Mundo > ELECCIONES EN BRASIL

La campaña en Brasil sube de temperatura a dos semanas de las elecciones

Las elecciones del 7 de octubre se acercan y el tono de las declaraciones es cada vez más elevado 

Tiempo de lectura: -'

25 de septiembre de 2018 a las 05:03

Los candidatos presidenciales intensifican los ataques a sus adversarios, cuando faltan dos semanas para las elecciones en Brasil, a las que llegan como máximos favoritos el ultraderechista Jair Bolsonaro y el progresista Fernando Haddad, sucesor del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El resto de los aspirantes han elevado el tono de sus declaraciones en los últimos días, especialmente contra Bolsonaro y Haddad, líderes con un 28 % y un 16 % de los apoyos, respectivamente, según el más reciente sondeo para los comicios del 7 de octubre.

"Estoy viendo en las otras campañas un ataque muy fuerte en relación a los demás adversarios. Eso no es bueno. Brasil necesita propuestas y paz" y "estoy viendo que el calor está subiendo mucho", dijo hoy Haddad, tras cumplir agenda en Petrolina y Juazeiro, separados por el río San Francisco, en el nordeste del país.



El laborista Ciro Gomes, el socialdemócrata Geraldo Alckmin y la ecologista Marina Silva batallan en la distancia a fin de romper esa incipiente polarización entre el capitán en la reserva del Ejército y el "heredero" de Lula, preso por corrupción e inhabilitado por la Justicia, y para ello, han pasado a la ofensiva.

De los tres, el que más se acerca para la eventual segunda vuelta del 28 de octubre es Gomes, quien con un 13 % de las simpatías lucha con Haddad, abanderado por el Partido de los Trabajadores (PT), por hacerse con los votos del centro-izquierda.

No fue casualidad que ambos coincidieran hoy en el empobrecido nordeste de Brasil, una región clave para los candidatos del campo progresista.

Gomes dice de Haddad que sería un presidente "débil", pero también carga contra Bolsonaro, a quien ha comparado varias veces con Adolf Hitler, la última este sábado, cuando afirmó que los principios del dictador nazi están "en la retórica y en la práctica" del candidato por el Partido Social Liberal (PSL).

Alckmin prefiere la propaganda electoral gratuita en televisión para atacar directamente a Bolsonaro con anuncios en los que rescata algunas de sus polémicas declaraciones machistas, homofóbicas y racistas.

El capitán en la reserva, hospitalizado desde el pasado día 6 tras ser apuñalado en acto de campaña, tildó de "cobarde" la estrategia del exgobernador de Sao Paulo, quien respondió a las pocas horas.

"No es cobardía mostrar lo que Bolsonaro piensa y habla. La cobardía es de él al faltar el respeto a mujeres, negros y pobres", manifestó Alckmin en redes sociales.



El socialdemócrata estuvo hoy en Sao Paulo, la mayor ciudad del país, y pidió "no volver" a la época de los Gobiernos del PT "con todos sus escándalos", ni tampoco "dar un salto en el oscuro y el odio que genere división", en alusión a Bolsonaro.

Marina Silva, tercera más votada en las elecciones de 2010 y 2014, entró con una acción este fin de semana en el Tribunal Superior Electoral para que la campaña del ultraderechista "sea investigada por el ataque cibernético" a un grupo de Facebook denominado "Mujeres contra Bolsonaro", el cual llegó a contar con 2,5 millones de seguidores.

"Los actos son graves por violar los derechos constitucionales de libertad de pensamiento y expresión", escribió en redes sociales la ambientalista, quien ha visto menguar su porcentaje de apoyos en los más recientes sondeos.


Por su parte, Haddad continúa con su misión de intentar absorber el casi 40 % de las intenciones de voto que tenía Lula, en prisión desde abril pasado, antes de que la Justicia Electoral vetara su candidatura tras ser condenado en segunda instancia.

"Nosotros solo vamos a discutir propuestas y respetar a los adversarios, que tienen su derecho de pensar diferente. Pero el ataque personal, de la manera en que lo están haciendo, creo que no lleva a Brasil a ningún lugar", expresó.

Bolsonaro continúa internado en un hospital de Sao Paulo mientras se recupera de las graves lesiones en el aparato intestinal que le causó el apuñalamiento. Ayer sábado abandonó la unidad de cuidados de semiintensivos y pasó a planta.

El polémico candidato espera recibir el alta médica a finales de mes, aunque descarta volver a hacer campaña en las calles o asistir a los debates televisados antes de la celebración de las elecciones.


Mientras sus adversarios cargan contra él, Bolsonaro ha dirigido sus últimos mensajes en redes sociales al mercado financiero y a los empresarios, a los que hoy prometió que reducirá el número de ministerios y "extinguirá" y "privatizará gran parte" de las empresas estatales del país, si gana los comicios.

Fuente: EFE

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.