Nacional > INVESTIGACIÓN

La Ferrari que apareció en Malvín Norte y un turco prófugo

La Justicia de Turquía se dispone a pedir la extradición de Mehmet Aydin quien cometió una estafa en su país pero ya no está en Uruguay

Tiempo de lectura: -'

20 de marzo de 2018 a las 05:00

Las imágenes de un Ferrari 458 Spider que circulaba en una zona de viviendas precarias de Malvín Norte se viralizaron rápidamente en las redes sociales, donde los comentarios sobre la presunta relación del propietario del vehículo con el narcotráfico no se hicieron esperar. A raíz de esa situación tanto la Secretaría Antilavado como la Policía iniciaron una investigación para responder a la pregunta de quién era el misterioso propietario del vehículo.


Lo que descubrieron fue que se trata de Mehmet Aydin, un joven de 26 años, que llegó a Uruguay huyendo de la Justicia de su país, presuntamente acusado de cometer una estafa. En su país desarrolló un videojuego al estilo Farmville, por el que cobró millones de dólares.

Al llegar a Uruguay instaló una empresa de materiales para construcción, que proveía entre otros a la a la Torre Trump de Punta del Este, a la que le vendió muebles. De todos modos, quien figura como propietario no es el creador de la aplicación, sino otro ciudadano turco, que no es familiar.


Cuando las autoridades indagaron a ese ciudadano extranjero, se sorprendieron. Lo primero que descubrieron es que llegó mucho antes a Uruguay, en 2006, cuando se construyó la primera planta de UPM, la exBotnia. Llegó a esa obra desde turquía para trabajar como soldador, un perfil que por aquel entonces no se encontraba en el país, por lo que debieron llegar operarios de varias partes del mundo.

La investigación constató que este hombre que era soldador "tuvo un rápido crecimiento patrimonial" una vez que llegó Aydin a Uruguay.

Embed


Las fuentes del Ministerio del Interior dijeron que Aydin ya se fue del país, y con él también la riqueza que había ganado el soldador.

A su vez, fuentes del caso dijeron a El Observador que se constató que mientras estuvo en Uruguay el turco de 26 años, adquirió algunos bienes, entre ellos la Ferrari y era titular también de sociedades.

Un día de compras

Aydin había llegado a Autolider para cerrar un acuerdo sobre la compra de algunos camiones que servirían para la distribución de los bienes que su empresa le vendía a la construcción en Uruguay. En ese momento, vio el lujoso Ferrari de color blanco en la exhibición, y decidió que debía ser suyo, y desembolsó los US$ 640.000 que costaba.


El propietario de Autolider, Carlos Bustin, se interesó por el cliente extranjero y pidió reunirse con él. En una de esas reuniones le ofreció un yate y una mansión en la Marina de Santa Lucía, el barrio privado náutico ubicado en Ciudad del Plata.

De inmediato, Aydin decidió comprar la casa y el yate. La vivienda, que tiene muelle propio, junto con el yate se alquilaba por US$ 9.000 al mes.


Un pedido de extradición que llega tarde

Según informó el diario turco Hurriyet y consignó Montevideo Portal este lunes, Turquía se prepara para pedir a Uruguay la extradición de Aydin a Uruguay. Sólo que el pedido llegará tarde porque los investigadores descubrieron que abandonó el país.

Su esposa y un miembro de la empresa fueron detenidos. Según afirman las autoridades, Ciftlik Bank es en realidad una estafa Ponzi, como se le llama a una clase de fraude en la que el estafador ofrece gran rentabilidad a inversores, lo que le permite conseguir el capital para supuestamente invertir. Los intereses del dinero depositado se pagan con el dinero que invierten los nuevos clientes, hasta que deja de ingresar la plata y el entramado queda al descubierto, con miles de personas sin sus ahorros y la inversión sin realizarse.

Aydin recolectó 500 millones de liras turcas (unos US$ 128 millones) de 78.000 personas. De esos 500 millones pagó 398. Además, cobró por abrir franquicias para 150 negocios (100.000 liras cada uno).

Los jugadores de Ciftlik Bank ponían dinero para comprar animales virtuales y producir cosechas virtuales en el juego, con la promesa de que el dinero recabado se usaría para inversiones de agricultura reales, incluyendo lo que según Aydin sería la granja lechera más grande de Europa. A los jugadores, atraídos en su mayoría por grupos de Facebook, se les prometía que en un año duplicarían su inversión.

El videojuego se volvió muy popular y sumó cientos de miles de jugadores. Pero hace una semana, Ciftlik Bank fue denunciado por fraude agravado por el gobierno y se ordenó el cierre del sitio. Se realizó incluso una incautación de 1000 cabezas de ganado de una de las instalaciones de la empresa.

Según los medios turcos, el Ministerio de Agricultura inició una investigación a Çiftlik Bank en febrero y las autoridades libraron una orden de restricción de salida del país para Aydin. Según contó el ministro, fue ahí que descubrieron que estaba en Uruguay.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...