Agro > COMPARSA CELESTE

La historia del esquilador que le regaló dos frascos de dulce de leche a Talvi

A modo de agradecimiento le obsequió al canciller un dulce de leche salteño por las gestiones realizadas para que los esquiladores pudieran viajar a España

Sebastián Taborda, Nefer Leivas, Carlos Perdomo y Junior Sastre el día que llegaron a Madrid.

Tiempo de lectura: -'

31 de mayo de 2020 a las 05:00

Los dos frascos de dulce de leche salteño que llegaron a manos de Ernesto Talvi, según lo destacó el canciller en su cuenta de la red social Twitter, fue un obsequio de Sebastián, uno de los 300 esquiladores uruguayos que se fueron a la zafra de esquila en España.

Sebastián Taborda, quien además de ser esquilador se encarga de revender ese producto lácteo, decidió llevar algunas muestras para compartir con sus compañeros en España.

Pero no todas las muestras llegaron a destino, dado que el esquilador decidió a último momento, en el aeropuerto de Carrasco, obsequiarle dos de los frascos a Talvi en agradecimiento por las gestiones que la cancillería realizó para que los trabajadores pudieran viajar, a pesar de la pandemia de covid-19.

Taborda tiene 39 años y se considera “una persona del litoral norte” del país, porque es oriundo de Paysandú, pero vive en Artigas y trabaja en Salto.

Actualmente está realizando labores de esquila, junto a otros tres compatriotas salteños, en la provincia de Ciudad Real, a más de 200 kilómetros de Madrid. Y según contó a El Observador, tienen previsto volver a Uruguay el 20 de julio.

El trabajador se dedica a la esquila todo el año –la mitad del tiempo en Uruguay y la otra mitad en España– y también a la cría de lanares.

En el diálogo mencionó que la idea era llevar el dulce de leche para compartir con sus compañeros, pero decidió dejarle un par de frascos a Nélson Rosano, gerente de Operaciones del aeropuerto –porque justo el día de su viaje no coincidió con la visita del canciller a la terminal aérea– para que le entregara eso a Talvi a modo de agradecimiento.

"Se lo regalé por dos cosas. Una, para que probara el mejor dulce de leche del país. Y otra, en agradecimiento por las gestiones que hizo para que podamos venir a hacer la zafra de esquila. Para nosotros es muy importante haber podido salir del país para trabajar. Solo ese día viajamos 153 esquiladores y detrás de ellos hay muchas familias y gracias a Talvi pudimos venir a España en plena pandemia", enfatizó. 

Los cuatro uruguayos están trabajando en Ciudad Real, una provincia española ubicada a unos 200 kms de Madrid.

El esquilador informó también que ahora todos se encuentran en buenas condiciones de salud y que toman todas las precauciones necesarias para trabajar. También dijo que prácticamente no tienen contacto con otra gente. 

"Al principio mis compañeros me decían que les llevara el dulce de leche, pero después me dijeron que estuve bien en dárselo (a Talvi) en agradecimiento de todos por todo lo que está haciendo. A los días me llegó el audio de Talvi agradeciéndome y nos quedamos todos muy contentos", explicó.

Escuchá el audio que Talvi le envió al esquilador uruguayo:

La historia detrás del famoso dulce de leche

Taborda, a propósito del dulce de leche, recordó que un día lo probó y tuvo la oportunidad de conocer a los productores. “Si probas una cucharada de ese dulce de leche te vas a comer todo el frasco”, afirmó.

El vínculo de Taborda con la familia que produce ese dulce de leche, Tuberoso Kuchamn, es a través de una amiga en común. En conocimiento de su viaje, los pequeños productores le dieron frascos para que Sebastián, quien se encarga de revender el producto, comparta con sus compañeros.

Actualmente la familia no da abasto con la demanda que tienen por su producto 100% artesanal, pero los comienzos del emprendimiento no fueron nada fáciles.

En diálogo con El Observador Fernando Kuchamn, responsable junto a su esposa Fátima Tuberoso de la marca de dulce de leche El tuku-tuku (debido al comienzo de las siglas de ambos apellidos: Tuberoso Kuchamn), narró que el Instituto Nacional de Colonización (INC) les dio, en 2013, una fracción de tierra y comenzaron a incursionar en la producción lechera. Kuchamn tenía conocimiento del sector, dado que trabajó muchos años en el rubro junto a su padre.

Ser jóvenes, recién casados y tener muchas ganas de trabajar fueron las cosas que impulsaron al tambo de 170 hectáreas y cerca de 120 vacas en ordeñe, con una producción diaria de 2.000 litros.

La familia Tuberoso Kuchamn, los responsables del dulce de leche que deleitó el canciller de la República.

Sin embargo, en 2017 el exceso de lluvias arruinó sus planes y el tambo comenzó a tambalear. Además, la industria había bajado el precio pagado por litro de leche y la familia acumulaba una pérdida de tres pesos por litro.

La esperanza de que todo fuera a mejorar fue lo que sacó adelante a la familia. Se siguió apostando a la inversión, a la genética y los mejoramientos. Paralelamente, en 2015 Fátima empezó a elaborar dulce de leche en una olla de 20 litros su abuela. Era ensayo y error, y los volúmenes producidos eran muy pequeños.

“Mi señora es muy emprendedora y luchadora. Teníamos dos hijos para criar, yo estaba todo el día metido en el tambo, pero ella hacía el dulce en una piecita. Le metió mucho, pero yo no lo veía como una salida. Yo ordeñaba 2.000 litros por día y ella hacía ocho kilos por día”, contó.

Poco a poco fueron colocando de a dos kilos en las granjas, en los mercados y en las ferias de Salto.

Y para comenzar a producir a mayor escala la familia realizó una inversión en maquinaria especializada y pasaron de producir 40 litros de leche que hervía en una olla de la mañana a la noche, a preparar 300 litros que rendía unos 50 kilos de dulce de leche diarios.

Hoy tienen una producción de 600 litros de leche por día y lo hacen de lunes a viernes.

“Hoy estamos desbordados. (Edinson) Cavani y los cantantes Lucas Sugo y Miriam Britos nos ayudaron con el marketing y después fue el boca a boca”, contó.

Los productores continúan con el tambo, con menos vacas y trabajando con una familia de apoyo. Ordeñan unas 60 vacas y producen cerca de 300 y pocos litros por día. El 100% de la producción se vuelca para la elaboración del dulce de leche y, además, le compran otros 300 litros de leche a un vecino.

“Todo fue muy sacrificado. El dulce apareció de la nada, en una olla de la abuela de mi señora en una pequeña fracción de campo. Nos iba mal con el tambo, pero bien con el dulce. Fueron muchas horas de elaboración, muchos dulces cortados, mucha frustración. Nunca pensamos que esto iba a ser nuestra salida. Cuando venís de abajo, con muchas horas sin dormir y con la angustia por el endeudamiento, que hoy repercuta tanto nuestro dulce de leche realmente es una gran alegría”, concluyó.

El precio

El precio al público del dulce de leche de 850 gramos es de $ 160; el de medio cuesta $ 85; y el de cuarto $ 65.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...