Economía y Empresas > ESTRATEGIAS DISTINTAS

Impuestos a Facebook y Google: EEUU toma distancia de otros países y lucha por negociar

Francia fue el primer país en imponer un impuesto digital del 3% sobre las ganancias de las empresas provenientes de la prestación de servicios digitales a los usuarios franceses

Tiempo de lectura: -'

12 de julio de 2019 a las 18:11

Por Jim Tankersley y Alan Rappeport, New York Times News Service

Durante buena parte del siglo XXI, las naciones ricas se han involucrado en una competencia para disminuir los impuestos corporativos al máximo, en un esfuerzo por atraer actividad empresarial transfronteriza. Muy rápidamente, ese guion ha dado un giro de 180 grados.

Los países desarrollados ahora están haciendo lo necesario para imponer nuevos impuestos a las empresas de tecnología, como Facebook y Google, que tienen una importante presencia en las vidas diarias de sus ciudadanos, pero les pagan pocos impuestos a esos países de las ganancias que obtienen ahí.

El jueves, Francia tomó acciones para convertirse en el primer país en imponer un impuesto digital del 3% sobre las ganancias de las empresas provenientes de la prestación de servicios digitales a los usuarios franceses. Este impuesto se cobraría a las empresas grandes, que suman más de dos decenas, con ventas anuales sólidas en Francia, incluidas las que tienen su sede en Estados Unidos, como Facebook, Google y Amazon.

El mismo jueves, los líderes británicos también detallaron planes para imponer un impuesto similar, del dos por ciento, a los gigantes tecnológicos. Además, la Unión Europea también ha estado considerando un impuesto digital.

El control de las ganancias digitales también ha creado conflictos entre aliados tradicionales, lo que amenaza con crear una cascada de aumentos en los impuestos y los aranceles salvo que los líderes políticos y económicos logren un acuerdo multinacional para evitarlos.

Trump reaccionó 

La noche del miércoles, el gobierno de Trump dijo que investigaría si el impuesto a la tecnología de Francia podría considerarse una práctica comercial injusta que podría castigarse con aranceles de represalia.

Los funcionarios del gobierno, incluido el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, también han manifestado sus preocupaciones en relación con la estrategia del Reino Unido.

El impuesto francés, que tendría mayores repercusiones en las empresas extranjeras que en las francesas, ha sido condenado por la industria tecnológica estadounidense, además de los líderes demócratas y republicanos, quienes están buscando maneras de evitar ese tipo de decisiones unilaterales coordinando más estrechamente los acuerdos internacionales de impuestos digitales.

Los funcionarios del gobierno han tratado de moldear un esfuerzo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a fin de negociar un sistema internacional para gravar las ganancias digitales. En Washington, se ha desatado una oleada de cabildeo para influir en las negociaciones.

Además, en sus intentos de mostrar liderazgo internacional —y no actuar en solitario, como ha hecho el presidente Donald Trump en sus guerras comerciales contra China y otros socios— el gobierno estadounidense está presionando al Senado para que, la próxima semana, someta a votación un paquete de actualizaciones a los tratados fiscales internacionales estancadas desde hace mucho tiempo, lo cual podría demostrar a los aliados que su esfuerzo para encabezar la negociación de un armisticio digital sí es serio.

Desde hace veinte años, los países han competido para reducir las tasas de los impuestos corporativos y atraer actividad empresarial tanto físicamente como en papel. La tasa promedio registrada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha caído siete puntos porcentuales desde el año 2000 hasta poco más del 21% en la actualidad.

Francia y Estados Unidos disminuyeron considerablemente las tasas en 2018, dado que los recortes fiscales emblemáticos de Trump disminuyeron la tasa estadounidense de un 21%  al promedio internacional.

Mayores ingresos, pero no para el fisco

Los ingresos de las compañías tecnológicas se han disparado en todo el mundo, pero no así sus pagos fiscales, lo cual ha motivado a muchos gobiernos ricos a quejarse de que los negocios digitales no están pagando lo justo. La Unión Europea calcula que el ingreso de las empresas digitales crece cuatro veces más rápido que el ingreso de otras empresas multinacionales, crecimiento que se debe en parte a las ventas de publicidad para los consumidores europeos.

Dado que la presencia física de las firmas en Europa es relativamente poca, se benefician del actual sistema, que cobra impuestos a las empresas con base en dónde se encuentran sus operaciones y activos, y no dependiendo del lugar en el que se generan sus ventas. La Unión Europea ha dicho que esto ha permitido a las empresas de tecnología pagar menos de la mitad de la tasa fiscal efectiva de otras multinacionales, y los líderes europeos quieren gravarlas de tal forma que se tome en cuenta la ubicación de sus usuarios.

Mnuchin ha invertido buena parte de su tiempo debatiendo el tema en foros internacionales con ministros de Finanzas de todo el mundo.

Durante las reuniones del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en abril, Mnuchin dijo que era una “prioridad” encontrar una solución internacional y presionó a Francia y al Reino Unido para que abandonen sus planes fiscales una vez que se llegue a un consenso.

Francia ha dicho que revocará su impuesto una vez que haya un acuerdo grupal. El tema se discutirá nuevamente en la reunión de ministros de Finanzas en Chantilly, Francia, para la cumbre del Grupo de los Siete, en la que participan naciones industrializadas, que se llevará a cabo la semana próxima. Bruno Le Maire, el ministro de Finanzas de Francia, ha sugerido que el impuesto de Francia ayudará a acelerar un pacto internacional.

El jueves, el Departamento del Tesoro dijo en una carta al Comité de Finanzas del Senado que está considerando varias respuestas al impuesto francés.

“Hemos exhortado a Francia, y lo seguiremos haciendo, para que se abstenga de dichas acciones unilaterales y se nos una en un esfuerzo intensivo para llegar a una solución integral y multilateral”, escribió Kimberly Pinter, subsecretaria adjunta de la oficina de asuntos legislativos del Tesoro.

A medida que las negociaciones continúan, los funcionarios del gobierno y los líderes republicanos del Senado trabajan para acabar con el bloqueo de una década a la actualización de tratados fiscales internacionales, algunos de los cuales se negociaron en los primeros años del gobierno de Obama.

El jueves, el senador de Kentucky Mitch McConnell, líder mayoritario, hizo lo necesario para que se someta a votación un cuarteto de tratados la semana próxima, en la que sería una victoria bipartidista para las empresas multinacionales. Se espera que el paquete logre reunir el apoyo de dos terceras partes de los senadores que votarán esta materia.

Los llamados protocolos fiscales actualizarían tratados fiscales existentes con España, Japón, Luxemburgo y Suiza. Permitirían a las empresas con operaciones en esos países evitar algunas penalizaciones fiscales anteriores por transferir dinero a sus operaciones en el extranjero, en una disposición que a decir de los proponentes alentaría a las multinacionales a invertir más en Estados Unidos.

También actualizaría los tratados existentes a fin de permitir que haya un intercambio de información más detallado entre los países en lo que respecta a los contribuyentes, ya se trate de personas físicas o corporaciones.

Los tratados fueron bloqueados durante años por el senador republicano de Kentucky Rand Paul, quien se oponía al intercambio de información. No obstante, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado anuló sus argumentos y votó por seguir adelante con los tratados el mes pasado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...