Economía y Empresas > Balance

La devaluación del primer trimestre le pasó factura a los números de Ancap

El ente terminó con un rojo de US$ 42 millones; el pórtland volvió a perder en el comienzo de año

Tiempo de lectura: -'

28 de mayo de 2020 a las 05:03

Ancap presentó este miércoles los resultados del primer trimestre de 2020 que reflejaron un fuerte impacto de la devaluación del peso uruguaya registrada en el primer cuarto del año. La petrolera estatal tuvo un resultado negativo de US$ 42 millones en ese período.

De acuerdo a la presentación del balance, el Grupo Ancap -incluyendo subsidiarias- cerró el trimestre con un resultado operativo positivo de US$ 9 millones. Eso fue contrarrestado por una pérdida financiera de US$ 65 millones, mayoritariamente producto de la variación del dólar, que entre enero y marzo registró una suba de 15%.

De los pasivos del ente, la porción en moneda extranjera era de US$  538 millones al cierre de marzo. Había deudas comerciales y otras deudas por US$ 250 millones -principalmente proveedores de materia prima a 90 días- y deudas financieras por US$ 288 millones. Esa posición monetaria genera diferencias por tipo de cambio.

En tanto, las empresas vinculadas al grupo aportaron ganancias por US$ 6 millones.

El resultado antes de impuestos de Ancap fue negativo en US$ 50 millones en enero-marzo, pero contabilizando otros US$ 8 millones de resultado por impuestos a la renta, el resultado global del período para Ancap fue de un rojo de US$ 42 millones.

Por otro lado, el impacto de la crisis sanitaria por coronavirus afectó solamente la demanda de los últimos 15 días del trimestre, por lo que el efecto se verá con más claridad en los números del segundo trimestre. Entre enero y marzo la demanda de productos en el mercado interno cayó un 3%.

El presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic dijo a El Observador que la situación de caja de la empresa es “apretada”, pero “no dramática”. El ente llamará a licitación el próximo mes para buscar financiamiento en el mercado local y hacerse de fondos frescos para su funcionamiento operativo. 

En el acumulado anual, la caída de la demanda de combustibles es de entre 12% y 15% en comparación con igual período de 2019.

ALUR y el pórtland

Entre los costos de producción, los dos principales componentes son el petróleo y los biocombustibles que dependen de variables exógenas como el precio del crudo y la evolución del tipo de cambio.

Sobre ese punto, Stipanicic señaló que es posible mejorar la gestión de ALUR hasta “determinado límite”. “Tenemos una oportunidad que tenemos que capturar. Bajamos una línea bastante dura con respecto a la caña de azúcar. El 32% (de los productores) no llega  a rindes ni siquiera aceptables. El objetivo es para la zafra de 2022 que los productores que venda caña de azúcar a Alur  superen las 55 toneladas por hectárea”, apuntó el jerarca.

“Pagamos el bioetanol de Bella Unión a US$ 2.130 por metro cúbico para sustituir una gasolina que sale alrededor de US$ 300. Es inaceptable. Ahora, hay 7.000 hectáreas de caña plantada. No se puede tomar una decisión de la noche a la mañana”, argumentó Stipanicic.

Dentro de los negocios de la empresa, la línea combustibles arrojó ganancias por US$ 9 millones, lubricantes (US$ 0,7 millones) y gas natural (US$ 0,4 millones). El pórtland mantiene la tendencia negativa de los últimos años. En el primer cuarto del año la pérdida fue de US$ 1,1 millón.

“La situación actual es absolutamente insostenible. Estamos trabajando y en algún momento esto va a llevar una negociación con terceros, terceros es afuera de Ancap, terceros es el gobierno y terceros es el sindicato. No podemos adelantar el camino porque no está del todo trazado, pero mi intención es que más allá de diciembre de este año no podemos dejar de tener un plan definitivo. Esta situación es hoy. Cuando entre la competencia de Cielo Azul estas cosas se van a agravar”, alertó el jerarca.

Parada de la refinería

El ente pospuso para el mes de agosto la parada de la refinería de La Teja, que se extenderá por 25 días. El repunte de la demanda permite correr la fecha y al mismo tiempo traer dos embarques de crudo aprovechando los precios actuales de mercado. También se aprovechará para hacer trabajos de mantenimiento en esa planta de Montevideo.

Todo está sujeto a la evolución de la pandemia en las próximas semanas y a cómo evolucionen las ventas. Una nueva caída en el consumo de gasolinas como la observada en marzo y abril puede repercutir en la capacidad de almacenamiento que tiene la empresa y obligar a rehacer los planes.

Ingresos efectivos

Entre enero y marzo los clientes pagaron por los productos de Ancap un total de US$ 615 millones. De esa cifra los ingresos efectivos de la empresa fueron U$$ 338 millones.  La diferencia ( US$ 277 millones) corresponde a deducciones tales como márgenes de distribuidoras y bonificaciones,  fletes, IMESI,  IVA y fideicomisos, entre otras.

Esto significa que de los $ 54, 95 que cuesta el litro de combustible en la estación, Ancap recibe $ 19 aproximadamente (incluyendo el flete hasta la estación), hay $ 27 entre Imesi y distintas tasas, y algo más de $ 9 que corresponden al estacionero y a la distribuidora.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...