Nacional > NOTICIAS FALSAS

La campaña sucia por Whatsapp llegó a Uruguay

Como las últimas campañas electorales en Brasil o Estados Unidos, las noticias falsas direccionadas contra candidatos empezaron a circular en Uruguay

Tiempo de lectura: -'

12 de mayo de 2019 a las 05:01

Usuarios de Whatsapp uruguayos alertaron en redes sociales este sábado que recibieron propaganda contra el precandidato Luis Lacalle Pou, una modalidad que ya se usó recientemente en otras campañas políticas en Brasil y Estados Unidos y que ahora parece haber llegado a Uruguay.

La primera en exponer el tema en Twitter fue Julieta Núñez, una estudiante de Comunicación de la Universidad de la República que está próxima a recibirse e integrante del Colectivo Catalejo y de la organización Cívico -movimiento de la sociedad civil que busca promover y profundizar la transparencia, la rendición de cuentas y la participación ciudadana-.

Núñez se levantó en la mañana del sábado y tenía un mensaje de un número desconocido, cuyo prefijo (91) es la característica de la India. En la foto de perfil había una mujer caucásica y de pelo castaño que Núñez no conocía.

Cuando abrió el mensaje vio una ilustración titulada “Las bobadas de los Lacalle”. En la ilustración –en forma de comic- se mostraba tres escenas de un diálogo ficcionado entre el expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera y el senador Luis Lacalle Pou que atacaba al precandidato nacionalista con temas como la “motosierra” –dicho por su padre en la campaña 2009- y referenciando también a temas de corrupción. El dibujo sugería una relación de dependencia estrecha entre el padre y el hijo a nivel político y que las ideas de Lacalle Herrera serían adoptadas por su hijo.

“Mirá a los Lacalle…reciclando propuestas. Menos plata pa´ el país, más para sus bolsillos”, dice el texto que acompañaba la imagen.

A partir de ahí Núñez se puso a investigar sobre un tema que no le era ajeno. La estudiante hizo un semestre de intercambio en la Universidad Complutense de Madrid en el que profundizó en temas de comunicación política y ahora está escribiendo su tesis de grado sobre las transformaciones de las campañas electorales a nivel de la comunicación política.

La estudiante aclaró a El Observador que, en el caso particular del mensaje que recibió, su investigación no tiene motivaciones políticas sino académicas: no busca defender a quien se podría ver afectado o acusar a alguien, sino conocer las implicancias que este tipo de prácticas tienen en campañas electorales, sus repercusiones sobre el electorado y efectos en la calidad de la democracia.  

Núñez hizo una búsqueda reversa de imágenes del comic –de lo que dice en las viñetas o en el título- y de la firma que allí aparece y no encontró coincidencias. Sí descubrió que la imagen de esa mujer que le envió el mensaje era un recorte de una foto de stock del sitio freepick.

El mensaje lo recibió a las 9:19 de la mañana y ese fue el último momento en el que la fuente emisora estuvo conectada. Núñez envió un mensaje con una pregunta pero aparece como si nunca hubiera llegado (un solo tick).

Tras contar su peripecia en Twitter, Núñez recibió mensajes de otros uruguayos a los que les había pasado lo mismo. En ambos casos se repetía la historia: un número cuya característica remitía a la India, una foto robada –en ambos casos de una persona real (si bien la foto del usuario era la misma el número del remitente era diferente)– y una ilustración que atacaba a Lacalle Pou con la misma estética y estilo del que ella había recibido. En este caso, el dibujo se titulaba “Pompita en problemas” en referencia a la forma en que el presidente Tabaré Vázquez llamó al precandidato blanco en la elección anterior. Esa imagen refería al crecimiento de Juan Sartori en las encuestas de opinión pública.

La ilustración mostraba a tres precandidatos blancos en un podio: Lacalle Pou primero, Juan Satori segundo y Jorge Larrañaga tercero (aunque hasta ahora solo Factum le dio una mayor intención de voto al empresario que al líder de Alianza Nacional). Sartori, sonriente, miraba a Lacalle Pou que estaba encerrado en una burbuja y parecía desesperado. Otra vez el texto cerraba la imagen, en este caso presentada como una adivinanza: “Adivina quién está por explotar como una pompita de jabón".

Núñez hizo la búsqueda de la foto de perfil del usuario que había enviado esa ilustración usando dos números distintos y encontró que pertenecía a Nakia Polidori, un estudiante italiano de 25 años que actualmente está en Suecia.

El uso de este tipo de mensajes políticos es muy difícil de contrarrestar o frenar –y aún de denunciar- ya que es muy difícil de rastrear de donde proviene el mensaje y quien es el autor de la movida.

Durante la última campaña presidencial en Brasil, en la que resultó electo Jair Bolsonaro, se utilizó esta técnica de desinformación con campañas muy agresivas: se usaban listas de difusión de Whatsapp –principalmente de público vulnerable- a la que se enviaban distintos tipos de noticias falsas: desde una frase que un político rival nunca dijo hasta una caricatura o comic o, incluso, cifras que procuraban pintar una situación de forma incorrecta.

Núñez señaló que en algunos casos se ha visto que los mensajes se mandan en forma aleatoria y que, en otros casos –como el trabajo que hizo Cambridge Analytica para la campaña de Donald Trump en Estados Unidos– hay un sofisticado “sistema de especialización”. La estudiante enfatizó que el objetivo de quienes envían estos productos comunicacionales es que se vuelva viral.

El pacto y la foto

Estos mensajes transmitidos por Whatsapp en la campaña uruguaya no son la primera muestra de una campaña contaminada por noticias falsas con la intencionalidad política de dañar a un candidato. Lacalle Pou ya fue víctima de un episodio en el que se hacía pasar como capítulo de su libro una historia falsa y que él ha negado en más de una ocasión.

Ante la eventualidad de que sucediera este tipo de cosas, los partidos políticos se comprometieron a llevar adelante una campaña limpia y sin noticias falsas, a instancias de una propuesta que vino desde Asociación de la Prensa Uruguaya (APU).

Sin embargo, Lacalle Pou se mostró pesimista respecto al alcance de ese pacto. “No necesito firmar un pacto ético. O soy ético o no lo soy. (A varios de los que firmaron) no les creo. Todo bien con la foto, pero hay que actuar en consecuencia”, dijo este miércoles entrevistado en radio Difusora Soriano.

Para el precandidato, hay quienes “borran con el codo lo que escriben con la mano” y puso como ejemplo una encuesta que le llegó a su esposa, Lorena Ponce de León, en la que se hacían preguntas “agraviantes” sobre él y que está convencido de que es trucha. “Era supuestamente mexicana y eso es pago por alguien”, agregó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...