Mundo > DIVORCIO

La frontera irlandesa se impone como el gran obstáculo del brexit

Londres rechazó la propuesta de Bruselas de mantener a Irlanda del Norte en mercado único

Tiempo de lectura: -'

01 de marzo de 2018 a las 05:00

El divorcio más importante de la comunidad internacional pasa por un momento poco auspicioso con un borrador de tratado que dejó muy molesta a una de las partes.

El jefe negociador de los europeos, Michel Barnier, presentó una primera versión de 120 páginas del tratado del brexit, que traslada a lenguaje jurídico los compromisos alcanzados en diciembre entre el Reino Unidos y la Unión Europea (UE) sobre tres cuestiones claves: los derechos de los ciudadanos (sobre todo la situación de los expatriados), el acuerdo financiero (quién y cómo pagará la factura de la ruptura) y el futuro de la frontera irlandesa.

La posición de la organización regional sobre la frontera irlandesa se reveló de nuevo como el tema más complicado de las negociaciones y encendió la polémica este miércoles. El borrador publicado por la Comisión Europea propone mantener una "coherencia reglamentaria", lo cual implica que en Irlanda del Norte –una porción de territorio británico que limita con la República de Irlanda– se mantengan las normas de la unión aduanera y del mercado interior.

"Se crea un área regulatoria común que incluye a la Unión y al Reino Unido en lo referente a Irlanda del Norte. El área regulatoria común debe constituir un espacio sin fronteras internas donde el libre movimiento de bienes se garantice y la cooperación entre el norte y el sur se proteja", señala el documento.

Lea también:
El brexit: un primer paso

Según explicó Barnier, esa opción protege "ahora o en el futuro" la cooperación entre el norte y el sur, la economía irlandesa y el acuerdo de paz del Viernes Santo, que puso fin en 1998 al conflicto norirlandés.

La frontera –la única terrestre entre el Reino Unido y la UE– atraviesa campos, pueblos y casas. Pero, en la actualidad, es una frontera virtual e Irlanda no quiere ni oír hablar del regreso de puestos de control que traerían ecos del pasado norirlandés, cuando la línea estaba militarizada y unionistas protestantes y republicanos católicos se mataban.

"No quiero provocar a nadie. Conozco el orden institucional o constitucional de Reino Unido, y todos debemos respetarlo", afirmó el negociador europeo. "Intentamos encontrar soluciones de manera práctica y pragmática en el marco legal", afirmó.

Oposición británica

Pero el escenario que propone Bruselas parece incompatible con las líneas rojas de Londres, que votó salir del mercado único y de la unión aduanera y evitar cualquier "barrera reglamentaria" entre Irlanda del Norte y el resto de Reino Unido.

Por eso era esperable que la propuesta europea cayera mal en el número 10 de Downing Street. La primera ministra británica, Theresa May, advirtió este miércoles en el Parlamento que la idea de que Irlanda del Norte siga en la unión aduanera es una amenaza a la integridad del Reino Unido que no tolerará.

"El borrador legal que ha publicado la Comisión Europea, si se aplica, socava el mercado común británico y amenaza la integridad constitucional del Reino Unido", dijo May, y subrayó que "ningún primer ministro daría jamás su acuerdo" a esta propuesta.

La primera ministra conservadora también dijo que le dejará claro al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que nunca hará esa concesión.

En diciembre, la parte británica se había comprometido a evitar el regreso de una frontera física a la isla.

"Tenemos el compromiso de garantizar que no veremos una frontera dura entre Irlanda del Norte e Irlanda" tras el brexit, pero también "que el comercio entre Irlanda del Norte y el Reino Unido debe seguir siendo como hoy", dijo May.

Además de las cuestiones que permitieron pasar a la segunda fase de las conversaciones, el texto también hace referencia al periodo de transición posterior al brexit, que se prolongaría entre la salida efectiva en marzo de 2019 y diciembre de 2020.

Otra cuestión de discordia es la exigencia por parte de la UE de que los derechos de los ciudadanos europeos que lleguen a Reino Unido durante la transición sean los mismos de los que se establecieron allí antes de la salida británica.

El borrador se debatirá con el Parlamento Europeo y los 27 países que permanecerán en la UE tras el brexit antes de su presentación al Reino Unido, pero Barnier recalcó que su versión definitiva debería aprobarse en otoño y dejar tiempo para su ratificación en el Consejo de la UE, la Eurocámara y el Parlamento británico.

El negociador de la UE aseguró que es necesario "acelerar" las tratativas sobre la salida británica del club comunitario si se quiere concluir con éxito ese proceso. La carrera es contra el tiempo: el Reino Unido ya no será un Estado miembro de la UE en 13 meses.

Europeos van por su nacionalidad británica

Desde la aprobación del brexit, un numero creciente de residentes europeos adopta la nacionalidad británica para tener un futuro seguro en el Reino Unido. Las partes llegaron a un acuerdo en diciembre para preservar los derechos de los 3 millones de europeos residentes en el Reino Unido y del millón de británicos que vive en los 27 países del bloque.

Pero muchos de ellos no se fían de las promesas de los políticos, y las solicitudes de los europeos para conseguir la nacionalidad británica se multiplicaron por más de dos en 2017 en comparación con el año anterior, pasando de 15.460 a 38.528.

Los nuevos ciudadanos tienen que asistir a una ceremonia en su ayuntamiento en la que juran lealtad a la reina y expresan su voluntad de respetar el estado de derecho y los valores democráticos británicos. Es un acto importante, para muchos un momento feliz, y los participantes suelen acabar posando para unas fotografías con sus certificados de ciudadanía.

El mayor número de solicitantes son del subcontinente indio y del África subsahariana. Pero un número creciente de candidatos son europeos que hasta ahora no habían sentido ninguna necesidad de solicitar la ciudadanía.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...