Mundo > Progresismo

La coalición de gobierno en España no se retrata con Juan Guaidó

Aunque Pedro Sánchez reconoció al líder opositor como presidente interino de Venezuela en la anterior legislatura española, ahora las simpatías del socio político Unidas Podemos, con el chavismo se hacen sentir 

Tiempo de lectura: -'

25 de enero de 2020 a las 05:00

El  gobierno español se encuentra en aprietos por la decisión de Pedro Sánchez de no recibir en persona al presidente del parlamento venezolano Juan Guaidó, pese a reconocerlo desde hace un año como presidente encargado del país.

El ambiente se enrareció más el jueves, cuando un diario digital publicó que uno de los ministros más cercanos a Sánchez se reunió esta semana en secreto en Madrid con la número dos del gobierno venezolano de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, que tiene prohibido viajar a la Unión Europea.

La oposición conservadora, más identificada a los movimientos adversos al régimen chavista en Venezuela, arremetió contra el ejecutivo, pidiendo la comparecencia en el Congreso de dos ministros y exigiendo a Sánchez reunirse con Guaidó.

En el gobierno desde junio de 2018, el dirigente socialista fue de los primeros mandatarios europeos en reconocer Guaidó como presidente
encargado a principios de febrero de 2019, tras haber expirado el ultimátum que había lanzado a Maduro para convocar elecciones y al que se sumaron París, Berlín y Londres.

Sin embargo, en plena gira europea del líder opositor y presidente del parlamento, que ya visitó Londres, Bruselas y Davos, el ejecutivo socialista delegó la tarea de recibirlo en la ministra de Exteriores, Arancha González, una decisión que fue mal recibida por el entorno de Guaidó y que durante unos días dejó en el aire la visita.

El jueves, finalmente, Guaidó confirmó su presencia este sábado en Madrid, donde  se verá con el líder del conservador Partido Popular, Pablo Casado, y celebrará un mitin en la céntrica plaza de la Puerta del Sol con venezolanos residentes en la capital española.

En la agenda oficial del gobierno no aparece ningún encuentro con él. Y desde el equipo de Sánchez hicieron saber que el sábado estará fuera de Madrid, visitando zonas afectadas por la tormenta Gloria, que causó una decena de muertos en el país.

 ¿Influencia de Podemos? 

En declaraciones a la televisión española TVE desde el foro económico de Davos, Guaidó restó importancia al desplante: "Ya coincidiremos en agenda o si no lo recibiremos pronto en Caracas", afirmó.

En su gira por Europa, el venezolano fue recibido en persona por el primer ministro británico Boris Johnson y el jefe de la diplomacia europea, el excanciller español Josep Borrell. Está previsto que el viernes se reúna con el presidente francés, Emmanuel Macron.

"El presidente de la República se reunirá con Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y presidente de transición para poner en marcha un proceso electoral", dijo en un escueto comunicado el Elíseo este viernes.

"Sánchez debe recibir a Guaidó en su gira internacional. España tiene que ayudar a los venezolanos a poner fin a la atroz dictadura de Maduro", tuiteó el líder del conservador Partido Popular, Pablo Casado.

En su mensaje, el dirigente conservador atribuía esta decisión a la entrada al gobierno de Unidas Podemos, que en el pasado mostró su simpatía y tuvo relaciones con el chavismo, incluso de negocios.

El líder de Unidas Podemos y vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, descartó el jueves haber influido, pero describió a Guaidó como "dirigente muy importante de la oposición en Venezuela" en vez de como presidente interino o, al menos, presidente de la Asamblea Nacional, donde la oposición obtuvo una contundente mayoría en España. de la que carce el Psoe y Ubnidas Podemos en España

La ministra de Exteriores españolas intentó zanjar las dudas con un tuit: "Hace un año España lideró en Europa el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado de Venezuela. Un año después, esta sigue siendo nuestra posición", señaló este viernes Arancha González.

Encuentro con Delcy Rodríguez 

A esta polémica se le sumó la generada por la supuesta reunión secreta en el aeropuerto de Madrid del ministro de Fomento, José Luis Ábalos,con la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez.

