Economía y Empresas > IPC

Inflación volvió a acelerarse en enero a 6,7% anual por productos de la huerta

Ajuste de tarifas públicas fue menor que el año pasado y restó presión a los precios

Tiempo de lectura: -'

05 de febrero de 2018 a las 14:48

La inflación volvió a acelerarse en enero con un incremento en el precio de los productos de huerta y un empuje de la inflación doméstica. Pese a la suba de tarifas, los servicios públicos actuaron como moderadores del aumento debido a que los ajustes fueron menores a los del año pasado.

La inflación anual trepó a 6,67% en enero, por encima del registro de 6,55% que dio cierre al último año. Solo en el primer mes del año, el aumento del costo de vida fue de 2,7%.

Se trata de un registro mensual alto, pero engañoso. En diciembre los precios al consumo habían bajado 0,3%. Esta caída seguida por un salto se explica por el efecto de UTE Premia, la bonificación que realiza el ente energético en el cual reduce la tarifa por única vez al cierre del año.

Los analistas que contestaron en la última semana de enero la Encuestas de Expectativas Económicas de El Observador prevén para el cierre del año una inflación de 7,1%, lo que implica una leve aceleración respecto a los registros actuales. Eso implicaría que la dinámica de precios abandonaría el rango meta oficial –de entre 3% y 7%–. Sin embargo, los expertos anticipan que la inflación volverá a tocar el techo del rango objetivo, para cerrar 2019 en 7%.


Embed

Eso implica que pese a la actual dinámica alcista de los precios, los expertos no prevén una escalada inflacionaria rápida ni sostenida sino más bien que se estabilice sobre el techo del rango meta.

Por componentes

Cuando se analizan los grandes componentes de la canasta de consumo, el mayor salto en el último mes tuvo lugar en los alimentos sin procesar. Pasaron de subir a una tasa de 4,4% anual en diciembre a 7,9% en el último mes. Esa aceleración se debe, principalmente, a la suba durante el último mes de 10,8% en el precio de la fruta y 4% en las legumbres y hortalizas. La inflación doméstica –bienes y servicios de la canasta de consumo que se producen en Uruguay solo para el mercado doméstico– aceleró su empuje. En diciembre tuvo una medición de 7,4% interanual y en enero pasó a 7,7%. Se trata del componente más persistente de la canasta, que en el último año había mostrado una tendencia a la desaceleración.

La inflación importada –bienes y servicios que compiten en el mercado local con importaciones o en el resto del mundo mediante su exportación– se moderó debido a la baja del tipo de cambio.

En tanto, los servicios públicos pasaron de subir a una tasa de 8,3% interanual a diciembre, a una más moderada de 4,8% en el último mes. Si bien las tarifas públicas subieron en el inicio de este año, lo hicieron a un ritmo menor que en 2017 y eso lleva a que contribuyan a moderar la inflación en lugar de impulsarla.

Entre los bienes y servicios que tuvieron subas de precio significativas durante el último mes –enero en relación a diciembre–, se destacan en el transporte el aumento de la nafta (9,2%) y ómnibus local (5%). Dentro de los servicios de comunicación, la suba de los servicios de internet de 14,5% resulta significativa. Los juegos de azar se encarecieron 16,7% como parte del ajuste fiscal previsto en la última Rendición de Cuenta.

Comentarios