Fútbol > CAMPEON DEL INTERIOR

La gloria de los héroes subestimados de Salto

Tras ser catalogados de “viejos”, de un equipo B y de la amenaza de los dirigentes de no jugar la fase final, los jugadores de Salto se sobrepusieron a todo y se coronaron campeones de la Copa de Selecciones de OFI

Tiempo de lectura: -'

31 de octubre de 2020 a las 05:00

La cara con barro. El pelo mojado. El desgaste a flor de piel. Y el alarido al levantar la copa. Mezcla de desahogo y rabia contenida. Se sintieron subestimados. El camino fue largo y plagado de contratiempos. La pelearon para que los dirigentes no retiraran el equipo de la competencia. Supieron comer milanesas al pan, entrenar en canchas que no eran adecuadas, tolerar el desaire de aquellos que prefirieron darle la espalda a la selección. Los consideraron “viejos” y tildaron al cuadro de equipo B.

Sin embargo, este grupo de hombres, que se armó de la nada y con aquellos que estuvieron siempre dispuestos a defender al departamento, le puso a Salto la tercera estrella en el escudo de su camiseta con el título en la Copa de Selecciones de la Organización del Fútbol del Interior (OFI) en la temporada 2019-2020. En pocas palabras: hicieron historia. Una historia que se transformó en un canto a la rebeldía.

Para situar el inicio del camino hay que remontarse al año 2018 cuando la Liga Salteña de Fútbol llamó a Jorge Noboa a una reunión. El entrenador, quien ya había tenido una experiencia en la selección en la temporada 2006/2007, fue sorprendido en la charla. “Queremos saber si te sentís capacitado para agarrar la selección mayor y ser el coordinador de las juveniles…”. La respuesta fue instantánea. Noboa puso manos a la obra.

Los chicos realizaron una buena campaña. La sub 17 terminó perdiendo la final del interior. Pero el tema estuvo arriba, en la selección mayor.

A pesar de que el equipo perdió un solo partido, quedó afuera en primera ronda. Noboa comenzó a sufrir el eterno mal de los salteños: priorizan la actividad de los clubes, y la selección queda en segundo plano. A modo de ejemplo, aquel campeonato de 2018/2019 se jugó sin los futbolistas de Ferrocarril.

La dirigencia le renovó el crédito al entrenador de cara al campeonato de selecciones que se iniciaría a fines de 2019.

Nadie quiere jugar

El técnico se reunió con sus colaboradores y elevó una primera lista de jugadores para competir en la Copa Nacional de Selecciones 2019/2020. Las respuestas de los futbolistas a la nueva convocatoria, lo dejaron helado.

“De la primera selección que armamos, de una lista de 22 jugadores, quedaron seis o siete. Volvemos a hacer otra ronda de citación y de nuevo lo mismo. Del club que salió campeón, que fue Universitario, no concurrió ninguno. Querían que los jugadores descansaran un mes ante la eventualidad que se jugara la Copa Uruguay. Y de los convocados de Ferrocarril, a tres jugadores les dieron a elegir: ‘O te damos trabajo o vas a la selección’. Tomaron el trabajo”, contó Noboa en diálogo con Referí.

Bajo estas condiciones, al técnico no le quedó más remedio que armar un equipo con lo que quedaba a mano. O dicho de otra forma: con los jugadores que realmente querían defender la camiseta del departamento.

No tardaron en expresarse aquellos que la catalogaron como una selección B. Es que en la lista, además de no estar los principales jugadores, había muchos veteranos. “Fuimos cuestionados al principio, éramos una selección B decían muchos”, reveló el defensa Elbio Conti a Referí.

No fue la única crítica, también estaban los que no entendían los motivos de la permanecía de Noboa en el cargo.

Los primeros entrenamientos, jugando contra equipos de Concordia, el equipo “fue horrible”, según definió el propio entrenador.

“El primer amistoso formal lo jugamos contra Liga Agraria en el Dickinson. Ganamos 3 a 2 pero de lo que más se habló fue de los goles que nos hicieron”, acotó.

