Economía y Empresas > PROCESO CONTINÚO

La innovación, una necesidad que se impone en las empresas

Sin recetas mágicas, los negocios de distinto tipo y tamaño buscan adaptarse a una era donde el cambio es la constante  

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2018 a las 12:10

Entender por qué no todos los empleados de una empresa no les interesa innovar, qué están haciendo empresas tradicionales para adaptarse a los cambios y las tendencias del futuro. Esos fueron algunos de puntos que abordó la cuarta edición del foro de innovación El desafío del cambio permanente, que organizó la pasada semana el diario La Nación y PwC Argentina en el hotel Four Season de Buenos Aires. 

Para romper el hielo e ingresar en tema, Ariel Fleichman y Paulo Caratti de Pwc Argentina presentaron un estudio exclusivo sobre las empresas más disruptivas a nivel global. En ese sentido, comentaron que las firmas más exitosas son aquellas que invierten entre 4% y 4,5% de su presupuesto. 

En el último tiempo, se han procesado cambios relevantes dentro de las 1.000 empresas a nivel mundial que más invierten en I+D. China pasó en poco tiempo de tener 8 a 143 empresas en esa selecta lista. EEUU, el líder en este materia, fue uno de los grandes perdedores, ya que más de 100 de sus empresas salieron de ese selecto club, aunque las dos primeros de ese ranking están en su territorio (Amazon y Google). A su vez, compañías de América Latina están “lentamente” ganando espacio en esa carrera gracias a la cercanía y una mayor conexión con EEUU. 
“Lo que sostiene la innovación en una empresa es la cultura”, afirmó Caratti. Otra de las conclusiones del trabajo de PwC Argentina es que las empresas más exitosas son aquellas que promueven un modelo abierto, ya que es la mejor alternativa para potenciar una red. 

Creer y escuchar 

“Primero tengo que creer que puedo ser un poco más creativo”, dijo a su turno el Pdh en biología molecular y profesor de la Universidad Torcuato Di Tella. “Muchas personas no se lo creen”, aseguró. El experto apuntó que, en general, en las empresas apenas un 10% de los empleados están dispuestos a ser más creativos. “El 90% restante no quiere (ser creativo). No quieren y es una pérdida de tiempo; no creen y no tienen ganas”, comentó el especialista en base a su experiencia de trabajo.

Agregó que muchos empleados se preguntan por qué tienen que ser creativos, y que que cada vez más los jefes exigen esa cualidad, que no es común a la gran mayoría de sus trabajadores. Dijo que ese don es una “habilidad” para la cual “no hay recetas”. Añadió que la innovación puede definirse de forma sencilla por todas aquellas ideas que agregan valor y que emergen desde cualquier eslabón de una empresa y no necesariamente de profesionales como solía pensarse en la década de 1980. 

En tanto, Álvaro Rolón, cofundador de Neelus y experto crear estrategias y culturas de innovación en empresas comentó que lo que muchas veces frena la innovación es la “ausencia de escucha”. Dijo que esa salida pasa por “cómo yo me tengo que transformar” para recorrer ese camino. “No estamos dispuestos a soltar lo viejo, a pesar que nos gusta la innovación”, indicó.  

En la cancha

El reto de la reinvención en las industrias más tradicionales fue uno de los paneles donde Carlos Galmarini (Ford), Ignacio González Suárez (Philip Morris International), y Maximiliano Coll (Banco Ciudad) relataron su experiencia. El ejecutivo de Ford comentó cómo su empresa se está adaptando al nuevo fenómeno de la movilidad donde los autos autónomos están a la vuelta de la esquina. “Tenemos un nuevo potencial de negocios con los servicios de movilidad”, destacó. Comentó que Ford ha comprado en los últimos meses empresas tecnológicas para que uno de los emblema de las industria automotriz a nivel mundial pueda ir añadiendo nuevas unidades de negocio en un futuro.  

En tanto, González Suárez de Philip Morris (PM) dijo que su compañía se encuentra en constante evolución hacia un cambio de paradigma que conlleva un “futuro libre de humo”. Basándose en proyecciones de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) donde no prevé un descenso significativo en la cantidad de fumadores para 2030 (en torno a 1.000 millones de personas a nivel global). La empresa sigue reconociendo que fumar es “dañino” para la sociedad, pero hoy la ciencia “nos permite alternativas que son mejores y pueden ser adoptadas”, dijo González Suárez.

El ejecutivo indicó los propios consumidores reclaman alternativas y citó una encuesta donde un 80% de los encuestados se mostró afín a conocer una plan B al clásico cigarrillo.  Embarcada en esa estrategia la multinacional PM está desarrollando e impulsando el cigarrillo electrónico con el objetivo de eliminar la combustión, eliminar el humo, reducir la temperatura al quemar el tabaco y bajar los niveles de toxicidad. 

Por su parte, Coll citó del Banco Ciudad contó cómo gracias a una alianza con una startup su institución logró que en apenas ocho minutos un cliente pueda operar con su tarjeta de crédito sin la necesidad de ir a una sucursal física a realizar un trámite o acceder al plástico. El ejecutivo indicó que las Fintech están ayudando al banco a ganar en agilidad e innovación. “Por el canal tradicional ese proceso nos hubiera llevado un año”, explicó.

Por otro parte, Galmarini indicó que hoy todo la revolución del big data hace que la velocidad de los cambios sea mayor y más rápida que en el pasado. Asimismo, consideró que innovar es “un trabajo en equipo” y no solo del que se le ocurre la idea sino también de quienes la aplican. “El imposible innovar sin tener riesgos. El error tiene que ser un proceso de aprendizaje para intentar hacer algo distinto”, aseguró.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...