El diario digital Vozpopuli afirmó que ambos se vieron el lunes de madrugada durante una hora y media en el aeropuerto, durante una escala
técnica del avión que transportaba a Rodríguez hacia Turquía.

"Si esto es así, sería un auténtico escándalo porque supondría un ataque a la legislación de la Unión Europea", dijo el portavoz parlamentario del PP, José Ignacio Echániz, que reclamó la comparecencia en el Congreso de Ábalos y la ministra de Exteriores.

El ministerio de Fomento no respondió a as solicitudes de información dela AFP. Ábalos explicó al diario El País que acudió al aeropuerto a recibir al ministro de Turismo venezolano, Félix Plasencia, que viajaba en el mismo avión. 

La vicepresidenta de Maduro forma parte del grupo de 18 altos cargos venezolanos sancionados desde 2018 por la Unión Europea, que impuso la congelación de sus activos y la prohibición de viajar al espacio comunitario.

Fuente: AFP

Pedro y Pablo
(Por Javier Conde)
La picaresca española así los ha bautizado. Son las cabezas de ese gobierno colegiado que empieza a mandar España: una España amenazada, más que por el desempleo crónico y los coletazos aún de la crisis económica del 2008, por el intento separatista en Cataluña.
Pedro, dicen, puede resultar inescrutable y en Pablo, su socio, de modales académicos, hay que hurgar debajo de ese aire sesentoso.
Necesitados ambos de sumar apoyos, y no solo escaños, haciéndole "el feo" a Juan Guaidó, se enemistan con el cuantioso caudal de venezolanos que se han establecido en la geografía española a lo largo de este siglo áspero. Muchos de ellos son hijos o nietos de españoles, o están casados o casadas con españolas y españoles, como gusta parlotear al chavismo. Pueden votar, en fin.
A Guaidó lo recibe Boris Johnson, Borrell en la UE (quizás no tanto por él, sino en virtud de su cargo), habla en Davos, estrecha la mano de Macron, pero para Pablo, que ahora se codea con el rey Felipe, solo es Guaidó "un dirigente importante", y Pedro copó su agenda de asuntos domésticos.
Ningún país europeo tiene con Venezuela los lazos que tiene España. Ninguno.
Se puede entender la posición de Pablo, que aún bebe en las aguas santas de la iglesia marxista. Pero Pedro, ¡hombre!, que en ese partido milita y dirigió y fue presidente un tío como Felipe González, que metió a España en la OTAN, que separó aguas —bíblicas, Pedro, bíblicas— con el "socialismo real" que aún oteaba por allí a principios de la década de 1980, es un contrasentido. Una regresión histórica.
Digo, si finalmente detrás de ese ninguneo se encuentra una cierta mirada complaciente con "el pueblo chavista". Un "pueblo" en desbandada: casi cinco millones buscando, en principio, alguito de paz.
Cierto es que las dudas de los socialistas españoles sobre el proceso político venezolano —por quién decantarse, entre el vociferante Hugo Chávez que el Rey Emérito mandó a callar en cinco minutos (vaya paciencia) o esa "derecha" opositora que intentó el golpe aquel, el paro aquel, la abstención aquella, rutas, por ciento, abandonadas— vienen de muy atrás.
El rojo del socialismo español comparte paleta con el rojo del Psuv criollo. Pero no pasa nada con los colores. Lo grave sería intuir que hay algo "progresista" (como se bautiza la coalición de Pedro y Pablo) en el régimen chavista. 
Los principales líderes de la izquierda venezolana en su historia —Pompeyo Márquez, que fue a la URSS cuando el "Informe Jrushchov"; Teodoro Petkoff que, siendo aún marxista, cuestionó la invasión a Checoslovaquia, y Américo Martín, que tuvo las simpatías de Fidel— jamás simpatizaron con Chávez y advirtieron, muy pronto, que traerían aquellos vientos huracanados.
En fin, una visión humanitaria debería prevalecer sobre opaco cristal ideológico. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...