Noboa debió modificar la idea futbolística. En la charla contó que “al no tener delanteros corpulentos, armamos un equipo con jugadores de buena técnica, velocidad, dinámicos y se trabajó para jugar a ras del piso”. Tan es así que, cada vez que un defensa lanzaba un pelotazo, el DT paraba el entrenamiento.

A pesar de ser un equipo conformado por jugadores que no son profesionales, la selección de Salto entrenó entre cinco y seis días a la semana.

Jugadores laburantes

A la hora de entrenar, el DT debía seleccionar bien el horario debido a que todos los jugadores trabajaban. En consecuencia fijaban horarios nocturnos.

Uno de los primeros inconvenientes se generó con Carlos Vera, quien trabaja de sereno en una empresa de seguridad.

“Estuvimos 15 días buscando si le podían cambiar de turno pero no hubo caso, no lo pudimos tener en los partidos de visitante (no jugó en cuartos de final con Canelones, tampoco en semifinales con Cerro Largo)”, contó el entrenador a Referí.

Otro tema que contempló el cuerpo técnico fue el trabajo pesado de Fabio Rondán que pasa todo el día en la calle cargando bebidas porque es repartidor para una distribuidora.

“Los técnicos del interior debemos ser psicólogos, medio coordinadores, tomar en cuenta el trabajo de cada uno, los horarios, los estados de ánimo, hay cosas en las cuales se dejaba decidir al grupo”, comentó Noboa.

Lo cierto es que la selección se puso a rodar. Superó la primera ronda de la zona Litoral Norte venciendo en la final a Fray Bentos.

En la fase final arrancó jugando contra Canelones Capital, en semifinales eliminó a Cerro Largo hasta llegar a la final ante Canelones del Este.

Sencillo es citar el camino, complejo transitarlo. ¿Cómo se financian los viajes?

Hay un antes y un después de la pandemia. El presidente de la liga salteña, Juan Guarino, contó a Referí: “Los recursos cuando arrancamos los teníamos controlados. Estábamos jugados a la recaudación de los parridos de local y con el respaldo de la Intendencia, y espónsores como Naranjales Guarino, El Revoltijo (comercio mayorista) y Villa España (cadena de carnicerías y complejo de fiestas), cubríamos todo”.

En toda esta historia hay una persona fundamental que se encarga de toda la logística y se preocupa hasta de la comida de los más chiquitos, como Estela Lukianchuk, la esposa del entrenador.

El futbolista Elbio Conti contó a Referí: “Estela siempre está. Es el trabajo silencioso que no se ve. Por ejemplo cuando jugábamos de visitantes ella se encargaba de llevar unos refuerzos de milanesa para comer”.

“A mi señora Estela le encanta al fútbol y se encarga de la cocina, se 'pelea' con los directivos por la comida de los chiquilines”, contó el técnico de Salto.

Acotó que su esposa juega un rol social importante. “Anda pidiendo por los comercios, pone el rostro y pide para darle una comida o merienda a los gurises de las juveniles”.

Amenaza de retirar el equipo

La primera ronda terminó en los tiempos establecidos. El 7 de marzo, Salto se coronó campeón del Litoral Norte y, cuando se aprestaba a jugar la fase final, la pandemia de covid-19 cortó el impulso. El torneo se paralizó.

Meses después, cuando se anunció el regreso de la actividad, los dirigentes amenazaron con retirar el equipo de la competencia debido a que no había recursos económicos para seguir jugando.

“Bajo las condiciones que se estaban dando dijimos que no íbamos a participar a pesar de haber salidos campeones del Litoral debido a que no teníamos recursos”, asumió el presidente de la Liga, Guarino. 

Enterados de la situación, los jugadores transmitieron su pensamiento.  

“La Liga no quería jugar y estaban dispuestos a pagar la multa por no presentarse. Pero nosotros dijimos: queremos jugar como sea, lo que ofrezcan y vamos por la gloria”, contó el zaguero Conti.

Atendiendo que las ligas no tenían ingresos, OFI decidió apoyar y ofreció a las selecciones hacerse cargo de cubrir los costos de transporte, árbitros, guardia privada y hasta una comida para el local y otra para el visitante desde cuartos de final.

