jóvenes sirios de Damasco protestaban desde el otro lado de la alambrada ante dos impasibles policías y dos militares con armas automáticas.

"¿Por qué no nos dejáis pasar? ¿Ayer sí y hoy no?", les criticaba uno de los jóvenes.

A lo largo de la alambrada se podían ver algunos cortes abiertos con tenazas, en lo que parecía un intento de cruzar la frontera, y reparados con un remiendo de alambre.


Nueva legislación

La policía informó hoy de la detención de 16 refugiados desde que esta medianoche entró en vigor la nueva legislación que impone penas de cárcel a quien entren en el país de forma ilegal.

Los detenidos habían sido sorprendidos tratando de hacer cortes en la alambrada, algo castigado con hasta cinco años de cárcel por el agravante de dañar la malla de alambre.

Serbia Hungría

Refugiados esperan hoy en Horgos, Serbia, en la frontera con Hungría.

Refugiados esperan hoy en Horgos, Serbia, en la frontera con Hungría.

Las primeras sentencias, por procedimiento abreviado, serán sólo condicionales y conllevarán la expulsión del detenido del país. En caso de que se le detenga de nuevo intentando entrar en el país de forma ilegal, sí se ejecutaría la pena de prisión.

"Los refugiados que se encuentran entre las fronteras húngara y serbia se encuentran en una trampa"

Mientras que el cierre físico de la frontera mediante la valla y unas leyes que criminalizan la inmigración ilegal han frenado las llegadas, quienes decidan solicitar asilo en Hungría se enfrentan a un proceso cargado de incógnitas.

Mientras se estudia cada caso, el refugiado no podrá abandonar esa "zona de tránsito" en la frontera húngara, sólo si se le otorga el asilo podrá entrar en el país, y en caso contrario, sería deportado a Serbia.

Serbia advirtió hoy que no aceptará refugiados que Hungría intente devolverle a la fuerza.

"No pararemos a nadie a la fuerza en nuestro territorio y por eso tampoco permitiremos a ningún país que devuelva a nadie a la fuerza (...) a nuestro territorio", declaró el ministro de Trabajo, Aleksandar Vulin.

Los refugiados "No podrán salir de las zonas de tránsito, no tendrán el permiso de entrar en Hungría y los serbios no les permitirán volver. Están atrapados entre dos fuerzas", explicó el ex primer ministro Ferenc Gyurcsány.

"Los refugiados que se encuentran entre las fronteras húngara y serbia se encuentran en una trampa" de difícil salida, aseguró Ernö Simon, portavoz de ACNUR en Budapest.

Simon recordó que ni Serbia, ni Macedonia, ni Bosnia son "países seguros" para la agencia de los refugiados de la ONU.

En lo que va del año las autoridades húngaras han registrado a más de 200.000 refugiados que entraron en el país de forma ilegal, aunque la inmensa mayoría siguió camino hacia Alemania, Holanda o las naciones escandinavas.


Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...