Cargando...
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan mantienen una reunión bilateral al margen de la cumbre de la OTAN en el centro de congresos Ifema en Madrid, el 29 de junio.

Mundo > Reunión de la OTAN

La Alianza Atlántica cambia su concepto estratégico

Estados Unidos refuerza su presencia en Europa, Turquía da vía libre a Suecia y Finlandia para incorporase a esta entidad que define a Rusia y a China como los peligros más importantes para las 30 naciones de la OTAN que se dieron cita en Madrid

Tiempo de lectura: -'

29 de junio de 2022 a las 15:25

El calor madrileño sube de temperatura. La capital española, con mucha anticipación, ya había sido definida como sede de la reunión de los dos últimos días de junio. El encuentro se lleva a cabo en un momento de escalada militar y con las negociaciones esporádicas estancadas. Es decir, el reclamo de Vladimir Putin de que Volodomir Zelensky reconozca la independencia de la llamada República del Donbás y que Ucrania desista de formar parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) están en punto muerto.

En todo caso, el presidente de Ucrania dijo que renunciaría a integrar la alianza atlántica. Sin embargo, la reciente decisión de Turquía de no vetar el ingreso de Suecia y Finlandia muestra el músculo de la reunión en la capital española.

“Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno de los Aliados de la OTAN –dice el documento emitido hoy-, nos hemos reunido en Madrid en un momento crítico para nuestra seguridad y para la paz y la estabilidad internacionales. Hoy, respaldamos un nuevo Concepto Estratégico para garantizar que nuestra Alianza se mantenga en forma y con recursos para el futuro”.

La OTAN, creada con 12 países miembros en 1949, ya cuenta con 30, algunos de los cuales formaban parte del Pacto de Varsovia, la alianza impulsada por la ex Unión Soviética unos años después. Polonia, Hungría y la República Checa, entre ellos se sumaron a la OTAN en 1999 y tienen un peso real y simbólico muy fuerte como aliados de Washington, Londres, París y Berlín.

La novedad más contundente para sumar dos nuevos aliados fue el retiro del veto de Turquía a Suecia y Finlandia que pronto convertirán a la alianza atlántica en un club con 32 socios que contienen unos mil millones de habitantes en esos países. Si bien, por lejos, Estados Unidos es el integrante más poderoso, la jefatura de la OTAN desde 2014 la ostenta JeansStoltenberg, un noruego de un metro noventa con anteojos y politólogo y economista de formación.

El documento que lleva la firma de Stoltenberg y cuenta con el respaldo de las fuerzas armadas de 30 naciones pone en evidencia el estado de ebullición que se vive no solo en Ucrania tras 129 días de conflicto armado. En efecto, así como en las reuniones anteriores de la OTAN las preocupaciones centrales se volcaban al terrorismo radical islámico, la inmigración ilegal y hasta el cambio climático, lo que este miércoles se dio a conocer marca claramente que no solo Rusia es el peligro –siempre de acuerdo al documento- sino también China.

El aumento de tropas y equipos militares previsto en Madrid para la próxima década es de una magnitud desconocida desde la caída de la URSS.

“La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha cambiado los planes iniciales de la OTAN. Las grandes amenazas del siglo XXI para los aliados parecían ir por otros derroteros: terrorismo, consecuencias del cambio climático, inestabilidad en países más o menos próximos (Siria o los del Sahel) y las oleadas migratorias que provocan, así como los ciberataques”, dice.

“Los nuevos desafíos –continúa- incluso habían provocado el debate sobre si la vieja Alianza creada en 1949 tiene sentido hoy. Pero Vladímir Putin decidió agredir a Ucrania el pasado 24 de febrero y puso en marcha la máquina hacia atrás en el tiempo al devolver a los aliados la realidad de los desafíos que se planteaban durante la Guerra Fría: Rusia —hace décadas la Unión Soviética— era el gran enemigo”.

Tras subrayar la necesidad del organismo de fortalecer su armamento convencional, añade: “El propósito fundamental de la capacidad nuclear de la OTAN es preservar la paz, prevenir la coerción y disuadir la agresión. Mientras existan las armas nucleares, la OTAN seguirá siendo una alianza nuclear”.

China

Tras dedicar las consideraciones sobre Rusia, el punto 13 va de lleno al país más poblado del planeta, el que creció en términos económicos, comerciales y tecnológicos en lo que va del siglo XXI.

“Las ambiciones declaradas y las políticas coercitivas de la República Popular China (RPC) –expresa- desafían nuestros intereses, seguridad y valores. La República Popular China emplea una amplia gama de herramientas políticas, económicas y militares para aumentar su presencia global y proyectar su poder, mientras permanece opaca sobre su estrategia, intenciones y desarrollo militar. Las operaciones híbridas y cibernéticas maliciosas de la República Popular China y su retórica de confrontación y desinformación tienen como objetivo a los Aliados y dañan la seguridad de la Alianza. La República Popular China busca controlar sectores tecnológicos e industriales clave, infraestructura crítica y materiales estratégicos y cadenas de suministro. Utiliza su influencia económica para crear dependencias estratégicas y aumentar su influencia. Se esfuerza por subvertir el orden internacional basado en reglas, incluso en los dominios espacial, cibernético y marítimo. La asociación estratégica cada vez más profunda entre la República Popular China y la Federación de Rusia y sus intentos de socavar el orden internacional basado en normas, que se refuerzan mutuamente, va en contra de nuestros valores e intereses”.

En momentos de grave inestabilidad política, la dirigencia de la OTAN subraya que hay una asociación “estratégica” entre China y Rusia. Es así en términos energéticos, de cooperación en tecnologías de la información –por ejemplo el 5G chino- y porque integran ámbitos como el BRICS junto a Brasil, India y Sudáfrica. Sin embargo, no hubo declaraciones de apoyo explícito a la invasión a Ucrania por parte de Beijing. En términos diplomáticos, China mantiene un silencio que puede considerarse ruidoso pero silencio al fin.

Más soldados norteamericanos en Europa

Este miércoles, el presidente Joe Biden, anunció un notable aumento de la presencia militar de su país en Europa, sobre todo en la zona oriental. Washington abrirá en Polonia un cuartel general permanente para su Quinto Ejército, con un nuevo batallón. Desplegará una brigada en Rumania con una dotación de 3500 soldados. En Gran Bretaña reforzará su presencia aérea con dos escuadrones adicionales de aviones de combate F-35. En Alemania e Italia consolidará sus capacidades antiaéreas. En el Mediterráneo español, sumará dos destructores en la base de Rota, donde ya había cuatro.

Si bien las guerras de este siglo tienen escenarios de ciberataques, de drones, de sofisticadas capacidades misilísticas, la cantidad de tropas de combate sigue siendo un parámetro muy importante. Los números cantan: Estados Unidos añadirá cerca de 20.000 efectivos de combate a los 100.000 que ya tiene en Europa. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...