Hasta ahí todo marchaba sobre ruedas, pero quedaba un detalle más: lo que se habían comprometido a pagar los dirigentes a jugadores y cuerpo técnico.

En el interior, la mayor parte de los jugadores no percibe salarios. El zaguero Conti reveló que se establecen acuerdos por presencia, por partido. “El acuerdo que teníamos era por pasar de fase. Si no clasificábamos, no cobrábamos”, expresó.

Ante el pedido de los jugadores de querer “jugar por la gloria”, los dirigentes salieron a buscar recursos para no abandonar la Copa Nacional de Selecciones.

“Fuimos a hablar con la CTM (Comisión Técnica Mixta de Salto Grande) para ver si nos podían ayudar y respondieron afirmativamente pero que no se podían hacer cargo de la totalidad del dinero”, contó el presidente Guarino.

Ante esto, los dirigentes fueron a dar la cara ante el plantel y el entrenador.

“Al cuerpo técnico la aseguramos que iba a cobrar el 100% del sueldo, pero que no podíamos cumplir con el premio. Y al plantel se le pidió arreglar por el 50% de lo acordado inicialmente”, reveló Guarino.

El técnico Noboa rememoró: “Hablaron con los jugadores para darles la mitad del dinero acordado y el grupo quería la gloria. Jugadores como Vera, que tenía campeonatos de todo tipo menos una copa de estas, quería jugar por la gloria”.

El presidente de la Liga reveló a Referí que, tras la conquista del campeonato, cada jugador percibió $ 15 mil como premio.

La ronda final

Retomar la actividad no fue tarea sencilla. Aislados, en plena pandemia, los jugadores comenzaron a escuchar que su eterno rival, Paysandú, estaba entrenando. Y movieron mar y tierra para arrancar.

La selección tenía otra dificultad a la hora de entrenar y pasa por el lugar. Los clubes no ceden sus canchas por lo que, muchas veces, se movieron al fondo de la chacra que tiene el entrenador, en donde hay un campo de juego.

Y de cara al primer partido de cuartos de final, contra Canelones, se multiplicaron las dificultades. Había tres jugadores suspendidos, el golero titular Jorge Fleitas se rompió el tendón de Áquiles entrenando, Christian Cavani viajó a Europa para resolver el tema del pase de su hermano Edinson al tiempo que Paolo Dantás y Richard Rodríguez se fueron a Rampla.

En aquel primer partido Salto no completó el banco de suplentes. Tenía como opciones de recambio a tres jugadores de cancha y el golero.

Superada esa instancia llegó Cerro Largo en semifinales. El partido de ida, en el Germán Baldassini de Melo, terminó igualado 2 a 2.

“A Salto le costó siempre definir de local. Afuera no perdimos ni un partido. El día que empatamos con Cerro Largo volvimos con bronca. Parecía que habíamos perdido”, contó Conti.

El juego de vuelta fue en el Dickinson. Los jugadores de Salto no concentraron y fueron directo a la cancha. El partido terminó en medio de una gran polémica. El árbitro Eduardo Castillo validó un gol, luego lo anuló, y finalmente lo convalidó. El hecho es que, debido a las protestas, el juego estuvo detenido media hora hasta que Castillo y sus colaboradores se retiraron al vestuario sembrando incertidumbre en cuanto al resultado final.

Los salteños, que ganaron en la cancha, también fueron declarados ganadores en la OFI.

Por la gloria

Y Salto, que estuvo a punto de no presentarse a jugar, que lo hizo con un plantel disminuido porque los jugadores del campeón y vicecampeón de la liga local se negaron a defender la camiseta del departamento, estaba donde quería estar: la final del campeonato.

El primer partido contra Canelones del Este se fijó en cancha de Progreso de Estación Atlántida. Los salteños sacaron un empate llevando la definición a su tierra.

El domingo 25 de octubre amaneció lluvioso. Y no paró de llover en todo el partido. La pandemia le impidió a los salteños vivir la fiesta en la cancha. La miraron por televisión. ¿Quiénes estaban en el Dickinson? “Los que quisimos estar”, dijo Conti y agregó: “Los que quisimos representar a Salto”.

Y fueron campeones.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...